SOCIEDAD › CRíTICAS POR EL FALLO QUE BENEFICIó A POLICíAS ACUSADOS DE TORTURAR Y MATAR

“La absolución es gravísima”

Por la muerte de Gastón Duffau, cinco policías de Ramos Mejía fueron juzgados y terminaron absueltos. Los abogados de la familia dijeron que llegarán hasta la CIDH. Para el fiscal, los jueces les creyeron más a los policías que a diez testigos.

 Por Emilio Ruchansky

Un día después de que se conociera el fallo que absolvió a los cinco ex policías que estaban acusados de torturar y asesinar a Gastón Duffau, las partes, léase querellantes y defensores, coinciden en que este caso no se esclareció. En diálogo con Página/12, el abogado de la familia Duffau dijo que apelará ante Casación y de ser necesario llegara a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Daniel Pérez, uno de los defensores, aseguró que el joven “fue golpeado en el McDonald’s” no sólo por el guardia de seguridad, sino por dos gerentes y un cliente. Pero los videos de las cámaras de seguridad, afirmó después, “no están completos, sólo se ven algunas secuencias”. El fiscal que investigó el caso, por su parte, aseguró que la absolución de los ex policías “es gravísima”.

“Vinimos a buscar certezas y nos fuimos con más dudas”, aseguraba anoche el abogado querellante, Hugo López Carribero. Sus críticas, disfrazadas de preguntas retóricas, apuntaban directo a los jueces: “¿Para qué sirvieron los sesenta testigos, los siete médicos legistas que pasaron por la audiencia, los 30 días de debate, la reconstrucción del hecho, la inspección ocular al McDonald’s?”.

En el fallo, cuyos detalles se conocieron ayer, la jueza Gabriela Rizzuto del Tribunal Oral en lo Criminal 5 de La Matanza dio como válido el testimonio de un remisero que aseguró que Duffau fue víctima de una golpiza callejera un día antes de su muerte ocurrida el 22 de febrero de 2008. Ese noche, Duffau supuestamente molestó a comensales y discutió con el personal de seguridad de McDonald’s. De allí fue trasladado a la comisaría 2ª de Ramos Mejía y luego al hospital, donde llegó muerto.

Los seis policías a cargo del traslado de esa noche fueron detenidos como presuntos autores del delito de “tortura seguida de muerte” (uno de ellos falleció en la cárcel, oficialmente, se suicidó). Pero los jueces, además de absolverlos, ordenaron investigar el desempeño del fiscal que llevó el caso. Según Bordenave, los magistrados “les creyeron más a los policías (juzgados) y no a los diez testigos que lo vieron a Gastón en el McDonald’s con el torso desnudo y no le vieron golpes en ninguna parte”.

Sobre el cuerpo de Duffau se realizaron dos autopsias. La primera indica que recibió golpes similares a los de una persona atropellada y fue objetada por la querella, mientras que la segunda fue criticada por la defensa porque sugiere que la víctima falleció víctima de una asfixia. Este último punto, según el abogado de los ex policías, es difuso. “El examen anatomopatológico determinó que falleció por una fractura en la vértebra cervical, en el cuello. Pudo haber sido un golpe provocado por alguna caída o porque le pegaron fuerte con algún objeto contundente”, dijo Gómez.

Para el tribunal, las lesiones de Duffau tenían una data de entre 30 minutos y 24 horas previas a su muerte. Por eso, los magistrados concluyeron: “La víctima debió recibir algún golpe en el McDonald’s, más allá de la intencionalidad de los mismos”. Además, resaltaron, “al salir tenía una herida sangrante porque (el vigilador del local) Raúl Ferreira tenía manchas hemáticas en su camisa”. “No resulta válida la acusación cuando dice que allí no recibió algún golpe”, sentenciaron.

El abogado querellante aseguró que, cuando la policía llegó al Mc’Donald’s, Duffau ya estaba reducido en el piso. “El guardia Ferreira mide 1,93 y Duffau 1,72. La pelea duró 20 minutos. Cuando la policía llegó seguramente ya tenía las costillas rotas y esa fractura en el cuello.” ¿Por qué lo llevaron primero a la comisaría antes que al hospital?, preguntó Página/12. “¿Y cómo iban a saber los policías que estaba herido?”, contestó Gómez, “Sólo gritaba incoherencias, decía que ‘le había llegado el momento’”.

Compartir: 

Twitter
 

El miércoles a la noche, los cinco policías recién absueltos fueron liberados y salieron victoriosos.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice
  • CRíTICAS POR EL FALLO QUE BENEFICIó A POLICíAS ACUSADOS DE TORTURAR Y MATAR
    “La absolución es gravísima”
    Por Emilio Ruchansky
  • ALTA PERCEPCIóN DE INCUMPLIMIENTO DE LA LEY ANTITABACO EN LA CIUDAD
    Un humo que se mantiene
    Por Pedro Lipcovich
  • El hueco que nadie tapa

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.