EL MUNDO › ANTE EL PEDIDO QUE LES HIZO EL GOBIERNO COLOMBIANO

Las Farc no abandonan las armas

“No, gracias.” Las Farc rechazaron un pedido del gobierno del presidente Juan Manuel Santos para que abandonen las armas y se desmovilicen. “A los que hoy desde el gobierno, ebrios de triunfalismo, nos conminan a la rendición, les respondemos con las mismas palabras que el comandante Jorge Briceño (alias “el Mono Jojoy”, líder que fue muerto en un operativo hace dos semanas) le dirigiera al general retirado (Freddy) Padilla de León (ex jefe de las Fuerzas Militares), en enero de 2010, en respuesta a una exigencia similar”, indican las FARC.

La principal guerrilla colombiana difundió su comunicado a través de la agencia Anncol, que habitualmente divulga proclamas y entrevistas del grupo rebelde. Dijo así: “Qué poco nos conoce usted señor Padilla de León: con toda sinceridad, sin odios ni resentimientos y con el respeto que todo revolucionario profesa por sus adversarios, le respondo: No, muchas gracias, general”, dijo la organización rebelde.

El llamado “secretariado del estado mayor” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) respondió a la oferta del gobierno de Santos, un mandatario que se postula como continuidad de la política de seguridad democrática de Alvaro Uribe. El gobierno ha señalado que con la guerrilla no dialogará mientras no abandone las armas y cese sus acciones. En el texto, las FARC se refieren a lo que consideran fue el “asesinato del comandante Briceño”, en referencia a “Jorge Briceño Suárez”, cuyo verdadero nombre era Víctor Julio Suárez Rojas, alias “Mono Jojoy”, muerto en un bombardeo el pasado 22 de septiembre en las selvas de la Serranía de La Macarena (sur), junto a nueve rebeldes más. Era el estratega y jefe militar del grupo insurgente. Según las FARC, en los combates posteriores al bombardeo, “el resultado en tierra fue de 30 militares muertos y 70 heridos”.

En el escrito, la organización rebelde alude al asesinato de su líder. “Lo ocurrido en la madrugada del 22 de septiembre en las selvas de La Macarena no fue un combate, sino un vil asesinato, una masacre ejecutada a mansalva y sobre seguro por un Estado terrorista subordinado a los dictados de Washington.”

Y añade que “ningún jefe insurgente de Nuestra América había sido atacado con tanta saña” al aludir a la utilización de 30 aviones y 27 helicópteros, que lanzaron unas siete toneladas de explosivos sobre el campamento del jefe guerrillero.

Las FARC advierten que “no van a desistir después de más de 40 años de lucha, ni a aceptar una falsa paz”. Sin embargo, anotan luego, “Colombia necesita encontrar los caminos que conduzcan a poner fin a esta guerra entre hermanos, senderos de reconciliación que nos lleven a acuerdos de paz, pero no será a través de una paz falsa”.

A todo esto se sumó la información de que se habrían escapado dos rehenes de las FARC.

Compartir: 

Twitter
 

Santos, el sucesor de Uribe.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.