EL MUNDO › OLLANTA LE DARíA LA AMNISTíA A FUJIMORI POR ENFERMEDAD TERMINAL

Indulto por razones humanitarias

“Nadie tiene por qué morir en la cárcel”, dijo el presidente electo de Perú. Mucho se especula sobre la salud del ex dictador.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

La posibilidad de un indulto al ex dictador Alberto Fujimori, condenado a 25 años por crímenes de lesa humanidad y corrupción, ha saltado al centro del debate político. Ayer el presidente electo Ollanta Humala habló del tema. “Sí, le daría el indulto (a Fujimori) por razones humanitarias. Nadie tiene por qué morir en la cárcel, salvo los que tienen cadena perpetua por haber abusado de los menores de edad”, declaró Humala en una entrevista publicada ayer en el diario El Comercio. Similar afirmación había hecho días antes de las elecciones a la cadena CNN, pero en esta ocasión lo dijo como presidente electo y en un contexto en el cual se escuchan voces, incluidas las de importantes personajes del actual gobierno, que piden un indulto a Fujimori apelando a razones humanitarias.

Fujimori fue internado en la noche del jueves en un hospital especializado en cáncer para ser tratado, según su médico personal Alejandro Aguinaga, que también es congresista del fujimorismo, por una hemorragia bucal y un deterioro de su salud. El ex dictador padece de cáncer de lengua. Como si todo estuviera coordinado, poco antes de la internación de Fujimori, el congresista del oficialista partido aprista, José Vargas, declaró que el presidente García debería indultarlo por razones humanitarias. Vargas es muy cercano al presidente García, quien calificó como “muy respetable” la opinión de Vargas y no descartó el indulto a Fujimori.

Desde el fujimorismo y un sector del oficialismo, que mantienen una relación muy cercana, se ha comenzado a hablar con insistencia en los últimos días de un grave deterioro en la salud de Fujimori, lo que justificaría un indulto humanitario. Lo curioso es que apenas hace unos días, Keiko Fujimori había dicho que su padre estaba “muy bien de salud”. Pero todo cambió cuando Keiko perdió las elecciones y se cayó el plan fujimorista de presionar desde el poder a las autoridades judiciales para que revisen la sentencia al ex dictador y anulen su condena. Ahora la apuesta pasa por el indulto humanitario. Los fujimoristas quisieran asegurar el indulto antes de que se vaya un presidente amigo como García, pero las declaraciones de Humala dejaron abierta la posibilidad del indulto en el próximo gobierno.

Sin embargo, en diálogo con Página/12, Alberto Adrianzén, asesor político de Humala, aclaró que lo dicho por el presidente electo se refiere a un hipotético caso de enfermedad terminal, que no es la situación en este momento. “Solamente en caso de una enfermedad terminal en el que le quede poco tiempo de vida, se le podría dar el indulto a Fujimori para que no muera en la cárcel. Eso es lo que ha dicho Humala. En ningún otro caso se le daría un indulto”, aseguró Adrianzén.

Consultada por este diario ante un posible indulto a Fujimori, Rocío Silva Santisteban, secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, señaló que “un indulto, amnistía, o liberación de Fujimori por la vía judicial, sería un retroceso para la justicia transicional en América latina y una bomba de tiempo para el próximo gobierno. Hay preocupación en los organismos internacionales de derechos humanos ante un posible indulto”. Sobre el anuncio de Humala de concederle al ex dictador un indulto humanitario, Silva Santisteban declaró: “Nosotros estaríamos de acuerdo con un indulto a Fujimori solamente en caso de que su estado de salud sea realmente grave, terminal, y se decida que salga de la cárcel para morir en su casa. Eso es parte de los derechos humanos”.

Francisco Soberón, director de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh), señaló a este diario su acuerdo con un indulto humanitario a Fujimori si su estado de salud fuera terminal y aclaró que solamente en ese caso las normas internacionales sobre derechos humanos permiten el indulto a un condenado por delitos de lesa humanidad, como es el caso de Fujimori. Ante una posible amnistía en el actual gobierno de García, Soberón advirtió que “se debe verificar que realmente su situación de salud sea terminal, porque ya conocemos los indultos ‘humanitarios’ de Alan García. Un indulto humanitario dado con argumentos falsos sería muy grave e implicaría el descrédito político y moral de quienes lo den”.

Compartir: 

Twitter
 

Keiko pidió el indulto para su padre, Alberto Fujimori.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.