EL MUNDO › MILES DE JóVENES MARCHAN EN CONTRA DE LOS RECORTES EDUCATIVOS EN ITALIA

Estudiantes indignados

La huelga general se acató en noventa ciudades del país y desde diciembre pasado que no se registraba una manifestación semejante. Los sindicatos de la educación protestan contra recortes del 90 por ciento en la investigación.

Decenas de miles de estudiantes italianos salieron ayer a las calles para manifestarse en las principales ciudades del país, en protesta contra los recortes a la educación. Los ajustes previstos por el drástico plan de reducción del presupuesto fueron aprobados por el gobierno de Silvio Berlusconi. La huelga general se acató en noventa ciudades del país, y desde diciembre pasado en Roma que no se registraba una manifestación semejante. El plan de ajuste recortó la renovación de los contratos precarios y suspendió la contratación de nuevos profesores, lo que provocó varios casos de aulas masificadas en toda Italia. Los sindicatos de los trabajadores de la educación también protestan contra los recortes en la investigación o las becas de estudio, cuyos fondos se redujeron cerca del 90 por ciento.

La jornada de protestas comenzó cuando varias decenas de estudiantes se concentraron frente al Palazzo Chigi, sede del gobierno, con varios despertadores. “(La movida fue) para que se despierten, pues esta generación no quiere que se pierda más tiempo”, dijeron los estudiantes de la asociación Rete degli Studenti. Por la mañana, decenas de miles de estudiantes marcharon por las calles de las principales ciudades, entre ellas Milán, Roma, Trieste, Cagliari, Bologna, Turín, Palermo y Pistoia. El lema fue “Esta crisis no es nuestra y nosotros no la pagamos” y “Despiértate, Italia, nuestros derechos no se venden”. Entre las pancartas que se vieron en la manifestación de Roma, también hubo tiempo para un homenaje a Steve Jobs. “Se recortaron los programas, no quieren que nuestros chicos estudien. Dicen que faltan fondos mientras el dinero para las misiones militares o para la casta política no se toca”, dijo un profesor en la manifestación de Roma. Muchas calles céntricas de la capital italiana fueron bloqueadas por los activistas, que lanzaron petardos y bombas de estruendo y humo. Además de los recortes presupuestarios para educación, se apuntó contra la estrategia del gobierno de Berlusconi ante la crisis económica y muchos cantaron por la dimisión del primer ministro y su gabinete.

Si bien no hubo incidentes relevantes, se registraron algunos momentos de tensión. En Milán, un grupo de estudiantes intentó irrumpir en la sede italiana de la agencia de rating Moody’s. También tiraron huevos contra una de las sucursales del mayor banco italiano, UniCredit. “Tiburones financieros, especulan con nuestras vidas”, decía la pancarta. Mientras tanto, en Roma lanzaron piedras y globos llenos de pintura contra vehículos policiales y una sucursal bancaria. Las anteriores manifestaciones estudiantiles desembocaron en diciembre de 2010 en disturbios masivos y enfrentamientos con la policía que causaron cien heridos y al menos cuarenta detenidos, así como daños a la capital italiana equivalentes a 10 millones de euros.

La Unión de los Estudiantes publicó un artículo en la prensa en el que denunció que el 40 por ciento de las escuelas no posee un certificado de idoneidad sísmica, el 47 por ciento de los jóvenes tiene un trabajo precario, el 29 por ciento de los jóvenes no tiene un trabajo y el gobierno recortó el 94,75 por ciento de los recursos para las becas. “Salimos a la calle para repetir una vez más nuestra negativa ante una política de continuos cortes a la formación y de reformas que nos llegan desde arriba: desde el año pasado, nos opusimos a todo ello con la fuerza de nuestras protestas”, decía la nota.

Los pedidos de renuncia no parecen causar mella en el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que una vez más consideró absurda esta exigencia ya que, según él, la izquierda no es la alternativa, y aseguró que tanto para él como para su gobierno supone un sacrificio personal tener que dirigir el país en estos momentos de crisis.

Según Il Cavaliere, la celebración de elecciones anticipadas –como ayer le reclamó su socio de coalición, Umberto Bossi, y sectores del movimiento estudiantil– es absurda. “Crearía solo inestabilidad y abriría nuevos espacios a la especulación financiera. Nosotros tenemos los números para llegar hasta el final de la legislatura (...) y seguiremos adelante para completar nuestro programa de reformas”, afirmó. “Estar en el gobierno, sobre todo en plena crisis planetaria como ésta, supone para mí y para todos los integrantes del gobierno un gran sacrificio personal”, dijo en un mensaje a los Promotores de la Libertad.

“Es un lastre del que yo personalmente me libraría muy gustoso si no fuera porque una crisis de gobierno sería la última cosa que necesitaría Italia en estos momentos”, dijo victimizándose. Luego se despachó contra la izquierda, a la que acusó de querer perpetuarse en el poder, pero de maneras infructuosas. “Sólo la izquierda, como en 1994, está excitada y no ve la hora de las elecciones”, se relamió Berlusconi.

Compartir: 

Twitter
 

La manifestación en Milán fue una de las que tuvieron lugar en noventa ciudades italianas.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.