CULTURA / ESPECTáCULOS › DOS PROPUESTAS NUEVAS SE SUMAN A LA GRILLA DE SEñAL SANTA FE

Calidad y contenidos culturales

Esta semana se estrenaron "Mi propia peli", que surge desde una propuesta
de integración entre jóvenes de diferentes barrios de la ciudad de Santa Fe,
y "Entrelazados" con diferentes historias que tienen la afinidad entre los lazos comunes.

 Por Leandro Arteaga

Son muchos, y de una pluralidad cada vez mayor, los envíos que Señal Santa Fe viene desarrollando así como haciendo públicos, a partir de una programación -vale señalar y recordar﷓ que es distribuida vía satélite a más de 70 canales abiertos y de cable de la provincia. Señal Santa Fe responde a la iniciativa desempeñada entre la Secretaría de Producciones e Industrias Culturales del Ministerio de Innovación y Cultura, y la Secretaría de Comunicación Social del Ministerio de Gobierno y Reforma del Estado de Santa Fe.

Por un lado, y entre lo variado de la propuesta, destacar la continuación desde nuevos capítulos del documental Paraná, biografía de un río, de Julia Solomonoff, cuya confección a la manera de un cuaderno de viaje recupera la memoria de la provincia a partir de la navegación de su arteria mayor (consecuencia de la travesía interdisciplinaria Paraná Ra'anga); más la continuidad de interiorización pictórica que supone Color Natal. Notas sobre la pintura santafesina, cuya última emisión, dedicada a Manuel Musto, se suma a una nómina que incluye los nombres de Juan Grela, Lucio Fontana, Fernando Espino, Eduardo Serón. Un repaso notable, de indagación amena, atenta, sobre los caminos y recuerdos que conviven con la obra que tantos artistas han legado.

Pero se han provocado también estrenos y cada uno con particularidades y rasgos de relieve. El pasado miércoles tuvo su primer contacto televisivo Mi propia peli, una serie de ocho capítulos de siete minutos, que surge desde una propuesta de integración entre jóvenes de diferentes barrios de la ciudad de Santa Fe, entre los que se cuentan San Agustín, Nueva Tablada, Alto Verde, Villa Elsa, Loyola Sur, Barranquitas, San Pantaleón y Candioti.

Mi propia peli está realizado por el trío que conforman Gastón del Porto, Juan Pablo Arroyo y Alejandro Carreras, con una concepción fílmica dedicada a incorporar voces y miradas diversas; esto es: permitir que sean los propios chicos y chicas los encargados de pensar y de resolver, audiovisualmente, una idea. Allí entonces el trabajo mayor, el de canalizar tantas ganas jóvenes al carril audiovisual, pero desde el prisma que se respira en el barrio, entre sus integrantes, a partir de sus costumbres. En este sentido, el trabajo de Mi propia peli es enorme, porque provee de saber audiovisual, amén de las respectivas herramientas de trabajo, a los barrios y a sus protagonistas.

Las historias que este cronista ha podido ver son de una frescura que contagia, ¡y que da miedo! Al menos es ello lo que se percibe y se dice, entre brebajes de magia negra, al compás del corto ideado por los chicos de barrio San Agustín: no saber cómo tocar la guitarra será el disparador maléfico para el pacto fáustico, porque no hay que quedar mal en el cumpleaños de la sobrina; aún cuando ello pueda suponer un regreso imprevisto, arcadas mediante, a la infancia. Por otro lado, las gallinas aparecen y desaparecen entre las correrrías de los vecinos de Villa Elsa y de Loyola Sur, a la vez que se aprende a escribir y leer, se roba, se baila, se vive.

Cuánta frescura, se decía, mientras el detrás de cámara permite ver a los chicos en contacto con el medio, encontrando encuadres, mejorando el maquillaje, resolviendo la narración. Apenas intimidados por una cámara de la que inmediatamente se apropian. Qué buen trabajo el de Arroyo/del Porto/Carreras, más la mención aparte que significan los pasajes en stop﷓motion y la peculiar apertura de títulos, con homenajes compartidos hacia Alfred Hitchcock y Saul Bass.

El jueves también tuvo luz verde la primera temporada de Entrelazados, Proyectos de integración en el territorio de Santa Fe, con dirección de Mauricio Minotti y producción de Vanina Cánepa. Entrelazados vincula diferentes historias que tienen, así como un marco provincial, la afinidad entre los lazos comunes y colectivos que significan los ejes dados por la salud, el trabajo, los emprendimientos, la cultura, la participación ciudadana. El rol del estado aparece allí como mediador y garante de las distintas inquietudes, mientras se entreteje una trama compartida y repartida entre las diferentes regiones. El primer episodio tuvo su elección en tres proyectos de integración juvenil, donde destacan los pueblos de Monigote -donde un grupo de jóvenes impulsa la concreción de un cine comunitario﷓, Diego de Alvear -a partir de la recuperación de un viejo galpón ferroviario como espacio cultural﷓, y el Centro Cultural y Social El Birri, de Santa Fe, donde se construyen instrumentos musicales propios, a partir de la difusión de la tarea y de su importancia cultural.

Posteriores capítulos de Entrelazados detendrán su mirada en proyectos de desarrollo productivo y de salud. El primero de los ejes tendrá su periplo en las hilanderas de Fortín Olmos, en el frigorífico Cotrasi ﷓recuperado por los trabajadores de Santa Isabel﷓, y en la cooperativa de mujeres de Alto Verde, a partir de la reelaboración que de la actividad de la pesca este grupo viene llevando adelante. El segundo focalizará en la relación entre el centro comunitario y el centro de salud de barrio Plata, la tarea de los médicos y enfermeros de Nicanor Molina y El Arazá, y los profesionales del Laboratorio Industrial Farmacéutico.

La idiosincrasia variada, el recambio generacional, la raigambre y las costumbres, así como la geografía urbana y rural, conforman el espíritu de la propuesta, desde entrevistas cercanas, amables, donde sus protagonistas hablan y dicen lo mucho que les importa hacer allí donde más quieren, en su pueblo, en su barrio, en su región, con sus afectos. El camino que elige Entrelazados es el de la vertiente dialogada y relacional, donde la solidaridad se revela como parte de una cultura que sabe de sí misma desde la vida cotidiana y el trabajo.

La tarea, en conclusión, que Señal Santa Fe desarrolla ha logrado conformar un espacio de difusión y creación que ya tiene un bagaje propio, pronto a ramificar hacia variantes aún novedosas. Situación de calidad también factible gracias a la profesionalización creciente que la tarea y educación audiovisual de la provincia viene desempeñando progresivamente.

Compartir: 

Twitter
 

El primer episodio de "Entrelazados" relata proyectos de integración juvenil.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.