EL PAIS › SE CUMPLIERON CUARENTA AÑOS DE LA CREACION DE LA CGT DE LOS ARGENTINOS

Un movimiento que dejó su huella

La experiencia de la central liderada por Raimundo Ongaro interesa a estudiantes e investigadores, quienes acuden a www.cgtargentinos.org en busca de información.

 Por Beatriz Blanco

A cuarenta años de su creación, la CGT de los Argentinos (CGTA) despierta interés entre jóvenes estudiantes e investigadores universitarios y grupos de derechos humanos. Así lo reflejan las numerosas consultas recibidas en www.cgtargentinos.org, la página web creada por la Obra Social del Personal Gráfico de la Federación Gráfica Bonaerense. Lo que más inquietud despiertan son las luchas y las búsquedas de transformación social que llevó adelante esa central sindical antiburocrática y combativa nacida en el Congreso Normalizador “Amado Olmos”, entre el 28 y el 30 de marzo de 1968, contra la renovada alianza sindical-militar de la vieja dirigencia cegetista.

“La página se diseñó para poner a disposición de todos la colección digitalizada de los 55 números del Semanario de la CGTA, por iniciativa de Alicia Fondevilla, presidenta de la obra social”, cuenta Eduardo Pérez, viejo militante gráfico. Pérez está a cargo del área de prensa y diseñó y trabajó la colección facilitada por Horacio Verbitsky y entregada por Lilia Ferreyra. Después de digitalizar y subir a la página cada uno de los ejemplares, completó el sitio con otros materiales que enmarcan sindical y políticamente a la CGTA y su periódico, dirigido por Rodolfo Walsh. “Es cierto, los intereses de los consultantes son múltiples y estimulantes para seguir investigando, de hecho a muchos de ellos los conocimos cuando se acercaron a retirar el CD que se entrega gratuitamente con la colección completa del Semanario”, añade Pérez.

Las consultas recibidas en www.cgtargentinos.org son numerosas y les permitieron a sus organizadores saber de las investigaciones y valoraciones de los visitantes, a través de dos preguntas: ¿Cuál es el tema de su investigación?; y ¿Cómo se relaciona este tema con la CGTA?

Entre los interesados se cuenta Vanesa Pagano (29), de Villa Ocampo, localidad en la frontera santafesina con el Chaco, quien concluye su licenciatura en Historia en la Universidad Nacional del Noroeste. “Estoy investigando El Ocampazo –informa–, un movimiento que se dio en mi pueblo.” Recuerda que aquélla “fue una pueblada que terminó con la renuncia del intendente Alcibíades Zambrano, la presencia de la policía y la guardia rural en la ciudad y el apoyo del gremialista de la CGTA, Raimundo Ongaro. El apoyo de Ongaro, quien también sufrió la represión, quedó grabado a fuego en la gente de la zona. Intento establecer cómo se contactaron los trabajadores con el líder de la CGTA”.

Darío Manuel Miguel Dawyd (28), de la ciudad de Buenos Aires, es licenciado en Ciencias Políticas (UBA) y becario del Conicet, con un doctorado en Ciencias Sociales en curso. “El tema de mi trabajo –cuenta– es el sindicalismo durante el onganiato”, e ilustra el clima de la época que relevó en el diario La Razón: “Leí noticias que daban cuenta de que Raimundo Ongaro empezó a viajar al interior y que en Salta los trabajadores de los sindicatos locales lo llevaron en andas desde la terminal de ómnibus hasta la sede de la CGT regional. Es increíble este tipo de relación. Tendrá que ver con algo que dice Alfredo Ferrarese (Sindicato de Farmacia) en una entrevista: cuando llegaban a los locales de las regionales del interior de la CGT y los veían que estaban con candados, rompían los candados y ponían a funcionar las regionales de cada lugar”. Dawyd concluye que “la CGTA abrió las puertas, le dio voz a un montón de gente que venía callada y más aún en el interior” y que “es fundamental, en tanto su emergencia mostró la división existente en el peronismo y, de manera más general, entre sectores sociales dispuestos a combatir la dictadura del general Juan Carlos Onganía y otros dispuestos a mantenerla”.

Vanina Lanati (27) reside en Rosario y obtuvo su licenciatura en Comunicación de la Universidad Nacional de Rosario, en 2006. “Mi tesis de grado se tituló ‘Las huellas de la palabra. Un recorrido por el Semanario de la CGTA (1968-1970)’”, comenta, y dice haber concluido “sintéticamente que ‘Los elefantes’, como se conocía a los sindicalistas alineados con el vandorismo, contaban con los gremios mayoritarios y mayor infraestructura, en tanto la CGTA a través del Semanario desbalanceó esa supremacía al hacer visible para el afuera –para el enemigo– una solidez organizacional que en realidad tenía demasiados obstáculos. Sirvió como organizador de los trabajadores y la lucha en aquellos lugares escondidos del país. El poder de la CGTA se construía lento pero con firmeza y buscaba colarse por los huecos, a través de la denuncia”.

Marcelo Raimundo (43) es profesor de Historia e investigador de la Universidad Nacional de La Plata. Tiene en curso el doctorado en Historia en la UBA. “Mi tema –explica– es el sindicalismo y los conflictos laborales en el Gran La Plata entre 1966 y 1973. Intento constatar si hay una dinámica propia en la zona respecto a lo que se dice historiográficamente a nivel nacional. Gente de la CGTA tuvo protagonismo en uno de los grandes conflictos del período en la zona: la huelga de la destilería YPF en 1968. También me gustaría ver si la CGTA permitió crear o fortalecer una red de militancia político sindical aquí.”

¿Cómo ven sus alumnos la experiencia de la CGTA? “Los alumnos en realidad tienen muy poca empatía con los temas que damos, salvo excepciones. En la cátedra, la CGTA es reconocida como movida de oposición sindical, pero profundizamos más en el clasismo cordobés. Básicamente, es que hay un par de textos académicos que permiten laburar puntualmente algunas cosas, pero con la CGTA hay sólo referencias breves, y lo poco que hay escrito de ella, son cosas poco aprovechables en clase.”

Espacio Identidad también se acercó a la consulta con la intención de realizar un video sobre la CGTA, para lo cual han convocado a una mesa de trabajo. Se trata de un grupo de jóvenes que en sus orígenes formaban una de las comisiones de trabajo de H.I.J.O.S. denominada Identidad y realizaron homenajes a Mario Roberto Santucho y Envar El Kadri, en 1999; a la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), en 2000; y al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, en 2001. “Desde el año pasado, como grupo independiente, emprendimos la reconstrucción de la experiencia histórica de la CGTA con vistas a la realización de un acto homenaje para el 1º de mayo de 2008, para lo cual estamos llamando a la construcción de una mesa de trabajo. Nuestro objetivo es que participen distintos sectores en lucha que comulguen con la idea de que la memoria de la generación de nuestros viejos debe ser una herramienta para construir un futuro mejor”, explicaron Pablo y Lucas. Y añadieron: “Nos interesa trabajar en la reivindicación de la CGTA como organización política sindical que, en el marco de una pluralidad ideológica, se planteó luchar contra los monopolios, el imperialismo y el hambre; partiendo de la reivindicación sectorial, pero a su vez llevando adelante una praxis de transformación en pos de un país en el que los trabajadores sean dueños de su destino”.

Compartir: 

Twitter
 

El escritor y periodista Rodolfo Walsh dirigía el periódico de la CGTA.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared