EL MUNDO › TRAS LAS MUERTES DE DOS JóVENES EN FRANCIA

Protestas contra la mano dura

Otra noche de protesta en Francia. Unas 50 personas atacaron una gendarmería del centro a golpe de hacha y barras de hierro para protestar por la muerte de un joven conocido como Luigi, que recibió disparos de un gendarme el viernes por la noche, según el ayuntamiento de la comuna de Saint-Aignan. La policía adujo que el joven al volante “forzó un retén”. Ayer la prefectura anunció el despliegue de unos 300 militares para garantizar la seguridad de la zona y “oponerse a todo brote de violencia”.

En el barrio La Villeneuve, en la ciudad de Grenoble, la quema de vehículos se hizo sentir el sábado por la noche, así como los choques de los jóvenes con las fuerzas antimotines. Ayer, un vehículo de la policía recibió disparos sin que se registraran heridos. El ministro de Interior francés, Brice Hortefeux, dijo que su gobierno “restablecerá el orden público y la autoridad en Grenoble”.

Desde que el viernes comenzaron unos violentos incidentes en esta ciudad, tras la muerte de otro joven en un tiroteo con la policía, las fuerzas del orden recibieron las últimas noches disparos con balas reales. En total 20 personas fueron detenidas. Dos de ellas, sospechosas de estar implicadas en los ataques contra la policía, permanecían aún en detención provisoria anoche.

El sábado, tras la visita del ministro Hortefeux, la policía y la gendarmería desplegaron en esa localidad, a modo de refuerzo, unos 240 uniformados, respaldados por miembros de la unidad de elite RAID de la policía francesa y del Grupo de Intervención de esa fuerza (GIPN).

La noche del sábado fue más tranquila, con unos quince vehículos incendiados en comparación con la del viernes cuando unos 60 coches, maquinaria de obra y dos comercios terminaron carbonizados. Sin embargo, las tres noches de violencia estuvieron marcadas por disparos contra las fuerzas del orden.

Allí todo comenzó tras la muerte el jueves pasado de Karim Boudouda, de 27 años, que según la versión policial venía de robar el casino en Uriage-les-Bains. El fiscal de Grenoble, Jean Philippe, afirmó que la policía había actuado en “legítima defensa”, una versión que contradicen los jóvenes de Villeneuve, de donde era originaria la víctima. Los jóvenes sostienen que la policía ejecutó a Boudouda. Según el diario Le Figaro, la tensión creció después de la ceremonia religiosa en recordación del Karim Boudouda. Llegaron los enfrentamientos y la quema de medio centenar de coches.

Compartir: 

Twitter
 

Un grupo de personas enfrentan a la policía en el barrio de Villeneuve.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.