EL MUNDO › EL PENSAMIENTO PERIODISTICO UNICO LE SACA JUGO A UNA FOTO

Dilma no es Cardoso

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

A propósito del Pensamiento Periodístico Unico. En bloque, los tres mayores periódicos brasileños ilustraron sus portadas del viernes con fotos de la presidenta Dilma Rousseff, perteneciente al Partido de los Trabajadores (PT), de izquierda o centroizquierda, junto al ex mandatario Fernando Henrique Cardoso, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), nacido en el centroizquierda, devenido centrista o derechista.

Para el Pensamiento Periodístico Unico abrazado con mayor o menor ortodoxia por los diarios Folha, Estado y O Globo, Cardoso es una esfinge: sólido intelectual, símbolo y siempre defensor de las privatizaciones de los ’90, confiable tanto para Washington como para los banqueros y consecuente antagonista de Luiz Inácio Lula da Silva y del “lulismo”.

Pero si ponderamos la actualidad con más rigor que ideología veremos que el referido Pensamiento Periodístico Unico es poco objetivo al conceder tanta trascendencia a la foto de Dilma junto a Cardoso, quien a sus 80 años ha dejado de ser un personaje determinante del escenario brasileño.

Hubo temas de igual o mayor importancia, merecedores de un lugar más destacado en las portadas y no lo tuvieron.

Por ejemplo, el mismo día que se vio con Cardoso, Dilma entregó 1900 viviendas a familias pobres de San Pablo bajo la promesa de construir dos millones más como forma de enfrentar la crisis, mediante una fórmula distinta a la “insensatez” de Estados Unidos que, según ha dicho, insiste en subsidiar a los bancos. Y declaró que la prioridad de su gobierno es lo social mucho antes que la “limpieza ética” que causó la renuncia de cuatro ministros, la remoción de un quinto que ahora comanda una secretaría sin peso, y tiene en capilla a otros dos, los de Turismo y Ciudades, según se informó ayer.

Lo cierto es que esos asuntos significativos, como el Programa Brasil Sin Miseria o la reciente cumbre de Unasur en Lima, pasan casi inadvertidos en los titulares pues el Pensamiento Periodístico Unico (lo llamaremos PPU), antes que responder a criterios noticiosos, suele responder a un programa de acción política dado que la prensa se desempeña como principal fuerza opositora, mientras se reconstruye el Partido de la Socialdemocracia, reducido a escombros tras ser aplastado en los comicios del año pasado por el PT de Rousseff y Lula.

La cruzada de Dilma contra los funcionarios deshonestos tiene la ya mencionada aprobación del partido mediático, del líder socialdemócrata Cardoso y la opinión pública, que la premió con el 70 por ciento según una encuesta de la semana pasada. En cambio Lula, su consejero y hacedor político, ha sugerido a Rousseff eludir la tentación ética.

Animal político de instinto fino, Lula percibe que el aplauso de la prensa a las medidas moralizantes puede ser una trampa para que Rousseff acabe abrazando una agenda exageradamente moralizante, más propia de los conservadores que de un gobierno de izquierda. Al ex sindicalista y presidente honorario del PT le preocupa que su compañera descuide el costado social, más aún cuando comienzan a oírse algunas voces descontentas.

La Central Unica de Trabajadores desaprobó las reformas al sistema previsional anunciadas por el gobierno, así como la vigencia de las tasas de interés más altas del mundo que llenan de felicidad y lucro a los especuladores; los campesinos sin tierra tampoco avalan las medidas de austeridad previstas por el gobierno para atacar la crisis y anunciaron una marcha de protesta esta semana en Brasilia.

Los últimos días posiblemente dejaron enseñanzas a la novata Dilma, quien comienza a percibir que su gobernabilidad es más frágil de lo que suponía, pues depende de una coalición de partidos de dudosa lealtad y de que el impacto de la crisis, hasta el momento bajo control, no haga mella en el apoyo popular.

Rousseff sabe que el mapa político brasileño, más allá de instituciones formales, está dominado por dos grandes corrientes: el lulismo, que excede al PT y arrastra al espectro progresista, y el Partido del Pensameinto Periodístico Unico, en torno del cual orbitan diferentes expresiones más o menos conservadoras.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.