EL MUNDO › EL CANCILLER FRANCéS KOUCHNER VISITARá BOGOTá, CARACAS Y QUITO PARA OBTENER LA LIBERACIóN DE LA REHéN

Mal clima para volver sobre Betancourt

El gobierno francés se embarcó en la aventura de lograr un canje humanitario. Los frentes están abiertos: Uribe no quiere la mediación de Chávez; las FARC dan por clausuradas las liberaciones y Ecuador arrastra una crisis con Colombia.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

El canciller francés emprende hoy una nueva peregrinación diplomática en tres países concernidos por el estancado acuerdo humanitario entre el gobierno colombiano y las FARC, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Bernard Kouchner visitará Bogotá, Caracas y Quito en uno de los peores momentos que vive la región. Kouchner viaja con la intención de reactivar el acuerdo humanitario a fin de obtener la liberación de la franco-colombiana Ingrid Betancourt y otros rehenes. Pero el escenario es por demás contrario a esta intención. Después de las seis liberaciones de rehenes decididas por las FARC de forma unilateral y la muerte del número 2 de esa guerrilla, Raúl Reyes, el proceso quedó prácticamente congelado y nadie ve de dónde podría surgir un hilo conductor capaz de despejar los caminos de la selva. Las dificultades están en los cuatro frentes, el interno colombiano, el de las FARC, en Caracas y en Quito.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo ayer que el sistema de contactos activado con las FARC “fue pulverizado”. A su vez, las relaciones entre Colombia y Ecuador siguen perturbadas de manera persistente mientras que las FARC, a través de uno de sus jefes, Iván Márquez, reiteraron que las liberaciones de rehenes están “clausuradas”. Por su parte, el presidente colombiano, Alvaro Uribe, cerró el telón a toda nueva mediación de Chávez y repitió sus argumentos conocidos: sólo la Iglesia y los tres países amigos, Francia, España y Suiza, están autorizados a mediar en lo que se ha convertido en una cruel película de traiciones, falsedades, informaciones dudosas y muerte.

Kouchner llega entonces a Colombia en un contexto tanto más tenso cuanto que en las últimas semanas aparecieron sólidos rumores que tienden a explicar la curiosa aventura que vivió la misión humanitaria francesa enviada a Bogotá a principios de abril con el objetivo de dar atención médica a Ingrid Betancourt, quien, según versiones oficiales, estaba al borde de la muerte. Las FARC nunca permitieron que la misión se internara en la selva y el avión permaneció casi una semana estacionado en un aeropuerto militar de la capital colombiana. La idea que circula hoy es que Uribe engañó a Francia de dos maneras, la primera de ellas sobre el real estado de salud de Betancourt. Olivier Roubi, vicepresidente de la Federación Internacional de los comités Ingrid Betancourt, explicó en Francia que “las relaciones con Bogotá se enfriaron porque París tuvo el sentimiento de haber sido engañado por las autoridades colombianas, principalmente sobre el estado de salud de Ingrid”. En segundo lugar, antes de que parta la misión hacia Colombia hubo un intercambio de mensajes entre las FARC y París que convencieron a Francia de la necesidad de activar la misión humanitaria. Sin embargo, esos mensajes parecen carecer de la validez de identidad mínima. Según explicó en París el ex marido de Ingrid Betancourt, Fabrice Delloye, no todo está claro: “Tengo serias dudas sobre la validez de los mensajes enviados por las FARC y recibidos por los emisarios, que fueron el detonante de la misión humanitaria”. Delloye evocó también la posibilidad de que esos mensajes fueran una “manipulación” de las autoridades colombianas.

El jefe de la diplomacia francesa parte consciente hacia una incierta aventura, tanto más incierta cuanto que el mismo Fabrice Delloye reconoció que las cosas son complicadas al extremo: “Será sumamente difícil porque el clima está podrido” entre los presidentes de Ecuador, Venezuela y Colombia. Delloye persiste en pensar que el único que puede reanudar el diálogo con las FARC sigue siendo Chávez y quizá Correa”. La Cancillería francesa indicó que Bernard Kouchner “recordará el compromiso de Francia para que se renueven las relaciones de confianza entre los tres países”.

La apuesta diplomática es un salto hacia lo desconocido. Bogotá afirmó el sábado que la guerrilla de las FARC perpetró un ataque desde territorio ecuatoriano, acto que habría dejado a un soldado colombiano herido. Ayer, el viceministro de Defensa ecuatoriano, Miguel Carvajal, calificó de “absurda” la denuncia de Colombia. El canciller francés aterriza hoy en Bogotá, pero su circuito lo lleva por tres países donde sigue activada una bomba de tiempo con la que Colombia juega según sus intereses del momento.

Compartir: 

Twitter
 

La última marcha masiva en Marseille, sur de Francia, donde se pidió por la liberación de la rehén.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.