EL MUNDO › LA TRAMA TRAS LA SALIDA DE LAGE Y PEREZ ROQUE

Dos hombres y una traición

La historia parece sacada de una película de espías y agentes secretos. Cuando a comienzos del último mes de marzo el presidente cubano, Raúl Castro, destituyó de sus cargos a los por entonces vicepresidente Carlos Lage y canciller Felipe Pérez Roque, dos de las más prominentes figuras del gobierno de la isla y considerados como las piezas claves de un futuro relevo generacional, no hubo mayores explicaciones al respecto.

Pocos días después, Fidel Castro, en una de sus habituales columnas, habló de cómo ambos dirigentes se habían dejado tentar por las “mieles del poder” y habrían alentado así “las ambiciones del enemigo”. Días después, tanto Pérez Roque como Lage enviarían cartas al Comité Central del Partido Comunista Cubano (PCC) donde reconocían los errores cometidos. Fin de la historia.

Ahora bien, según recientes versiones, el caso tendría su explicación. Según fuentes citadas ayer por el diario español El País, Lage y Pérez Roque habrían sido filmados en secreto en una casa de campo mientras menospreciaban la capacidad de dirigir el gobierno de la isla de los hermanos Castro, criticaban la reciente designación de Machado Ventura como uno de los vicepresidentes de gobierno y hacían alusiones a los que deberían ser, según su supuesta visión más liberal, los cambios que se tendrían que dar en Cuba. De acuerdo con el citado periódico, los videos, en manos del gobierno cubano, habrían sido la prueba fulminante. Por estos días, según la publicación europea, la cinta, de tres horas de duración, estaría siendo mostrada a los sectores más encumbrados del gobierno de La Habana como prueba definitiva de la deslealtad del ex vicepresidente y del ex canciller.

El hombre clave de esta historia sería el cubano Conrado Hernández. Hernández era, hasta ese momento, delegado de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI) del País Vasco español, una suerte de representante de los intereses comerciales de esa región en la isla. De acuerdo con El País, Hernández era un hombre muy bien conectado con la embajada española en Cuba y por eso la delegación diplomática, interesada en conocer el pensamiento de los cuadros más jóvenes del régimen acerca de una posible transición cubana, lo habría instado a grabar en conversaciones informales a Lage, de quien sería un amigo de la infancia, y a Pérez Roque. Según el diario madrileño, los servicios secretos cubanos conocían el interés español en el asunto y la tarea que le habrían encargado a Conrado Hernández.

Lo que no está claro es si las cámaras ocultas en la casa de campo del cubano las habría instalado el servicio secreto español a través de sus agentes en la isla o bien los propios agentes cubanos, de quienes se sugiere que Hernández dependía para mantener el privilegio de trabajar para los españoles. Según menciona El País, incluso hay sospechas de que Hernández podría haber sido un doble agente que habría tratado de acomodarse tanto a los intereses españoles que querían conocer el pensamiento de los funcionarios, como a las demandas de los servicios cubanos que, enteradas del asunto, le habrían pedido las pruebas, es decir, las cintas.

Lo que sí se sabe es que Conrado Hernández fue detenido el 14 de febrero cuando se disponía a viajar a Bilbao con su esposa.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.