EL PAíS › ANALíA DEL FRANCO Y MORA Y ARAUJO

Amigos y aliados

 Por Julián Bruschtein

La victoria del Movimiento Popular Neuquino (MPN) en las elecciones para gobernador en Neuquén continúa delineando el mapa del escenario electoral en el país. “Para la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la victoria de cualquiera de los dos espacios se podía tomar como positiva”, aseguró a Página/12 Analía Del Franco, de la consultora Analogías. En la misma línea, Manuel Mora y Araujo señaló que “el ganador tiene una tendencia afín al Gobierno pero no deja de tener su propia línea política”.

“Los Sapag son muy fuertes y se mantuvieron cerca de Cristina. Han sabido acercarse a los sectores progresistas neuquinos y rápidamente se diferenciaron de Jorge Sobisch –el anterior gobernador– al acercarse al gobierno nacional”, afirmó Del Franco al analizar el perfil de la histórica familia que fundó el MPN en los ’60 durante los años de proscripción al peronismo. “El MPN se presentó con un candidato fuerte que ya había hecho una muy buena elección en el 2007 –Jorge Sapag–, y al ser un aliado no se puede computar como una derrota que afecte de ninguna manera a la Presidenta”, destacó Mora y Araujo. “La del MPN estaba contabilizada en el gobierno nacional, por lo que no genera un impacto novedoso, no hay nada no esperado”, explicó Del Franco sobre el resultado electoral.

La competencia por la gobernación entre dos sectores cercanos a las políticas del gobierno nacional no se da solamente en Neuquén. Dentro de quince días los comicios se realizarán en Tierra del Fuego donde se presentará a la reelección la gobernadora Fabiana Ríos –aliada al kirchnerismo desde su arribo al Ejecutivo en el 2007– que se enfrentará a la diputada del Frente para Victoria, Roxana Bertone. Ese mismo domingo en Misiones el radical K Maurice Closs intentará afincarse cuatro años más al frente de la provincia y se enfrentará al FpV que llevará al senador Luis Viana como candidato, aunque con menos posibilidades que Bertone.

“La Presidenta no fue a la provincia como en elecciones anteriores que se realizaron en otras provincias porque no tenía necesidad.. Fue una decisión prudente”, aseguró Mora y Araujo diferenciando la estrategia electoral desarrollada por el gobierno nacional en Neuquén de Catamarca y Chubut. Para Del Franco la presencia de Fernández de Kirchner en la provincia no era necesaria porque “evidentemente el plus que podía tener Cristina estaba compartido entre las dos listas.Para la presidenta cualquiera de los dos resultados se podían tomar como positivo. No hay ninguna razón para tener que explicar por qué se perdió, porque este triunfo puede ser considerado como propio”.

El armado que digitó el gobierno nacional entre radicales y kirchneristas se explica en que “es una provincia en la que ambos sectores están cerca desde hace ya unos años. Hay que recordar al ex intendente de la ciudad de Neuquén, Héctor Pechi Quiroga”, recordó la titular de Analogías. A diferencia de Quiroga –que siguió ciegamente al vicepresidente Julio Cobos–, Farizano mantuvo la relación política cercana con el gobierno una vez que ganó las elecciones a la intendencia de la capital provincial.

“Fueron dos sectores afines al proyecto nacional que compitieron sin riesgo de pérdida para el gobierno”, concluyó el consultor de Mora y Araujo y Asociados y agregó que “el ganador tiene una tendencia afín al gobierno pero mantienen su impronta propia y esto es lo que votaron los neuquinos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.