EL MUNDO › MILES DE CHILENOS VOTAN PARA IMPULSAR LA REFORMA DEL SISTEMA EDUCATIVO

Plebiscito ciudadano por la educación

Alrededor de diez mil fueron las mesas que se constituyeron para que la población pudiera participar libremente en esta consulta no vinculante. Camila Vallejo votó en el Instituto Nacional y después le contestó al gobierno.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

Bajo un ambiente totalmente opuesto a la violenta jornada que se vivió el jueves en varias regiones de Chile, la ciudadanía participó tranquila y masivamente en la primera jornada del Plebiscito Nacional por la Educación, que se realiza desde ayer hasta hoy en todo Chile. Una estimación preliminar habla de que alrededor de diez mil fueron las mesas que se constituyeron para que la población pudiera participar libremente en esta consulta no vinculante, como señalaron los organizadores, que también resaltaron la opción de pronunciarse a través del sitio web www.votociudadano.cl.

Las preguntas para que la gente se exprese son concretas: ¿Está usted de acuerdo en que exista una educación pública gratuita y de calidad en todos los niveles, garantizada por el Estado? ¿Está usted de acuerdo con que las escuelas y liceos sean desmunicipalizados, volviendo a depender del Ministerio de Educación de forma descentralizada, participativa y autónoma? ¿Está usted de acuerdo en que el lucro de los fondos públicos deba ser prohibido en todos los niveles de la educación chilena? ¿Está usted de acuerdo con la necesidad de incorporar el plebiscito vinculante, convocado por los ciudadanos, para resolver los problemas fundamentales de carácter nacional?

En uno de los puntos de votación del centro de Santiago, el piso de las calles se encontraba seco, limpio y sin el espeso y asfixiante humo de las bombas lacrimógenas del día anterior. La gente llegó en masa a participar sin la preocupación de tener que correr por estar asistiendo en esta otra forma de apoyo al movimiento estudiantil que ya cumple cinco meses.

Otra realidad planteaba, a través de un diario de circulación nacional, el sacerdote Raúl Hasbún –cercano al gobierno militar de Pinochet–: que Sebastián Piñera “no puede resignar su autoridad de mando y contemplar impávido cómo las personas y los bienes confiados a su liderazgo entran en estado de permanente zozobra”.

El cura, famoso por sus misas entre militares en los ochenta, agregó que “según su prudencia, puede decretar estados de excepción, bajo circunstancias que afecten gravemente el normal desenvolvimiento de las instituciones del Estado”. En esa línea, el sacerdote remató que “en las travesías con turbulencia y riesgo de zozobra no se hacen encuestas ni cabildeos interminables: si hay uno que tiene el timón en sus manos, que él conduzca. Conducir es también una manera de educar”.

Lejana a esa arenga con aires pinochetistas, llegó la dirigente estudiantil Camila Vallejo a votar en las mesas que se constituyeron frente a la entrada del Instituto Nacional –uno de los epicentros de los enfrentamientos del jueves entre Carabineros y los estudiantes–, el cual aglomeró a muchos curiosos y prensa que querían saber su opinión sobre la represión policial y las declaraciones del ministro de Educación, Felipe Bulnes, quien señaló que el gobierno no presentará un proyecto nuevo con respecto a la gratuidad.

“Nosotros ya hemos planteado nuestra propuesta, lo que falta de parte de ellos es abandonar la intransigencia, e insisto en que bajo la idea de una instancia vamos a ser capaces de abordar puntos de acuerdo y pactar nuestras diferencias. Siempre va a haber la voluntad de seguir avanzando”, sostuvo en la previa la autoridad. “El gobierno avanzó dando pasos importantes que no se habían generado en 30 años”, agregó, en el sentido de que hasta hoy no estaba disponible la idea de asegurarle becas de educación superior al 40 por ciento de los alumnos más pobres del país. Pero los chicos quieren gratuidad y ahí juegan sus fichas.

En respuesta a ello, Vallejo manifestó que la intransigencia no viene de los estudiantes sino del gobierno. “El diálogo se cortó, la intransigencia viene de parte de ellos. Nosotros no estamos de acuerdo con ese proceder (sobre presentar una propuesta nueva respecto a gratuidad), ya lo hemos señalado.”

También calificó de testarudo al ministro por oponerse al proyecto de ley que prohíbe el lucro en educación con fondos públicos, “es una pésima señal política para la ciudadanía, para el pueblo chileno que se está expresando (desde ayer en el plebiscito). Vamos a ver el resultado de esta votación y el gobierno se dará cuenta de que apenas representa a un 20 por ciento y no a las grandes mayorías”.

Finalmente, y respecto de la violencia desatada el jueves, la dirigente interpeló al ministro del Interior a construir un protocolo “para que no se le dé carta blanca a Carabineros en su accionar represivo. Hoy día se deja al libre albedrío a los Carabineros en su accionar. Vamos a tomar todas las acciones que correspondan y Rodrigo Hinzpeter (el ministro a cargo de las fuerzas policiales) tiene que hacerse responsable”, afirmó.

A metros de ahí, en el Paseo Ahumada, los Carabineros patrullaban las calles tranquilos, pero metiendo miedo. Una de las personas que participó en la recepción de votos de este punto, Claudia Pascual, representante del Partido Comunista, precisó que desde que se constituyeron a las 10 de la mañana “votó muchísima gente”.

La concejala señaló a Página/12 que en la Comuna de Santiago se ubicaron 80 mesas de escrutinio, es decir, “44 lugares en los liceos fiscales y escuelas básicas, lugares públicos como plazas y parques, y en las salidas más importantes del subte”. Otras mesas se instalaron en las afueras de sindicatos y gremios.

Otra que entró al ruedo ayer fue la ex presidenta Michelle Bachelet, atacada por los pocos avances en la materia bajo su administración y que hasta ayer había guardado un estratégico silencio. “Hay una cosa que es absolutamente clara: creo que Chile hoy día tiene una enorme oportunidad de mejorar el sistema educacional, cosa que durante mi gobierno tratamos de hacer, pero no contamos en ese momento con el apoyo de todos los sectores políticos para avanzar en el fin del lucro, en la gratuidad y en asegurar una educación de calidad para todos.”

“Gracias a este movimiento, que ha sido un movimiento serio, que tiene una propuesta, hay hoy día en el país mejores condiciones para avanzar. Y lo que corresponde es dialogar”, agregó la actual directora ejecutiva de ONU-Mujeres. En una entrevista a Radio Cooperativa, Bachelet insistió en que durante su administración “no se quiso avanzar en el tema. Mandamos todos los proyectos de ley, pero varios de ellos todavía están en el Parlamento”, afirmó.

Así las cosas, para las 18 de hoy se espera el cierre de las mesas, cuyos resultados se conocerán mañana alrededor del mediodía, en una conferencia de prensa encabezada por los estudiantes y el colegio de profesores para saber efectivamente qué dice la ciudadanía. Por ahora las encuestas les dan más del 80 por ciento de apoyo a las reivindicaciones estudiantiles.

Compartir: 

Twitter
 

Después de cacerolear el jueves, Vallejo (der.) votó ayer en el plebiscito educativo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.