EL MUNDO › EL EX PRIMER MINISTRO BRITáNICO DONA A UN CENTRO DE REHABILITACIóN PARA EX COMBATIENTES EN IRAK

¿Gesto culposo de Blair a los soldados?

Tony Blair, quien será recordado por insistir con las armas de Saddam Hussein, donó el adelanto de sus memorias. Steve Briersley, padre de un cabo muerto, lo tildó de “dinero ensangrentado”.

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

Tony Blair donará el adelanto de sus memorias, unos 6 millones de dólares, a un centro de rehabilitación para soldados, la Royal British Legion. La biografía política del ex primer ministro británico, A Journey (Un viaje), se publicará el mes próximo en medio de una creciente expectativa. Reparación culposa o generosidad, la donación del anticipo desató la polémica. Steve Briersley, padre del cabo Shaun Briersley, muerto en combate en Irak, la tildó de “dinero ensangrentado” mientras que el director de la Royal British Legion, Chris Simpron, destacó que es la suma más importante que ha recibido la organización en su historia. “No vamos a debatir lo que pasa en su conciencia. Es muy generoso de su parte y será un aporte muy importante para mejorar la vida de cientos de ex combatientes”, dijo Simpron.

A Journey suministrará la versión detallada de Blair de los eventos, pero no cambiará en una coma la firme defensa que hizo de la guerra de Irak a principios de año ante la comisión que investiga el conflicto. En aquel momento, y frente a los padres de muchos soldados caídos en la guerra, Blair indicó que no se arrepentía de nada y que las fuerzas armadas estaban peleando por la “seguridad de nuestro país y del mundo contra gente que quiere destruir nuestro estilo de vida”. Ayer un amigo de Blair y ex asesor político, John Burton, negó que la donación tuviera que ver con una “conciencia culposa” por un conflicto que dividió al Reino Unido y causó la muerte de 179 soldados británicos. “No se siente culpable porque está totalmente convencido de las razones por las que fuimos a la guerra con Irak”, señaló Burton.

Es una convicción que no cuenta con muchos simpatizantes en el Reino Unido o el resto del mundo (con la excepción de Estados Unidos), sobre todo teniendo en cuenta el fiasco de esas peligrosísimas armas de destrucción masiva iraquíes que jamás aparecieron. Un portavoz de la coalición Stop the War valoró que el dinero llegase a los soldados para su rehabilitación, pero aclaró que esto no significaba “ni olvido ni perdón”. “Llevó al país a la guerra en contra del asesoramiento legal que se le ofreció y de la opinión pública que en su mayoría no quería saber nada con el conflicto”, señaló el portavoz. Si algo queda claro de la polémica que ha causado este Journey de Blair es que no tiene problemas económicos.

Es difícil precisar la fortuna del ex primer ministro, que distintas fuentes calculan entre 28 y 70 millones de dólares, debido a las distintas compañías que canalizan sus ingresos. Desde que dejó su cargo en 10 Downing Street en 2007, Blair ha recorrido el mundo dando conferencias, trabajando de consultor de gobiernos extranjeros y entidades financieras como JP Morgan y Zurich Internacional, y hasta ha dado asesoramiento petrolero a Kuwait, algo que alimentará unas cuantas teorías conspirativas. A todo esto se suma su pensión parlamentaria (unos 72 mil dólares anuales). Una de sus compañías, la Tony Blair Associates, tiene unos 130 empleados mientras que la Tony Blair Faith Foundation, que impulsa el diálogo interreligioso, les paga a sus dos directivos un salario anual que supera los 120 mil euros. Así las cosas, el Journey de Blair parece hoy muy cómodo.

El mando no está claro

Los británicos se despertaron esta semana sin saber quién es exactamente el jefe del gobierno. Con el premier David Cameron de vacaciones en Cornualles, la práctica habitual en un país tan aferrado a las tradiciones, pero sin Constitución escrita, es que su vice, en este caso, el liberal-demócrata Nick Clegg, se quede a cargo. Debería constituir un hecho histórico: por primera vez en 88 años el Reino Unido está gobernado por un liberal. Claro que tratándose de la coalición conservadora-liberal-demócrata, nacida con fórceps y en equilibrio siempre inestable, nada puede ser tan nítido. Desde Cornualles, Cameron dejó en claro que él sigue a cargo mientras que, en Londres, Clegg confirmó que él no era el “primer ministro en funciones” y calificó a la situación de “perfectamente clara”. La crisis de los últimos años y los avatares de las elecciones en mayo cambiaron un poco las cosas, pero los recelos entre ambos partidos abundan, aunque no son mucho peores que los que dividieron a los laboristas durante sus trece años de gobierno entre blairistas y brownistas.

Compartir: 

Twitter
 

La biografía de Tony Blair, A Journey, se publicará el mes próximo.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.