EL MUNDO › UN ALTO CLéRIGO CRITICó A AHMADINEJAD, QUE MAñANA BUSCARá SU REELECCIóN

Tensión en Irán por las elecciones

En un ataque altamente inusual apoyado por otros clérigos, Akbar Hashemi Rafsanjani le pidió al líder supremo de Irán que tome acción contra Ahmadinejad.

 Por Katherine Butler *

El presidente Mahmud Ahmadinejad, de línea dura en Irán, buscando un retorno al poder por un segundo mandato en las elecciones de esta semana, cayó bajo el ataque de uno de los más altos clérigos anoche, en un estallido que reflejó las explosivas tensiones previas a las elecciones del viernes. En un ataque altamente inusual apoyado por otros clérigos, Akbar Ha-shemi Rafsanjani le pidió al líder supremo de Irán que tome acción contra Ahmadinejad por sus “declaraciones y fabulaciones mentirosas” durante un debate televisado la semana pasada. Durante el debate, Ahmadinejad, que se enfrenta a un desafío fuerte por parte de los reformistas, acusó a Rafsanjani, él mismo un ex presidente, de corrupción y de manipular políticamente para sacarlo del poder.

Rafsanjani envió una carta al líder supremo en la que le advertía que “decenas de millones” de iraníes había sido testigos de las declaraciones del presidente durante su acalorado enfrentamiento de televisión. Instó al ayatolá Khamenei a tomar acción, insinuando que si no lo hacía, los furiosos partidarios de los candidatos rivales podrían tomar la ley en sus propias manos. “Espero que usted resuelva esa posición para poder extinguir el fuego, cuyo humo se puede ver en la atmósfera; para frustrar los complots peligrosos, no hay duda de que algunas personas, partidos y facciones no tolerarán esta situación.” Otros catorce clérigos de la ciudad santa de Qom, el centro del poderoso establishment religioso de Irán, emitieron una declaración por separado en la que expresaban “la profunda preocupación y tristeza” porque la imagen de Irán se podría haber dañado con esos debates públicos.

Después de cuatro años en los que la economía de Irán se estancó, las ganancias petroleras colapsaron y las relaciones con Occidente empeoraron, las elecciones del viernes son vistas por muchos iraníes como la mejor oportunidad en años para un cambio significativo de dirección. Muchos más en Occidente están esperando que provoque un cambio del enfoque intensamente confrontativo –en especial sobre el programa nuclear de Irán– favorecido por Ahmadinejad.

En los últimos días, el impulso creciente detrás del competidor moderado Mir Hossein Mussavi, que atrajo el apoyo de la gente joven en su mayoría educada y de clase media, sacudió a los partidarios de Ahmadinejad. Ambos lados montaron enormes manifestaciones en Teherán el lunes a la noche y hubo informes de tensos incidentes y esporádicas confrontaciones alrededor del país.

El resultado sigue siendo imposible de prever, especialmente desde que se piensa que Ahmadinejad tiene el apoyo del ayatolá Khamenei, que de últimas ejerce el poder político. Pero algunos analistas creen que Mussavi, de 67 años, ex primer ministro, podría dar una sorpresa considerando la atmósfera febril. Otro de los candidatos presidenciables pro-reforma, Mehdi Karoubi, estuvo ayer bajo creciente presión para que abandonara la carrera y así evitar dividir los votos de los moderados, pero él se comprometió a seguir.

Reza Mohlavi, el director del Centro de Estudios Iraníes en la Universidad de Durham, dijo que la competencia se había endurecido después de los ataques personales de Ahmadinejad a Mussavi y a su mujer durante los debates televisiones. “Después de eso, la gente realmente comenzó a mostrar su enojo. Sé que es muy difícil, pero creo que Mussavi debería darle pelea al presidente. Es un oponente formidable y me da la impresión de que está atrayendo a más y más de una mayoría silenciosa, los intelectuales, la clase media y los industriales, quienes en el pasado habían perdido la esperanza de ser escuchados o representados en sus aspiraciones acerca de cómo se debía mover Irán.”

Ahmadinejad, sin embargo, sigue siendo masivamente popular en las áreas conservadoras rurales y en los pueblos, donde sus credenciales como hombre religioso de origen humilde caen bien. Pero Mohlavi dijo que el ayatolá Khamenei estaría muy consciente del ánimo del pueblo. El desempleo es desenfrenado, la inflación oficialmente está en el 15 por ciento pero se cree que está más cerca del 25 y hay una necesidad urgente de inversión extranjera en las industrias del petróleo y del gas de Irán. Las inversiones, a su vez, requieren que Irán termine con su aislamiento diplomático.

El cambio de la política de Estados Unidos hacia Irán –Barack Obama indicó que Estados Unidos ahora reconoce la existencia de Irán como una república islámica y no está buscando un cambio de régimen en Teherán– también puede significar que Irán se pueda permitir un presidente pragmático.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente iraní hace campaña con mano dura.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.