EL MUNDO › CORTARON RUTAS Y TOMARON LA PLAZA DE CUZCO A UN DíA DEL PARO

Rebelión campesina en Perú

El paro campesino es el preludio y empalma con el paro general convocado por la central obrera peruana que mantiene en vilo al gobierno de Alan García, quien ordenó la movilización de las FF.AA. para controlar la protesta.

 Por Carlos Noriega

Desde Cuzco

El campo se le levantó ayer al presidente peruano Alan García. En este caso, la protesta estuvo encabezada por los campesinos de las ancestrales comunidades andinas, que forman la población más pobre y abandonada del país. Cerca de la una de la tarde, más de un millar de campesinos tomaron pacíficamente la plaza principal del Cuzco, antigua capital del Imperio Inca, ante la mirada de decenas de policías y de los turistas que a esa hora paseaban por el principal centro turístico del país. Hombres y mujeres, muchas de ellas llevando a sus pequeños hijos cargados en la espalda, llegaron hasta el centro de la ciudad desde sus comunidades, que rodean la capital cuzqueña. Las principales rutas amanecieron bloqueadas por piquetes de campesinos y se debió suspender el servicio de trenes a Machu Picchu, lo que dejó a cientos de turistas varados y al gobierno indignado. Las marchas de protesta y los bloqueos de carreteras se repitieron en distintas zonas del país. El paro campesino de 48 horas iniciado ayer empalmará hoy con el paro nacional convocado por la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP), la principal central sindical del país.

Los campesinos protestan en contra de una reciente ley dada por el gobierno que abre las puertas del retorno al latifundio y la liquidación de las más de siete mil comunidades campesinas que hay en el país, y también en contra del alza de los fertilizantes, los bajos precios de sus productos y en rechazo al Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos que permite el ingreso de productos agrícolas norteamericanos subsidiados. El paro agrario se sintió con mayor fuerza en la zona andina del país, especialmente en el sur, donde se ubica el Cuzco. En esta ciudad, corazón de la oposición al gobierno de Alan García, y en otras ciudades y pueblos de la región sur andina, el rechazo al gobierno supera el 80 por ciento. Eso se sintió ayer durante las protestas antigubernamentales.

En Ayacucho, al sudeste de Lima y al norte del Cuzco, la protesta, que reunió a miles de personas, también fue en rechazo a las tropas norteamericanas, que desde hace poco más de un mes se encuentran en esa zona del país, una zona narco y de guerrilla haciendo treas “educativas”..

El asunto no solamente ha enfrentado al presidente Alan García con la población de Ayacucho, sino también con el presidente boliviano Evo Morales, que en recientes declaraciones calificó la posible instalación de una base militar norteamericana en el Perú como una amenaza a toda la región. En esa escalada verbal entre García y Morales, el presidente peruano acusó al mandatario boliviano de estar promoviendo el paro convocado por los gremios campesinos y sindicatos peruanos, aunque no mostró ninguna evidencia que respalde su acusación. Los organizadores del paro negaron recibir un supuesto apoyo de Evo Morales o de cualquier otra fuente externa. El asunto ha puesto las relaciones entre Perú y Bolivia en una situación delicada.

“El campo no se rinde”, “No a la venta de nuestras tierras”, eran algunos de los lemas que los campesinos pasearon por la ciudad del Cuzco y por varias otras ciudades del país. “El gobierno quiere liquidarnos, desaparecer las comunidades para entregarle nuestra tierras a los extranjeros, a los hacendados, a los mineros. El kilo de papas lo vendemos a 60 centavos (20 centavos de dólar) y el saco de fertlizantes nos lo venden a 240 soles (80 dólares). Lo que sacamos con las ventas no nos alcanza ni para pagar los costos de producir. Nos están matando de hambre. Y con este TLC todo va a ser peor porque nuestros productos van a bajar todavía más de precio. Este gobierno es una desgracia para nosotros”, le dijo a PáginaI12 Julio Pumayari, curaca (jefe) de la comunidad de Yupango, ubicada a 3700 metros de altura y a poco más de una hora del Cuzco.

Compartir: 

Twitter
 

Alan García enfrenta una huelga obrera y un levantamiento campesino.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.