EL MUNDO › REVELACIONES DEL úLTIMO LIBRO DE FIDEL CASTRO SOBRE COLOMBIA

Elogios y críticas para Marulanda

En su libro, Fidel escribió que Tirofijo, el líder de las FARC recientemente fallecido, estaba lejos de ser el bandido y narcotraficante que describían sus enemigos, pero criticó la toma de rehenes y “prisioneros de guerra”.

Fidel Castro nunca se vio cara a cara con el líder histórico de las FARC Manuel “Tirofijo” Marulanda, pero lo conocía como pocos. En su nuevo libro La paz en Colombia, el veterano dirigente cubano publicó el informe que le envió su delegado después de reunirse con el líder guerrillero.

“Es un hombre carismático, con mucha autoridad, con cultura autodidacta y malicia campesina; es detallista y se ocupa mucho de su tropa”, reportaba José Arbesú, el jefe de la dirección de relaciones internacionales del Partido Comunista Cubano y el hombre que presentó esta semana el libro en nombre del autor.

Como sólo un aliado puede hacerlo, Castro criticó la estrategia militar y política de Marulanda, especialmente la toma de rehenes y “prisioneros de guerra”. Además reveló que nunca avanzó decididamente hacia un acuerdo de paz porque estaba convencido de que se avecinaba un ataque militar estadounidense.

“Lo más importante es que en este libro se aborda algo que estaba oculto... el papel de Cuba en favor de la paz en Colombia”, fue la presentación que realizó Arbesú el miércoles pasado. El veterano operador político de Castro es uno de los protagonistas de esta historia. Fue el enviado de la isla durante el proceso de paz de finales de los noventa entre el gobierno colombiano de Andrés Pastrana y las FARC. “Apreciamos una guerrilla muy disciplinada y bien armada, con un nivel cultural aceptable y con mucha integración de mujeres”, le informó en enero de 1999 a La Habana.

Diez años después y con Marulanda muerto, Castro se animó a hacer su propia interpretación del líder guerrillero y su gente. “Marulanda comprende las realidades del país y la época en que le tocó nacer. Estaba lejos de ser el bandido y narcotraficante que se empeñaron en presentar sus enemigos”, escribió el dirigente de 82 años, que hace más de dos años se alejó de su cargo por sus problemas de salud. Lo describió como un líder valiente y decidido, pero reconoció que no compartía su interpretación del conflicto colombiano.

“Su concepción de crear primero un ejército de 30 mil hombres, desde mi punto de vista, no era correcta ni financiable para el propósito de derrotar a las fuerzas adversarias de tierra en una guerra irregular”, explicó Castro, quien negó tajantemente que alguna vez le hubieran entregado armas a la guerrilla.

Según relató, Marulanda sabía que no podía tomar el poder por la fuerza y por eso sólo le quedaba el desgaste. Su plan, agregó, era estirar la guerra para ganar tiempo hasta que se uniera el resto del continente. Castro intentó convencerlo de avanzar en el proceso de paz con el presidente Pastrana, pero fracasó. “No teníamos tanta influencia sobre las FARC como creía el gobierno colombiano”, explico Arbesú.

El libro, que se encuentra disponible gratis en Internet (www.kao senlared.net), es un reflejo del interés que mantuvo siempre Castro sobre lo que sucedía en el convulsionado país andino. Sus amistades y lazos políticos tienen sus raíces en su juventud durante el Bogotazo (1968) y duran hasta la actualidad. Entre las fotos que eligió el ex presidente cubano para acompañar sus reflexiones se destacan las de sus encuentros con el Premio Nobel de Literatura y su amigo Gabriel García Márquez, los dirigentes máximos del Ejército de Liberación Nacional (ELN) colombianos y los sucesivos presidentes colombianos, desde que la isla retomó relaciones diplomáticas en 1991. Con el único que no tiene foto es con el actual mandatario Alvaro Uribe.

Castro se centró en la historia y dejó el presente afuera. “No emite ninguna opinión sobre el gobierno actual”, explicó Arbesú a la prensa, al presentar el libro el miércoles. El veterano dirigente no menciona ninguna de sus conversaciones telefónicas con Uribe –se filtró en los medios que hablaron durante el conflicto entre Venezuela y Colombia en marzo pasado–, ni las razones por las que fracasó el diálogo de paz entre el actual gobierno colombiano y la cúpula del ELN. Las negociaciones fueron en La Habana.

Compartir: 

Twitter
 

Fidel Castro con un sacerdote ortodoxo ruso en su última aparición pública, que fue esta semana.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.