EL MUNDO › EN AFGANISTáN LAS VíCTIMAS DE LOS ATAQUES AéREOS NORTEAMERICANOS ASCENDíAN A 147

Muerte a EE.UU., gritaron miles de afganos

Los disturbios comenzaron cuando la gente de los tres pueblos atacados por los bombarderos estadounidenses llevaron 15 cadáveres a la casa del gobernador provincial. Los tres pueblos quedaron destrozados.

 Por Patrick Cockburn *

Desde Herat

Al grito de “Muerte a Estados Unidos” y “Muerte al gobierno”, miles de habitantes afganos tiraron piedras a la policía ayer mientras descargaban su furia por los ataques aéreos de Estados Unidos, que mataron a 147 civiles. Los disturbios comenzaron cuando la gente de los tres pueblos atacados por los bombarderos estadounidenses, en las primera horas del martes, llevaron 15 cuerpos recientemente descubiertos en un camión a la casa del gobernador provincial.

Cuando la multitud intentó adelantarse en Farah, la policía abrió fuego, hiriendo a cuatro manifestantes. Los comerciantes en el resto de la ciudad de Farah –capital de la provincia del mismo nombre donde tuvieron lugar los bombardeos– cerraron sus comercios, comprometiéndose a no abrirlos hasta que se haga una investigación.

Un funcionario local, Abdul Basir Khan, dijo ayer que había reunido los nombres de las 147 personas que murieron, en lo que fue el peor incidente desde que Estados Unidos intervino en Afganistán en 2001. En el Parlamento afgano en Kabul se escuchaba por los parlantes la conversación telefónica del gobernador de la provincia de Farah, Rohul Amin, diciendo que 138 personas habían muerto, lo que provocó que se exigiera más control sobre las operaciones de Estados Unidos.

La protesta en la ciudad de Farah es la última señal de una fuerte reacción afgana contra los ataques aéreos estadounidenses, cuyas explosiones infligieron daños masivos en las casas de barro y ladrillo que proveen poca protección contra las explosiones de las bombas. La afirmación de los funcionarios estadounidenses –que fue repetida por el secretario de Defensa de Estados Unidos Robert Gates ayer en Kabul– acerca de que el talibán podría haber matado gente con granadas porque no pagan un impuesto al opio, no es apoyada por los testigos oculares y es desaprobada por las fotos de los profundos cráteres de las bombas, uno de los cuales está lleno de agua. Gates se lamentó por el incidente, pero no fue tan lejos como aceptar la culpa.

Estados Unidos admite que llevó a cabo un ataque aéreo en el lugar y la hora, pero lo que está resultando más claro, por los relatos de los sobrevivientes, es que el ataque aéreo no fue breve, y a partir de un dato erróneo de inteligencia, sino que fue un bombardeo sostenido que destrozó tres pueblos. Farouq Faizy, un locutor de radio afgano que fue uno de los primeros en llegar al distrito de Bala Baluk, dice que la gente del pueblo le decía que las bombas, de pronto, “comenzaron a caer a las 20 del lunes y continuaron hasta las 22, aunque algunos creen que hubo bombas que cayeron después”. Un prolongado ataque con bombas explicaría por qué hubo tantos muertos, pero sólo 13 heridos fueron recibidos en el hospital de la ciudad de Farah.

El ataque fue sobre tres pueblos –Gerani, Gangabad y Koujaha– al borde del camino principal. Es un área donde los campesinos pobres siembran amapola y había varios campos de amapolas cerca de los pueblos. Los talibán son tradicionalmente fuertes aquí y la policía y los soldados estaban asustados, según los testigos. Esto explicaría por qué los comandantes del ejército afgano pueden haber estado ansiosos por pedir ataques aéreos de Estados Unidos, aunque hubieran necesitado el acuerdo de los oficiales de operaciones especiales estadounidenses.

Los funcionarios provinciales, incluyendo al gobernador Rohul Amin, dijeron que antes de los bombardeos hubo fuertes combates entre cientos de talibán y el ejército afgano y la policía. Según los relatos de Faizy, hubo “un enfrentamiento a siete u ocho kilómetros de los tres pueblos en los que fueron destrozados dos Humvee del ejército afgano y uno del ejército estadounidense. Un tercer vehículo de las fuerzas afganas también fue capturado”. Tres policías resultaron muertos y cuatro heridos, así como un soldado estadounidense y otro del ejército afgano.

La pérdida de vidas en Afganistán a causa de ataques aéreos a menudo es peor que en Irak, donde las casas son más modernas y generalmente tienen sótanos. En los pueblos de Farah, la gente estaba viviendo en complejos con paredes de barro que se derrumbaban fácilmente. Fotos posteriores al ataque muestran a la gente parada al lado de los restos de un pariente, que a menudo sólo parece una pila embarrada de carne destrozada. Un hombre mayor, de barba blanca, que los vecinos decían que había perdido a 30 miembros de su familia, se arrodilla al lado de un cuerpo destrozado en pedazos. Entre los pocos heridos que viven hay un niño con el rostro con serias quemaduras.

El talibán usa cada vez más tácticas que fueron desarrolladas por los insurgentes en Irak, especialmente los terroristas suicidas o minas a los lados del camino detonadas con control remoto. En la provincia de Hilmand, ayer, un terrorista suicida mató a 12 civiles en un ataque contra un convoy militar extranjero cerca de un bazar de la ciudad de Gereshk.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

Robert Gates se lamentó por la masacre, pero no fue tan lejos como aceptar la responsabilidad.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.