EL MUNDO › EL FISCAL ARGENTINO LUIS MORENO OCAMPO DENUNCIARá AL RéGIMEN POR CRíMENES CONTRA CIVILES

La Corte Penal Internacional tras Libia

La Liga Libia de Derechos Humanos (LLDH), que tiene sede en Suiza y militantes desperdigados en otros puntos del mundo, dijo ayer que al menos seis mil personas murieron en el país norafricano desde que comenzó la revuelta.

El fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, presentará hoy una denuncia por los crímenes cometidos en las últimas semanas en Libia. Mientras Muammar Khadafi promete un baño de sangre si intervienen los Estados Unidos o las fuerzas de la OTAN, las cifras de muertos siguen elevándose. Organizaciones humanitarias creen que cerca de 6000 personas podrían haber sido asesinadas desde el 15 de febrero.

La Liga Libia de Derechos Humanos (LLDH), que tiene sede en Suiza y militantes desperdigados en otros puntos del mundo, denunció ayer que al menos 6000 personas murieron en el país norafricano. Desde París, el portavoz de esa organización, fundada en 1989 por exiliados libios, Alí Zeidan, precisó que 3000 personas cayeron por la represión en Trípoli, 2000 en Benghazi (este) y otras mil en ciudades como Zawiya o Zenten. “Son las cifras de las que disponemos, pero podrían ser más elevadas”, alertó el vocero de la LLDH. Zeidan realizó el anuncio desde la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), que la semana pasada había calculado unas 640 personas muertas. Aunque rápidamente se dejó esa cifra de lado y se empezó a hablar de más de mil, como el viernes pasado lo hizo el propio secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, ante el Consejo de Seguridad.

El referente de la LLDH también acusó a Chad de aportar mercenarios para nutrir las filas del régimen de Khadafi, que día a día se van vaciando por las deserciones de militares. Según Zeidan, habría unos 3000 mercenarios en la capital y un número igual dispersos por el resto del territorio. “Dos generales chadianos dirigen a los mercenarios”, apuntó.

La LLDH no tiene representación al interior de Libia. Sus fundadores debieron escapar en los años ’80 de la persecución del que todavía se proclama el “guía de la revolución”. Algunos recalaron en Europa y otros en América del Norte. Yasmeen Ar-Rayani es hija de uno de esos exiliados que fundó la organización. La joven se encarga de la difusión de las denuncias de la Liga desde los Estados Unidos, donde reside junto a su familia. Consultada por Página/12, explicó en una comunicación telefónica cómo el organismo humanitario recopila información de lo que sucede en el interior de Libia. “Estamos en contacto con la gente de Libia a través de militantes y de nuestras familias. Recibimos información de blogs y de los medios de comunicación, como todos”, enumeró Ar-Rayani.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) también se sumó a las denuncias sobre la penosa situación de quienes intentan escapar de la represión en Libia. Anteayer, la agencia de la ONU había estimado que unas 140 mil personas habían huido hacia Túnez y Egipto. “Mis compañeros in situ me dicen que hay kilómetros y kilómetros de multitudes que se pierden en el horizonte esperando para cruzar”, relató ayer Sybella Wilkes, portavoz de Acnur, que pidió el envío de aviones para realizar una evacuación masiva. En tanto, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) lanzó un plan de 38 millones de dólares para prestar asistencia a 3 millones de personas en Libia, Egipto y Túnez. “Para responder a la crisis regional, hemos organizado una operación de asistencia urgente de tres meses para garantizar la seguridad alimentaria en Egipto y Túnez. Se comprará alimento en la región para que la situación se normalice”, dijo la directora Josette Sheeran, horas después de reunirse con el papa Benedicto XVI. No es extraña esta decisión del programa de la ONU, ya que analistas internacionales remarcan que el precio de los alimentos y la escasez estuvieron dentro de las causas más fuertes de los levantamientos que sacudieron al mundo árabe.

Este panorama es el que observó el fiscal de la CPI para decidir que abrirá una investigación, anuncio que formalizará esta mañana. La resolución del sábado del Consejo de Seguridad habilita al Tribunal a iniciar una causa para dilucidar la magnitud de los crímenes cometidos en Libia durante las últimas dos semanas. “Fue una excelente decisión. Aunque, desde la LLDH, tememos que Khadafi sea asesinado antes de que pueda ser llevado a la Corte para dar explicaciones sobre sus crímenes”, confesó a este diario Ar-Rayani.

El fiscal Moreno Ocampo presentará hoy una lista de los procesados. Según especificó, para diseñar esa nómina trabajó con la ONU, con la Liga Arabe, la Unión Africana y con funcionarios libios. Días atrás, el que fuera fiscal en el juicio a las tres primeras Juntas Militares de la última dictadura argentina dijo que se comprobaron ataques a civiles, lo que podría constituir un crimen contra la humanidad. “No habrá impunidad para los líderes que estuvieron involucrados en la comisión de esos hechos”, advirtió el jurista argentino.

Informe: Luciana Bertoia.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen de cadáveres que son depositados en la morgue de Brega.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.