EL MUNDO › MáS DE UN MILLóN ASISTIó AL CONCIERTO POR UN ACERCAMIENTO ENTRE CUBA Y EE.UU.

La Habana cantó con Juanes

El cantante colombiano desoyó las amenazas de los anticastristas de Miami y llevó su concierto “Paz sin fronteras” a la mítica Plaza de la Revolución. Obama señaló que el evento “no perjudica las relaciones cubano-estadounidenses”.

Los cubanos llenaron ayer la Plaza de la Revolución desde temprano. Todo estaba listo: altoparlantes gigantes, pantalla electrónica, un escenario bien dispuesto y algunas banderitas con los colores nacionales azul, blanco y rojo. Los anticastristas de Miami habían amenazado e insultado. Sin embargo, el cantante colombiano Juanes siguió adelante con su idea y llevó su concierto “Paz sin fronteras” a la mítica plaza de La Habana. La convocatoria batió records: más de un millón de personas se congregaron para escucharlo. El objetivo, según Juanes, fue uno solo: promover un acercamiento entre el gobierno de Estados Unidos y el de Cuba bajo la consigna de “paz para todos”. “A los jóvenes de Miami y de todo el mundo: podemos pensar distinto pero estamos acá por la paz. Dejemos el odio a un lado”, lanzó el cantante, quien, según confesó, desearía realizar el mismo concierto en Miami.

La idea de realizar el concierto en la isla, el segundo que realiza Juanes tras el realizado en la frontera entre Colombia y Venezuela cuando la tensión escalaba entre Bogotá y Caracas el año pasado, había nacido hacía más de dos meses. Desde ese momento, las críticas por parte del exilio anticastrista arreciaron sobre el colombiano. Según los exiliados de Florida, el cantante, al realizar el concierto –para peor, según ellos, en la Plaza de la Revolución–, tomaba partido por el gobierno comunista de la isla presidido por Raúl Castro. Por eso, enardecidos, durante las últimas semanas recorrieron las tiendas de discos de Miami y rompieron a mazazos los cds del colombiano, arrancaron sus pósters de los negocios e incluso llegaron a amenazarlo físicamente a él y a su familia.

Sin embargo, los días pasaron y Juanes, firme, siguió adelante eligiendo los temas que cantaría. Ayer, la expectativa por el concierto ya era tal que la voz del propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se hizo oír. Y el mandatario, con una frase, desestimó las quejas de sus propios ciudadanos. “Estoy seguro de que este tipo de eventos culturales no perjudican a las relaciones cubano-estadounidenses”, declaró Obama al programa informativo Al Punto, retransmitido los domingos en Estados Unidos por la cadena hispana Univisión, la más vista por esa comunidad y con base en Miami. “Aunque tampoco hay que exagerar la ayuda que proporcionan”, matizó. A su turno, y desde Caracas, el mandatario Hugo Chávez no dudó en apoyar el concierto. “La cultura no tiene fronteras. Me parece maravilloso que artistas de esa talla canten en la Plaza de la Revolución”, aseguró, al tiempo que criticó a los que llamó “esos locos de Miami”.

Rápido de reflejos, Juanes se hizo eco de las declaraciones del jefe de la Casa Blanca y, antes de subir al escenario, no dudó en elogiar al estadounidense. “Lo que dice Obama nos parece que lo hace aún más un Caballero de la Paz. Por él y miles de razones más, estamos hoy en Cuba”, escribió el cantante a través de su página en la plataforma virtual de mensajes en Internet Twitter. “Este concierto es ese granito de arena que se suma a las cosas que vendrán en un futuro. Eso espero yo”, comentó la estrella latinoamericana.

Una vez que comenzó el espectáculo, la multitud, vestida de blanco según la consigna y bajo un sol abrasador de 30 grados que calentaba a la mayor de las Antillas, copó hasta los últimos rincones de la Plaza. Flanqueados por la mítica imagen del Che en el costado del edificio del Ministerio del Interior, el edificio del Ministerio de Defensa, el monumento a José Martí y la sede del Partido Comunista, los cubanos bailaron al son de los ritmos colombianos. El cantante tocó sus éxitos más conocidos y la gente, como en casi cualquier recital en cualquier país del mundo, se lo agradeció con consignas como “Juanes, Juanes”, y “Cuba, Cuba”, cada vez que éste hacía mención a la cantidad de gente que se había congregado.

Ganador de 17 premios Grammy latinos, Juanes compartió el escenario con 14 músicos extranjeros y locales, entre ellos los cubanos Silvio Rodríguez, Amaury Pérez, Carlos Varela, X Alfonso, la orquesta los Van Van y los Orishas; los españoles Miguel Bosé, Víctor Manuel y Luis Eduardo Aute, el italiano Jovanotti, los puertorriqueños Olga Tañón y Danny Rivera, el ecuatoriano Juan Fernando Velasco y la banda cubano venezolana Cucu Diamantes y Yerbabuena.

Empecinado en no alimentar críticas de ningún lado, en otro de los mensajes lanzados por Twitter antes del espectáculo, Juanes demostró ser un maestro de la ambigüedad retórica. “Doy gracias a todos por apoyar y no apoyar este concierto”, señaló. “Este debate sobre la paz y la libertad es sano, y al mismo tiempo, es libertad”, definió.

“Este evento es una lección para todos los imperialistas de que queremos la paz y queremos ayudar a reconciliar a los de aquí y a los de allá”, aseguró, bajo una sombrilla blanca y cargando una botella de agua y una merien- da, Lidia, jubilada cubana de 73 años, junto a su esposo, hija y dos nietos.

Compartir: 

Twitter
 

Juanes compartió el escenario con otros artistas como Miguel Bosé.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.