EL MUNDO › ARGENTINA, ENTRE LOS DESTINOS DONDE HABRIA INVERNTIDO EL LIDER DE LA LIGA NORTE

Corruptos con grandes inversiones

En una escucha telefónica, un empresario y un consultor comentan la compra de casas a nombre de la mujer del líder de la Liga Norte, Umberto Bossi. También aparecen relaciones con la mafia calabresa.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Algunos millones de euros que manejaba el ex tesorero de la Liga Norte, ahora bajo investigación judicial por corrupción, Francesco Belsito, al parecer tenían que terminar en Argentina. Así lo indicaron algunas escuchas telefónicas realizadas por la dirección antimafia de Reggio Calabria (sur de Italia) que ha tenido a cargo parte de las investigaciones sobre este partido, aliado de Silvio Berlusconi, caído en desgracia hace pocos días cuando salieron a la luz varios asuntos oscuros, incluso una presunta relación con la mafia calabresa, la ‘ndrangheta. Ellos, que siempre se presentaron como los “honestos” de Italia, están cayendo a pique en la apreciación de los electores.

En la interceptación de una conversación telefónica entre el empresario Stefano Bonet y el consultor financiero Paolo Scala, ambos en óptimas relaciones con Belsito, comentan la compra de casas a nombre de la mujer del líder del partido, Umberto Bossi, y el destino final (Argentina) de un cierto dinero llevado al exterior. Pero hasta ahora no hay muchos más detalles y da la impresión de que ese dinero, que en la escucha telefónica se atribuye indirectamente a una supuesta inversión en relación con la empresa genovesa Malacalza (metalurgia, pero también accionista de Ansaldo Energía y de Pirelli, además de tener buenas relaciones con altos prelados del Vaticano), nunca llegó a buen puerto.

El “caso Argentina” no es más que una de las múltiples piezas de este rompecabezas que está carcomiendo a la Liga Norte, aunque algunos de sus dirigentes, como el ex ministro del Interior Roberto Maroni, hagan de todo por salvarla. Se habla también de dinero invertido en diamantes en Tanzania, de otros capitales derivados a Chipre y de compra de dólares australianos, coronas noruegas y oro.

Umberto Bossi, que se vio obligado a renunciar a la secretaría del partido la semana pasada porque su familia estaba implicada, en lágrimas pidió perdón el otro día a sus compañeros de partido, muchos de los cuales siguen creyendo que todo fue hecho a sus espaldas. Se trata de inversiones realizadas en parte con el dinero que el Estado entrega a los partidos políticos como reembolso por los gastos electorales y en parte también, según algunas fuentes, a dinero de dudoso o desconocido origen. Y en esto se sospecha la mano de la ‘Ndrangheta.

De todas maneras, cada día salen a relucir nuevas cosas. No sólo el hijo de Bossi, Renzo, fue obligado a renunciar a su cargo de consejero municipal porque, entre otras cosas, con la tarjeta de Cajero Automático de la Liga hacía sacar dinero al chofer de su auto como si el dinero fuera suyo (además de hacerse pagar un superauto y otros gastos que no correspondían), sino que la mujer de Bossi, Manuela Marroni, resulta propietaria de once inmuebles. Otro personaje de la historia es la senadora Rosy Mauro, una de las vicepresidentas del Senado, acusada de hacerse pagar, entre otras cosas, por un título universitario que nunca obtuvo. Pero ella rehúsa renunciar porque dice que es inocente. El Consejo Federal de la Liga Norte, reunido el jueves por la tarde, decidió expulsarla del partido, lo mismo que a Belsito, mientras no tomó ninguna medida similar respecto de Renzo Bossi.

Es difícil creer, dice la oposición, que Bossi no supiera nada de estas operaciones. Según Belsito, él y el ex ministro de Economía de Berlusconi Giulio Tremonti –un fiel seguidor de Bossi– dieron su OK a las inversiones en el exterior, luego de que Tremonti dijera que el euro estaba a punto de caerse y por eso era mejor “diversificar”.

Para salvar la situación, Roberto Maroni y otros dirigentes de la Liga Norte se presentaron el miércoles ante la Justicia de Milán para hablar con los tres jueces que se ocupan del caso y les ofrecieron total colaboración, prometiendo entregarles toda la documentación necesaria.

Pero hay quienes se preguntan, como el diputado de Italia de los Valores Francesco Barbato, de la Comisión Finanzas de la Cámara, cómo es posible que quien era el ministro del Interior no se dio cuenta de que el tesorero Belsito tenía relaciones con la ‘Ndrangheta. ¿Por qué Maroni agarra la escoba sólo ahora y va a la Justicia y no lo hizo cuando en el ministerio tenía a disposición un observatorio único para poder sacar a la luz todas estas cosas?

Dado que se trata del segundo escándalo de corrupción de un partido italiano en poco más de un mes, el Parlamento ha decidido que de ahora en más los partidos tendrán obligación de publicar sus balances en Internet.

Compartir: 

Twitter
 

Bossi, líder caído en desgracia de un partido racista que se presentaba como “honesto”.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.