EL MUNDO › BERLUSCONI A MIL EN EGIPTO

Baile de ombligo

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, voló ayer al balneario egipcio de Sharm el Sheik para firmar convenios de cooperación bilateral con su par egipcio, Hosni Mubarak. Pero, puesto que llegó una noche antes, aprovechó y se fue a una discoteca, donde se convirtió en la estrella de la noche.

Sonriente, vestido de azul marino y con aire de haber olvidado el dolor por su divorcio con su ahora ex mujer Veronica Lario, Il Cavaliere, de 72 años, llegó a la discoteca Smaila-Space con varios escoltas de seguridad.

Una vez allí dentro, Berlusconi solicitó un reservado. Desde ahí, con música disco a todo volumen, el primer ministro italiano se dedicó a recibir a la fila de chicas que esperaban para sacarse una foto y darle un beso al hombre más poderoso de Italia. “¿Puedo, amor?”, le preguntó una turista italiana a su marido y, sin esperar respuesta, le estampó un beso en la mejilla al primer ministro.

La escena duró un par de horas y Berlusconi, siempre sonriente, habló en inglés con las chicas rusas, en italiano con sus compatriotas y se limitó a sonreír cuando un hombre se le acercó y le dijo: “¿Sabe? Mi mujer está enamorada de usted”.

Según testigos, luego de abandonar la discoteca Il Cavaliere se dirigió al mercado de artesanías local y allí, tras bromear un poco con los vendedores, compró algunos imanes en forma de pequeños peces para su heladera.

En cuanto al propósito original del viaje, Berlusconi y Mubarak firmaron unos treinta acuerdos en materia de cooperación económica, de seguridad y de ciencia y tecnología. Asimismo, y en conferencia de prensa conjunta, ambos mandatarios hicieron un lugar en su agenda y se refirieron al conflicto palestino-israelí. Mubarak eligió criticar las divisiones existentes entre las distintas facciones palestinas y aseguró que no contribuyen en el proceso de crear un Estado palestino, mientras que Silvio Berlusconi, a su turno, alabó el rol jugado por su anfitrión en tanto mediador para lograr un alto el fuego en la última invasión israelí a la Franja de Gaza.

Mientras tanto, ayer, en Italia, los personajes involucrados en el divorcio del Cavaliere siguieron dando que hablar.

Noemi Letizia, la joven de 18 años que llama a Berlusconi “papi” y a cuyo cumpleaños en Nápoles el primer ministro voló en su jet privado el pasado 26 de abril para regalarle un collar de diamantes y oro, tras lo cual su mujer Veronica Lario pidió el divorcio, le confesó ayer a la revista italiana Chi que aún es virgen. “Todavía no he dado el gran paso. Estoy a la espera de la fatídica primera vez”, aseguró la joven napolitana. “Y espero que sea con Domenico, mi novio”, agregó la joven.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.