EL MUNDO › GANA FáCIL EN NEVADA Y VA POR SU CUARTA VICTORIA EN MAINE

Poker de Romney en Las Vegas

El creador de frases tristemente célebres durante esta interna republicana como “no me importan los muy pobres” o “me gusta poder echar gente” se afianza como el candidato republicano a las presidenciales norteamericanas de octubre.

En la catedral del poker, Mitt Romney se jugó ayer un All In a su candidatura a presidente en la asamblea republicana (caucus) de Nevada, el estado que alberga los casinos de Las Vegas y Reno. Al cierre de esta edición, los resultados mostraban al ex gobernador de Massachusetts en primer lugar con el 55 por ciento, al ultraconservador Newt Gingrich en segundo puesto con el 19,5 por ciento y más atrás figuraban Ron Paul con el 19 por ciento y Rick Santorum a lo lejos con el 7 por ciento. Anoche también arrancó la primaria del pequeño estado del nordeste, Maine, que durará toda esta semana, donde Romney se perfilaba como favorito, muy cerca de Ron Paul y Newt Gingrich.

El creador de frases tristemente célebres durante esta interna republicana como “no me importan los muy pobres” o “me gusta poder echar gente” se afianza como el candidato republicano a las presidenciales norteamericanas de octubre. Por su parte, Gingrich, quien lo “insultó” al llamarlo moderado, no se quedó atrás con sus declaraciones durante esta campaña, por ejemplo fustigando las políticas progresistas de Argentina, desde Juan D. Perón al presente. Con una gran población campesina, en Nevada los votantes se reunieron en casas privadas, colegios y otros edificios públicos para discutir sobre los candidatos y sus propuestas. Luego eligieron por voto a sus delegados para la convención del condado, que a su vez eligen a sus delegados para la convención estatal, donde se eligen los delegados para la convención nacional. Esta victoria en Nevada es la tercera para Romney en las primeras cinco elecciones estado por estado, para encontrar un aspirante republicano para ocupar la Casa Blanca destronando al presidente Barack Obama, quien va por su reelección.

Iowa, New Hampshire, Carolina del Sur y Florida fueron hasta ahora los escenarios en los que el ex gobernador de Massachusetts compitió contra Newt Gingrich, Rick Santorum y Ron Paul, ganando en New Hampshire y Florida. El ex gobernador de Massachusetts, que al filo de este caucus obtuvo el significativo respaldo del magnate conservador Donald Trump, espera que el caucus de Nevada ponga en marcha una racha ganadora que lo podría colocar en una situación privilegiada frente al súper martes del 6 de marzo, cuando se votará en 10 estados. Por su parte, Gingrich espera mantener sus chances en la carrera hasta marzo, cuando el voto pasará por varios estados del sur, en donde el ex congresista de Georgia cree que puede hacer un buen papel. En un acto de campaña realizado anoche en Las Vegas, Gingrich se autotituló el candidato del poder del pueblo frente al poder del dinero, volviendo a su “leitmotiv” de que Romney es un producto defectuoso de la elite y un favorito de Wall Street.

Los votantes republicanos de Nevada comenzaron a acudir a los 125 locales y colegios que celebraban ayer el caucus. En Nevada volvió el mismo formato empleado en Iowa, el cual permite votar sólo a aquellos registrados como republicanos. Del total de 400.000 votantes registrados como republicanos en el estado, sólo un 10 o 15 por ciento de ellos participaron ayer. En el condado de Clark, donde se encuentra Las Vegas, el Partido Republicano convocó un caucus especial para adecuarse a los votantes judíos que respetan la tradición del Shabbat, que no cerrará sus puertas hasta las 19.00. De los caucus de Nevada dependen 28 delegados, que se elegirán proporcionadamente en la convención estatal en mayo y abogarán por uno u otro candidato en la convención nacional republicana en agosto.

Lejos de aprovechar sus últimas horas para hacer campaña, Romney esperó los resultados en un hotel alejado del tumulto de Las Vegas, donde se encuentran Paul y Gingrich. Santorum, por su parte, seguía ayer tratando de convencer a los votantes de Misuri, que junto a Colorado y Minnesota mantiene sus caucus el martes. Algunas reuniones se cerraron pronto, como en el caso del colegio electoral de Palo Verde en Las Vegas, donde, de los 22 republicanos que aparecieron, 19 votaron por Romney.

Los mormones, que en 2008 representaron el 25 por ciento de los votantes en los caucus, impulsaron a Romney, que profesa esa fe, mientras que el peso del voto hispano fue previsiblemente menor.

Hace cuatro años, cuando Romney se adjudicó el estado con un 51 por ciento de los votos, sólo un 8 por ciento de los votantes eran hispanos.

Las propuestas económicas fueron especialmente clave para los votantes de Nevada, que sufren la tasa de desempleo más alta del país –un 12,6 por ciento en diciembre– y tienen el record en ejecuciones hipotecarias.

Compartir: 

Twitter
 

Romney saluda a sus seguidores en Henderson, Nevada, que sumó ayer a su cuenta.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.