EL MUNDO › MUTUAS ACUSACIONES DE LOS CANDIDATOS DE BRASIL EN UN DEBATE ONLINE

Duro cruce entre Dilma y Serra

La presidenciable oficialista acusó a su rival de proferir “calumnias” y el socialdemócrata le dijo “ingrata” por no reconocer lo que hizo el gobierno de Cardoso. Dilma Rousseff supera en 16 puntos al ex gobernador de San Pablo.

Las duras acusaciones entre los dos principales candidatos a la presidencia de Brasil marcaron el debate electoral en Internet. El clima no fue para nada virtual entre la postulante oficialista Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), y su rival José Serra, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB). Rousseff acusó a Serra de calumniar, porque –dijo– “acusa sin tener pruebas”. Su contendiente había acusado al gobierno de Lula de violar el secreto bancario de políticos opositores para presionarlos. Marina Silva, la tercera participante en el debate por el Partido Verde, tomó distancia. “Lamento que esto se esté transformando casi en un enfrentamiento pugilístico”, dijo.

Los últimos sondeos reflejan que la ex ministra jefa de Gabinete del gobierno de Lula da Silva es la favorita, con un 45 por ciento de apoyo, frente a los opositores Serra (29 por ciento) y Silva (8 por ciento). En el debate organizado por el sitio web UOL y el diario Folha de Sao Paulo se discutieron problemas educativos, de saneamiento, urbanización, reforma del Estado y reforma tributaria.

En comparación con el enfrentamiento televisivo de hace diez días, en el de ayer se multiplicaron los ataques entre los dos candidatos principales. “Brasil tiene la mayor carga tributaria del mundo en desarrollo y el gobierno brasileño es uno de los que menos invierte en relación con el Producto Interno Bruto”, disparó Serra, de 68 años, el ex gobernador de San Pablo que promete bajar los impuestos.

La economista de 62 años no vaciló al contestarle. “Ese número es bastante antiguo. Es bueno actualizarse. Tuvimos una práctica sistemática de reducción de impuestos durante la crisis en el gobierno de Lula da Silva. La candidata del continuismo mantuvo firme el contraataque. “Usted tuvo una evaluación equivocada de la crisis cuando gobernaba San Pablo, y apostó a la sustitución de impuestos.”

“Dilma, usted mira tanto para atrás, el retrovisor es tanto más grande que el parabrisas”, que no ve el panorama global, le respondió el candidato socialdemócrata, al tiempo que acusó al actual gobierno petista de aumentar el impuesto al saneamiento.

Otra vez Dilma: “Discutir saneamiento es algo que ustedes no deberían intentar, porque ustedes no hicieron nada en todo Brasil durante los dos períodos de gobierno del presidente Fernando Henrique Cardoso” (1994-2002).

A su turno el candidato opositor dijo que es Dilma es una “ingrata” por no reconocer el mérito de los ex presidentes Cardoso e Itamar Franco (1991-1994) en la implantación del Plan Real, que recuperó la moneda brasileña.

Entre las acusaciones de “mentiras” de Serra y de “calumnias” de Rousseff, Marina Silva –del Partido Verde, cuya plataforma electoral está centrada en una reforma educativa y en el llamado a una Asamblea Constituyente– intentó defender sobre todo sus propuestas y pidió un diálogo constructivo a los candidatos.

Los presidenciables intercambiaron preguntas, según el mecanismo pactado para el encuentro, y recibieron interrogantes de periodistas y también del público a través de Internet.

Uno de los internautas preguntó a Rousseff: “¿Usted no fue la que sobró?” –después de los escándalos de corrupción en el gobierno conocidos como “Mensalao”, que descabezaron la cúpula del gobernante PT entre 2003 y 2004, Rousseff debió renunciar–. La ex ministra agradeció la pregunta pero denunció esa postura como un “intento de descalificar (su) candidatura”, y aprovechó para recordar su trayectoria política. “No tuve la experiencia parlamentaria, pero administrativa dentro del gobierno, tuve bastante”, se defendió.

A Serra, en tanto, uno de los internautas le preguntó por una afirmación con la que lo atacan sus opositores: “¿Usted es un candidato de las elites?”, inquirió un joven estudiante.

“Yo no vengo de las élites. Mi origen es modesto. Estudié siempre en escuela pública. (...) Mi actuación en todas las áreas estuvo volcada a los sectores más pobres de la población brasileña”, se atajó el ex gobernador del rico e industrial estado de San Pablo.

Rousseff también tuvo que responder sobre su estado de salud, luego de haber sido operada de un cáncer el año pasado y haber sido sometida a quimioterapia. “Me considero plenamente restablecida, no creo que nadie con un problema de salud pueda enfrentar una campaña presidencial”, señaló.

El primer turno de las elecciones presidenciales brasileñas tendrá lugar el 3 de octubre, y de haber una segunda vuelta será el 31 de ese mes. Sin embargo, las últimas encuestas de Ipope y Vox Populi muestran que la candidata oficialista amplió su ventaja –16 puntos– y podría ganar en primera vuelta. De acá a dos meses, tendría que ocurrir algo inesperado para revertir la tendencia.

Compartir: 

Twitter
 

“Usted tuvo una evaluación equivocada de la crisis cuando gobernaba San Pablo”, dijo Rousseff a Serra.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.