EL MUNDO › EL GRUPO FASCISTA FUE EXPULSADO DE UNA QUERELLA EN CONTRA DEL JUEZ GARZóN

La Falange no tiene caso

El magistrado le había advertido a la Falange un día antes que su escrito, en el que justificaba los motivos por los que querellaba contra Garzón, estaba repleto de valoraciones subjetivas sobre el juez y no tenía validez jurídica.

 Por Oscar Guisoni

Desde Madrid

La causa contra Baltasar Garzón por haber intentado juzgar los crímenes de la dictadura franquista dio ayer un vuelco extraordinario cuando el juez instructor Luciano Varela expulsó a la Falange Española, organización fascista creada años antes de la Guerra Civil, del proceso. La medida se produce en el momento en que arrecian las manifestaciones contra el intento de sacar a Garzón de su juzgado, a las que ayer se sumó el ex presidente de gobierno Felipe González, que consideró “injusto e incomprensible” todo lo que está sucediendo en torno al juez. El Tribunal Supremo, mientras tanto, rechazó las recusaciones que habían interpuesto familiares de las víctimas de la dictadura contra un grupo de jueces que entienden en la causa por haber “jurado lealtad al caudillo” Francisco Franco.

Luciano Varela le había advertido a Falange un día antes que su escrito en el que justificaba legalmente los motivos por los que se querellaba contra Baltasar Garzón estaba repleto de valoraciones subjetivas sobre el juez y que por esa razón no tenía validez jurídica. El juez le pidió a la organización ultraderechista fundada en 1933 por José Antonio Primo de Rivera que rectificara el escrito, pero Falange se negó. Ayer Varela resolvió expulsarla de su rol en la acusación popular, por lo cual el proceso seguirá adelante sin el querellante más incómodo.

Aunque esta medida no es una señal de que Varela esté reconsiderando su posición con respecto al proceso contra Garzón, sí puede ser leída como un intento del tribunal de lavarle la cara a la causa, justo en un momento en que arrecia la presión nacional e internacional para que se archive el proceso. Mientras tanto las organizaciones de familiares de víctimas de la dictadura ultimaban ayer los preparativos para las más de 20 manifestaciones callejeras que se realizarán hoy en todo el país para respaldar al juez.

Sólo a través de las redes sociales en Internet las organizaciones lograron juntar más de cien mil firmas que presentaron esta semana ante el Supremo y confían en que las manifestaciones se vayan volviendo cada vez más numerosas a medida que se acercan los momentos decisivos en el proceso. Su objetivo es lograr un millón de firmas antes que el Consejo General del Poder Judicial decida si suspenderá a Garzón en sus funciones hasta que el juicio culmine.

Mientras tanto, ayer se sumó al coro de importantes personalidades que están manifestando su desconcierto ante el proceso el ex presidente del gobierno español, el socialista Felipe González. En un acto realizado en Aragón, el ex mandatario, al que no se le puede decir que tenga una gran simpatía por Garzón, ya que el juez fue quien investigó los casos de corrupción más importantes que se dieron durante su gobierno (1982-1996), afirmó que “lo que está ocurriendo es incomprensible” y “lo que no se puede explicar es injusto”. González es sin dudas la figura política de mayor envergadura que ha salido al ruedo durante estos días para manifestar su desconcierto ante un proceso que está provocando un grave daño a la imagen de España en el exterior y a la credibilidad de su justicia.

Mientras tanto, la defensa de Baltasar Garzón presentó ayer un pedido de nulidad de todo el proceso por considerar que el juez Varela está ayudando a las partes que ejercen la acusación, lo que demuestra su parcialidad, vulnerando de ese modo el derecho del magistrado a ejercer su defensa y la presunción de inocencia. Según los abogados que defienden a Garzón, es inadmisible que Varela se haya tomado el trabajo de señalarle a Falange qué páginas de su escrito de acusación estaban mal redactadas, y aunque ahora el juez instructor haya expulsado a la organización ultraderechista del proceso ya es tarde, porque quedó demostrado que el juez tiene partido tomado antes del juicio.

Hasta ahora, todas las recusaciones que Garzón ha planteado han sido desoídas por el Supremo, por lo cual es poco probable que acepten esta presentación que pone en tela de juicio todo el proceso. El tribunal ha desoído incluso a la Fiscalía, que ha señalado que las organizaciones que han presentado la querella “carecen de legitimación procesal” y le ha pedido a Luciano Varela un poco de coherencia, una virtud que no parecen tener ni el juez ni los miembros del Supremo que han permitido que se iniciase este proceso.

Compartir: 

Twitter
 

Familiares de víctimas del franquismo se manifiestan en favor de Garzón en Madrid.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.