EL MUNDO › HUBO TREINTA MUERTOS Y MáS DE NOVENTA HERIDOS EN NUEVA DELHI

Cinco atentados en fila India

Los Muyahidin indios, un grupo estudiantil radical, se adjudicó la responsabilidad de los atentados, que causaron un caos generalizado en la capital de India. En julio pasado el mismo grupo causó 45 muertes en otra serie de bombardeos.

Al menos 30 personas murieron ayer y otras 90 resultaron heridas en Nueva Delhi en una seguidilla de atentados. Según informó la policía india, cinco bombas explotaron en un período de 40 minutos en tres puntos neurálgicos de la capital. Unas horas después de los ataques, los Muyahidin indios, un grupo estudiantil radical, se adjudicó la responsabilidad. “Hemos atacado nuevamente”, decía el e-mail que enviaron a un canal de televisión local. En julio pasado, el mismo grupo hizo explotar otras cinco bombas en la ciudad india de Ahmedabad. Esa primera vez, los muertos sumaron 45.

Anoche, la televisión india mostraba un caos generalizado en Nueva Delhi. El gobierno no sabía cuántos heridos habían sido trasladados a los hospitales, ni cuántos cadáveres habían sido llevados a la morgue. “El número de víctimas podría seguir aumentando”, reconoció el ministro del Interior indio, Shakeel Ahmad. En el medio de la incertidumbre, los escombros y las ambulancias, los familiares de las víctimas se colaban desesperados buscando a sus seres queridos. Las calles estaban regadas de sangre, pedazos de vidrios y autos rotos.

Poco se sabe de los Muyahidin indios. El gobierno sostiene que se trata de un rejunte de organizaciones musulmanes proscriptas y que cuenta con contactos en Pakistán. En lo que va del año atacaron las ciudades de Bangalore, el 25 de julio pasado, y Ahmedabad, el día siguiente. En el primer golpe hicieron estallar siete bombas, que provocaron dos muertos. En el segundo, fueron 17 explosiones y 45 muertos.

Inmediatamente después de los atentados, las autoridades de Nueva Delhi decretaron el estado de alerta tanto en la ciudad como en las regiones circundantes. El subte y todos los mercados fueron cerrados, y el aeropuerto y todos los edificios gubernamentales vieron reforzada su seguridad. Hasta ahora la policía informó sobre una detención, la de un niño de 12 años acusado de haber ayudado a colocar una de las bombas.

Según declaró el vocero de la policía india, las primeras dos explosiones fueron en Connaught Place, en el corazón de Nueva Delhi, otras dos en una zona comercial de Greater Kailash-T, en el sur de la capital, y la quinta en el mercado de Karol Bagh, en la otra punta. Todas las bombas fueron activadas por control remoto. Algunas estaban escondidas en tachos de basura y otras en motos o carros para turistas, estacionados en la calle.

Además, ya entrada la noche, la policía encontró otros dos artefactos que no llegaron a explotar, cerca de Central Park, una zona residencial cercana a Connaught Place. Según los vecinos de la zona, para el momento de la seguidilla de explosiones cientos de personas circulaban por allí.

Después de conocerse el e-mail de los Muyahidin indios, el gobierno de Pakistán se solidarizó con el gobierno de Nueva Delhi. Tanto el nuevo presidente, Asif Ali Zardari, como su primer ministro, Yousaf Raza Gilani, condenaron los ataques y prometieron ayudar a perseguir al grupo terrorista. “Los elementos que estén involucrados en acciones tan abominables son enemigos de la humanidad”, señaló Gilani.

Pakistán e India, ambos aliados de Estados Unidos, mantienen una histórica disputa por el territorio de Cachemira. Nueva Delhi denuncia que el país vecino alberga y protege a los grupos terroristas que atentan contra sus ciudadanos. Islamabad acusa al gobierno indio de hacer lo mismo.

Compartir: 

Twitter
 

Dos mujeres heridas en una de las explosiones llegan al hospital RML, de Nueva Delhi.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.