EL MUNDO › EL PRIMER MINISTRO ISRAELI DIJO QUE NO PERMITIRA EL DESARROLLO NUCLEAR DEL REGIMEN DE TEHERAN

Dura advertencia de Netanyahu a Irán

El diario israelí Yediot Ahronot reveló que el premier y su ministro de Defensa, Ehud Barak, están decididos a atacar Irán antes de las elecciones presidenciales norteamericanas del 6 de noviembre.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, manifestó ayer que Irán es la amenaza más grande que enfrenta Israel. A su vez, insistió, como lo hizo recurrentemente durante las últimas semanas, en que su país no aceptará por ningún motivo que la República Islámica avance en la producción de material bélico nuclear. La posibilidad de que Teherán desarrolle esas armas supone una amenaza particular y diferente en alcance y sustancia, por lo que no se puede permitir que esto suceda, dijo el premier al inicio de la reunión semanal del consejo de ministros. Las declaraciones de Netanyahu se producen mientras su gobierno y el de Estados Unidos no logran acercar posiciones sobre cómo reaccionar frente a la supuesta amenaza nuclear iraní. Durante el fin de semana, el diario israelí Yediot Ahronot reveló que el premier y su ministro de Defensa, Ehud Barak, están decididos a atacar Irán antes de las elecciones presidenciales norteamericanas del 6 de noviembre.

Irán asegura que la tecnología nuclear que desarrolla –y que es impugnada fuertemente por las potencias mundiales, encabezadas por Estados Unidos– sólo persigue fines pacíficos vinculados a la producción de energía. Ayer, sin embargo, un alto funcionario israelí afirmó que Teherán logró avances significativos en el montaje de una ojiva nuclear sin que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) tenga conocimiento de esa iniciativa, informó el periódico israelí Haaretz.

Según el diario israelí, los mayores progresos iraníes son en la producción y ensamblaje de una ojiva nuclear, mientras sus ingenieros trabajan en el desarrollo de otros componentes, que incluirían el armado del fusible y los detonadores nucleares. No obstante, el gobierno israelí evitó pronunciarse sobre esa información y pidió que no se extraigan conclusiones apresuradas, según señaló el secretario del Consejo de Ministros, Zvi Hauser.

“Hay demasiadas atribuciones de manipulación, y hay muchas cosas que son lo que son, para bien y para mal”, explicó el funcionario. Mientras tanto, los oficiales consultados en Washington coincidieron en que, por lo que a Estados Unidos concierne, Irán todavía no se decidió a fabricar una bomba atómica. Y que, en cualquier caso, su tecnología actual está a años de obtener estos resultados. Paralelamente, las Fuerzas Armadas de Israel empezaron a probar un sistema de alerta contra ataques de misiles a través de mensajes de SMS (Sistema de mensajes de textos a través de teléfonos móviles).

Las pruebas empezaron ayer, confirmó un vocero israelí. No obstante, negó que el proyecto tenga que ver con un eventual ataque de ese país contra las instalaciones nucleares de Irán. “Se trata sólo de una práctica de rutina”, subrayó el portavoz, del que no trascendió su nombre. En caso de un ataque contra Irán, expertos cuentan con el consiguiente lanzamiento de misiles y cohetes contra Israel desde el país persa, desde el sur del Líbano por parte de Hezbolá, y desde la Franja de Gaza. El alerta de SMS –en hebreo, árabe, ruso e inglés– sería enviado en caso de ataque de manera automática sólo a teléfonos móviles en zonas cercanas al previsible lugar del impacto, según el portavoz militar. El sistema completo (destinado a alertar sobre la caída de misiles) entraría en funcionamiento a partir del próximo mes.

En contra de la escalada belicista y de las amenazas de Netanyahu contra Irán, cientos de israelíes se movilizaban al cierre de esta edición para expresar ante el gobierno de Tel Aviv su oposición a un posible ataque contra Irán. La multitudinaria marcha tuvo como epicentro el edificio en el que vive el ministro de Defensa Ehud Barak en la capital israelí. Los manifestantes que llegaron hasta allí lanzaron consignas contra el funcionario y el primer ministro, a quienes pidieron que renuncien antes de poner en peligro la vida de ciudadanos israelíes.

Por su parte, la prensa israelí había informado el viernes que Barack Obama y Netanyahu iban a presionar a favor de un ataque israelí en la segunda mitad del año para evitar que Irán fabricara armas atómicas. Esas especulaciones cobraron fuerza cuando el premier señaló que el país persa representa una importante amenaza para Israel. De acuerdo con una encuesta del diario Maariv, el 40 por ciento de los israelíes apoyaría un ataque de Israel a Irán, mientras que el 35 por ciento preferiría que lo haga primero Estados Unidos.

Compartir: 

Twitter
 

Netanyahu en Jerusalén, desde donde criticó a Teherán.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.