EL MUNDO › EL PRESIDENTE SALE A APOYAR A LOS CANDIDATOS A LAS LEGISLATIVAS

Obama, abocado a la campaña

El jefe de Estado quiere asegurarse el voto de los demócratas y de los independientes en las elecciones de mitad de mandato, consciente de que los republicanos amenazan con recuperar el control del Capitolio.

El presidente Barack Obama se metió de lleno en la campaña, cuando falta poco más de tres semanas para las elecciones legislativas. Mientras la oposición republicana apuesta a recuperar el control del Congreso, el mandatario quiere asegurarse el voto de los demócratas y de los independientes. Ayer estuvo en Pensilvania para darles su apoyo a los candidatos de su partido.

Obama sabe que tiene que aportar para la campaña de los demócratas. Prueba de ello fue su participación, ayer, en una movilización de su fuerza política en ese estado. Estuvo acompañado por su vicepresidente, Joseph Biden. Ante una multitud de 35 mil simpatizantes, Obama dijo que su elección en 2008 no había sido el final del camino. “Necesitamos que ustedes enfrenten con millones de voces a sus millones de dólares”, dijo el presidente en referencia a la disputa con el Partido Republicano por el financiamiento de la campaña. “No los dejen tomar la agenda. Los americanos tienen derecho a saber quiénes tratan de influir en su elección y ustedes no pueden permitir que los intereses acallen las voces de los ciudadanos”, pidió Obama a los demócratas.

El gobernante estará hoy en Miami, desde donde tratará de entusiasmar a los votantes demócratas y a los independientes, que hace dos años lo llevaron a la Casa Blanca. Según informó el diario The New York Times, en la semana mantendrá dos reuniones comunales en Florida para estimular a las bases de su partido. Después de eso, la búsqueda de votos también lo llevará a Delaware, Ohio y Massachusetts.

El panorama no es el mismo que en 2008 y, según algunos medios estadounidenses, Obama tampoco. El crecimiento económico está estancado y la tasa de desempleo trepa hasta el 9,6 por ciento. Sumado a esto, la popularidad de Obama se derrumbó hasta el 45 por ciento, según el índice RealClearPolitics(RCP), que combina varias encuestas. Aunque lo que está en juego el 2 de noviembre no es el mando de la Casa Blanca sino del Congreso, donde los demócratas parecen encaminarse hacia una pérdida del control de ambas cámaras, que han estado en poder del oficialismo desde 2008. Según las encuestas de RCP, el 60,5 por ciento de los estadounidenses cree que el país está mal encaminado y el 52 por ciento se inclina por los candidatos republicanos. Sólo el 45 por ciento declara estar a favor de los demócratas. Las elecciones de medio término son tradicionalmente un revés para el partido en el gobierno y ésta no parece ser la excepción a la regla.

Durante septiembre, la estrategia electoral de la Casa Blanca estuvo enfocada en reunir al presidente Obama con pequeños grupos de ciudadanos. Pero fue justamente en uno de esos encuentros a fin de mes que Velma Hart, una madre de clase media, increpó al gobernante. “Estoy cansada de defenderlo”, le dijo la mujer. Hart le dijo que estaba profundamente decepcionada, al igual que los millones de votantes que lo llevaron a la Casa Blanca y que esperaban grandes cambios.

En el campo republicano, un candidato a diputado quedó ayer en el ojo de la tormenta, después de que se hiciera pública una foto suya con un uniforme nazi. Rit Iott, republicano de 59 años de Ohio, perteneció hasta hace tres años a un grupo denominado Wiking. Ese mismo nombre tenía la quinta división de tanques de las criminales SS. La noticia despertó las críticas de las organizaciones judías y de los demócratas, que catalogaron a su rival para las elecciones de noviembre como un “entusiasta nazi”. La representante demócrata Debbie Wasserman Schultz dijo que Iott era un ejemplo de lo que son los candidatos extremistas del Partido Republicano. Al interior de esa misma fuerza, también hubo reproches. El vicepresidente de la bancada republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, repudió el accionar de Iott y dijo que jamás apoyaría a alguien que hubiera hecho eso.

Por su parte, Iott rechazó las acusaciones. Dijo que los dichos de los demócratas constituían una distorsión de la realidad. El candidato republicano declaró a la cadena Fox News que se había disfrazado de nazi por mero interés en la historia militar.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente Obama estuvo en Pensilvania para darles su apoyo a los candidatos de su partido.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.