EL MUNDO › EN CHILE, PIñERA ANULó EL AUMENTO DEL GAS Y ECHó AL MINISTRO DE ENERGíA

Marcha atrás y sacudón de gabinete

En una jornada intensa y emotiva, marcada por el funeral de las jóvenes que murieron en la protesta, el gobierno chileno anunció que anulaba los aumentos del gas fueguino y el presidente cambió a sus cuatro ministros más débiles.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

La tenue lluvia que se dejó sentir ayer en Punta Arenas se confundía con las lágrimas de las miles de personas que por la tarde acompañaron a Melisa Silva y Claudia Castillo desde la Iglesia Don Bosco a su última morada, en el Cementerio General de la ciudad. Horas más tarde el llanto de los fueguinos se convirtió en festejo cuando el presidente Sebastián Piñera anunció que aceptaba la renuncia de los ministros golpeados por la crisis. Las jóvenes murieron atropelladas la noche del martes mientras protestaban en una barricada contra el alza del gas decretada por el gobierno de Piñera, decisión que tiene a las principales localidades de la región en pie de guerra con La Moneda, pues el hidrocarburo es clave para el desarrollo de la zona.

Cuando el reloj marcaba las tres, Punta Arenas se paralizó por completo. Es que Melisa y Claudia se convirtieron en el símbolo de esta verdadera cruzada que no ha reparado en colores políticos y que sólo apunta a frenar el aumento de 16,8 por ciento anunciado para el gas. Por ello, la gente acudió en masa a los funerales de las malogradas mujeres. Familiares, amigos y cercanos se confundían con los rostros anónimos que portaban banderas negras y pañuelos blancos en señal de duelo.

“Son mártires. Ambas serán recordadas por generaciones y generaciones”, discurseaba el presidente de la junta de vecinos de la población Claudio Bustos, lugar donde fallecieron las mujeres.

La comunidad entendió el mensaje. Guardó silencio hasta el momento en que ingresaron las carrozas fúnebres. Ahí aplaudieron y lanzaron pétalos de rosa. Una caravana de motoqueros que apoyan las protestas escoltó la fila hacia el camposanto.

Tanto impacto causó la muerte de las mujeres, en una comunidad más bien pacífica, que la Mesa de Diálogo conformada por la Iglesia, el gobierno, la comunidad, algunos parlamentarios y los alcaldes, que intentan consensuar algún acuerdo para evitar las alzas y deponer el paro, se suspendió para que los participantes pudieran asistir al funeral.

A las 5.30 esta instancia retomó el diálogo. El diputado independiente Miodrag Marinovic adelantó que el gobierno se habría allanado a aumentar las cuentas sólo en torno del IPC y dejaría sin efecto el aumento que gatilló la revuelta regional.

“El alza va a quedar en 3 o 4 por ciento. En las horas próximas vamos a llegar a un acuerdo en la mesa negociadora, lo que permite ayudar a panaderías, pequeños comercios y pymes”, señalaba el parlamentario. Sin embargo, al cierre de esta edición, trascendió que la mesa no llegó a ningún acuerdo, por lo que las movilizaciones continuaron mezcladas con el miedo al de-sabastecimiento de frutas, verduras, pan y gasolina. Al comercio minorista, ya en paro, se sumaron anoche los supermercados.

Al final del día, una relativa buena noticia llegó desde Santiago. El ministro de Energía, Ricardo Raineri, arrinconado por sus palabras previas, renunciaba a su cargo. Raineri es acusado de calentar los ánimos en Tierra del Fuego, al declarar “que se acabó la fiesta en Punta Arenas” el día que se oficializó el alza del gas.

Su renuncia se sumó a la presentada el jueves por el titular de Defensa, Jaime Ravinet, y a las también de ayer en Trabajo (Camila Merino) y Transportes (Felipe Morandé). Ravinet estaba en la mira desde que una publicación reveló que el ministro había recomendado no investigar un caso de presunta corrupción en las Fuerzas Armadas, por un sobreprecio pagado para la construcción de un puente. Merino y Morandé se habían debilitado por diversos problemas en sus áreas de competencia.

Apenas se supo de la noticia, los magallánicos celebraron y atribuyeron la dimisión de Raineri a la movilización que llevan adelante contra la decisión del gobierno de aumentar el precio del gas. Y razones tienen.

No sólo la crisis en la zona austral motivó el cambio profundo en el gabinete. La baja en las encuestas en cuanto a la adhesión a Piñera y sus ministros y las quejas por mala gestión en otras áreas llevaron a La Moneda a realizar una cirugía mayor. De hecho, Laurence Golborne, el ministro de Minería y principal carta presidencial de la derecha, asumió la cartera de Energía para tomar el control del asunto.

No obstante, la rabia y el sentir que se los ha engañado no será olvidado fácilmente en la zona, toda vez que el propio Piñera, cuando era candidato a la presidencia, aseguró que el precio del gas no se movería.

La mala semana para el gobierno fue aprovechada por la oposición. El presidente del Partido Socialista (uno de los voceros de la Concertación), Osvaldo Andrade, aseguró que es el presidente de la República, Sebastián Piñera, quien debe resolver personalmente el conflicto en la región de Magallanes.

“Es el presidente Piñera personalmente quien tiene que resolver el problema. Esto no se resuelve en Santiago, ni con que la oposición vaya ni hable con el gobierno... esto se resuelve en Magallanes. Ni siquiera lo van a resolver los parlamentarios de la zona. La forma de enfrentar un problema es hacerse cargo del problema y este gobierno no se está haciendo cargo... La única autoridad que ha ido a la zona es un subsecretario y con el respeto que me merece el subsecretario, no es un tema personal, pero en una crisis deben estar involucradas las más altas autoridades”, agregó.

Respecto de Golborne, dijo que “cómo es posible que el ministro más reputado, que está en el primer lugar de las encuestas y que tiene un capital político, según se ha dicho, no juegue un rol en una crisis de gobierno que además lo involucra, si además es el ministro de Minería”.

Habrá que ver ahora si la cirugía mayor aplicada por el gobierno, la flexibilización en cuanto al alza del precio del hidrocarburo y la llegada de políticos de mayor calado a las carteras de Defensa y Trabajo, mejoran y componen una semana negra para Piñera. Laurence Golborne, la carta de la derecha, tomó un fierro caliente. Si logra sortear esta crisis con éxito, lo más probable es que lo veamos en La Moneda en 2014. De lo contrario, su gran capital político se esfumará como el gas.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.