EL MUNDO › LEONEL FERNANDEZ, ALIADO DE CHAVEZ, HABRIA GANADO EN PRIMERA VUELTA

Dominicana repite presidente

Las encuestas en boca de urna pronosticaban un cómodo triunfo en primera vuelta para el artífice del abrazo entre Correa y Uribe en la última cumbre de Río. Fernández habría accedido a su tercer mandato desde 1996 y segundo consecutivo.

Leonel Fernández ganó las elecciones presidenciales en República Dominicana y, según un sondeo a boca de urna, no habría ballottage. La encuestadora Penn, Schoen & Berland aseguró que el actual mandatario caribeño se impondría con el 56 por ciento de los votos, dejando muy atrás a su principal rival, el tecnócrata Miguel Vargas Maldonado, que habría sumado el 39 por ciento. De confirmarse el resultado, Fernández empezaría su segundo mandato consecutivo de cuatro años y el tercero desde 1996. Aliado de Hugo Chávez en Petrocaribe y respetado por los grandes empresarios por estabilizar la economía nacional, Fernández logró fama mundial recientemente como anfitrión de la última cumbre del Grupo Río, en la que logró que Chávez y su par ecuatoriano Rafael Correa se abrazaran con su némesis, Alvaro Uribe.

Según los analistas y las últimas encuestas, la mayoría de los dominicanos fueron a depositar su voto con la crisis económica de 2003 muy fresca en su memoria. Varios fraudes bancarios habían tirado por el suelo la confianza financiera en el país, las inversiones cayeron, el ahorro también y la inflación escaló hasta el 42 por ciento en apenas unos meses. Ese año, el PBI fue, por primera vez en mucho tiempo, negativo. En 2004, y después de una gestión relativamente pacífica (1996-2000), Leonel Fernández volvió a ocupar la Presidencia y sacó al país de la depresión.

Acompañado por el buen momento de la región, Fernández consiguió un crecimiento macroeconómico sostenido en sus cuatro años de gobierno. “Su éxito, quizás el único, ha sido lograr un acuerdo con el FMI, fortalecer la moneda nacional y controlar la inflación”, sentenció ayer el analista político dominicano Wilfredo Lozano. “Sin embargo –continúa–, no tuvo una política social clara ni avanzó en la redistribución de la riqueza.”

Pero la popularidad de Fernández empezó a tambalear en los meses previos a la elección. Los dominicanos volvieron a sentir la turbulencia económica con el aumento mundial de los precios de los alimentos y del petróleo. El pequeño país caribeño es totalmente dependiente del combustible extranjero e importa la mayoría de los alimentos básicos, como granos, leche y carne. Por eso, Fernández lanzó un programa de subsidios por más de 1400 millones de dólares para el consumo de gas y de alimentos.

A pesar de las medidas, los precios siguen aumentando y los dominicanos empezaron a dudar de la capacidad del gobierno para frenar la inminente crisis alimentaria mundial. El candidato opositor y ex ministro del gobierno que en 2003 llevó al país a una recesión total empezó a escalar en las encuestas, y nadie se animaba a pronosticar una victoria en primera vuelta.

Afortunadamente, ni la incertidumbre ni la violencia de la víspera de la elección consiguieron enrarecer el clima de los comicios. La jornada comenzó bajo la mirada atenta de unos 200 observadores internacionales y un sinnúmero de policías y soldados distribuidos en los más de 13 mil centros de votación. “Lo que hemos visto es orden y buena organización, esperamos que en el resto del país las cosas estén marchando igual”, señaló durante la tarde el jefe de la delegación de la OEA, el ex gobernador y embajador José Octavio Bordón. Sin embargo, al cierre de esta edición, el gobierno anunció que la jornada dejó cinco heridos.

República Dominicana tiene un largo historial de violencia electoral. Desde 1986, más de cien personas han muerto y 200 resultaron heridas en las vísperas o el mismo día de la elección. El jueves, apenas horas antes de que abrieran los centros de votación, tres dominicanos murieron en enfrentamientos en el interior entre militantes afines al presidente Fernández y rivales del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) de Vargas Maldonado. Pero a pesar de estos incidentes, ayer los dominicanos de todos los colores políticos coincidían en que fue la elección más pacífica de los últimos años. “Las fiestas son así, a veces alguien toma más tragos que otros y se arma una balacera, en las elecciones pasa lo mismo”, dijo Orquídea Abreu, una ingeniera civil de 35 años que simpatiza con el gobierno. Para la oposición, el clima electoral había mejorado. “Estamos dejando atrás una cultura política del pasado”, se congratuló Andy Dahuarjoe, un joven fiscal del PRD.

Compartir: 

Twitter
 

Simpatizantes de Leonel Fernández festejan en Santo Domingo su triunfo electoral.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.