EL MUNDO › UN BRITáNICO CONDENADO POR NARCO

Ejecutado en Beijing

Un ciudadano británico condenado en China por narcotráfico fue ejecutado ayer, a pesar del repudio de Londres y de las organizaciones internacionales de derechos humanos. Akmal Shaij, de 53 años, había sido detenido en septiembre de 2007 en el aeropuerto de Urumqi, capital de la región china de Xinjiang, con 4,03 kilos de heroína encima. El juicio fue corto y la evidencia, contundente. Pero su familia, con el apoyo del gobierno británico, había apelado la decisión argumentando que Shaij padecía de bipolaridad. El caso llegó a un Tribunal de Apelaciones, pero nunca se realizaron exámenes médicos. Según el fallo del tribunal chino, la defensa nunca presentó durante el juicio documentos que demostraran un desorden mental. “Sus familiares tampoco poseían un historial médico en el que se incluyera mención alguna a la afección citada”, agregó.

La explicación no bastó para Amnistía Internacional. “En China son habituales los juicios cortos y casi mecánicos, donde no se presentan ni se investigan todas las pruebas y donde la pena capital se aplica en casos de crímenes en los que no ha habido violencia”, criticó ayer el director para Asia, Sam Zarifi. Desde Londres, el premier Gordon Brown también se sumó a las condenas. “Condeno la ejecución de Akmal Shaij en los términos más fuertes y estoy horrorizado y decepcionado por el hecho de que no se hayan oído nuestras continuas solicitudes de clemencia”, leyó su comunicado.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.