EL MUNDO › ACORRALADO, RENUNCIó EL MINISTRO DE JUSTICIA JAPONéS

Echado por nexos mafiosos

Sospechado de recibir dinero desde el extranjero y por haber mantenido en el pasado vínculos con la mafia nipona, conocida como Yakuza, Keishu Tanaka, de 74 años, se vio obligado a abandonar su cargo en medio de una ola de críticas.

A tres días de haberse negado a renunciar, y a tres semanas de entrar en funciones, el ministro de Justicia de Japón presentó su dimisión, acorralado por una serie de escándalos, sospechado de recibir dinero desde el extranjero y por haber mantenido en el pasado vínculos con la mafia nipona, conocida como Yakuza. Keishu Tanaka, de 74 años, se vio obligado a abandonar su cargo en medio de una ola de críticas tras haber admitido el 12 de octubre que contribuyó a organizar un matrimonio para un miembro de la Yakuza, hace 30 años, y que también asistió a una fiesta ofrecida por un líder de una banda de esa organización criminal. En su momento, Tanaka se negó a renunciar alegando que ignoraba que se tratase de bandas mafiosas, según informó el canal de TV NHK.

El escándalo fue destapado por una revista, pero el hasta ayer titular de la cartera de Justicia ya estaba siendo cuestionado por recibir dinero del exterior. Según detalló NHK, una fracción del oficialista Partido Democrático que él lideraba había recibido entre 2006 y 2009 cerca de 420.000 yenes (unos 25.000 pesos argentinos) en donaciones políticas de una empresa manejada por un ciudadano extranjero.

La ley de financiación de partidos políticos de Japón prohíbe ese tipo de donaciones, para impedir la influencia de potencias extranjeras en la política japonesa. Desde su oficina indicaron que el funcionario había devuelto todo el dinero. Eso no consiguió amainar las críticas, que la semana pasada aumentaron cuando se ausentó de un panel de deliberaciones de la Cámara alta. Sus detractores señalaron que Tanaka quiso eludir preguntas. El pasado viernes no acudió a la reunión de gabinete. Como excusa, dijo que padecía dolores de pecho y pulso irregular y fue hospitalizado para controles médicos ese mismo día hasta que le dieron el alta anteayer.

Tras aceptar la dimisión de su ministro, el jefe del gobierno japonés, Yoshihiko Noda, se consideró responsable de haber elegido a un ministro que no ha sido capaz de cumplir sus obligaciones, al tiempo que señaló que su gabinete trabajará duro para investigar la denuncia que pesa sobre Tanaka. Esta renuncia supone un nuevo revés para el gobierno de Noda, al que la oposición presiona para que convoque a elecciones anticipadas. Algunos analistas, citados por la agencia china Xinhua, pronosticaron una posible expulsión del primer ministro por parte de su propio partido, porque su gabinete tiene tan poco apoyo popular que hasta sería difícil disolver la Cámara baja.

El vocero del Ejecutivo japonés, Osamu Fujimura, salió en defensa del jefe de gobierno y aseguró que la renuncia de Tanaka se debe principalmente a un problema de salud que “está más allá del control de nadie”, al tiempo que indicó que pronto se designará a un sustituto. A su vez, agregó que Tanaka esperó los resultados del examen médico para dejar su cargo y que aceptó la renuncia “aunque lo lamentaba”. Indicó además que Tanaka había exigido una retractación de la revista que destapó el escándalo y minimizó la importancia de la cuestión de los fondos extranjeros.

La caída del titular de Justicia es la segunda de un ministro del gobierno de Noda desde que éste asumiera el poder en septiembre del año pasado, después de la renuncia del titular de Economía, Yoshiro Hachiro, en ese mismo mes. Tanaka ocupaba también el puesto de ministro de Estado y estaba a cargo de todo lo relacionado con el secuestro de ciudadanos japoneses por Corea del Norte en la década de 1970 y 1980.

El hasta ahora responsable de Justicia había asumido su cargo hace 23 días en una amplia remodelación del gobierno con la que el primer ministro buscó reforzar su alicaída popularidad, la tercera reestructuración desde que Noda llegó al poder. Keishu Tanaka había reemplazado al veterano Makoto Taki, también de 74 años, y era el cuarto ministro al frente de Justicia dentro del gobierno de Noda.

Según los resultados de la última encuesta publicada anteayer por el Asahi Shimbun (Diario de Oriente), la tasa de desaprobación pública del gobierno trepó al 59 por ciento y la de aprobación cayó al 23 por ciento, informó la agencia china Xinhua. El 36 por ciento de los encuestados declaró que si hoy hubiera elecciones de diputados votaría por el principal partido opositor, el Partido Liberal Democrático (PLD), y sólo un 13 por ciento lo haría por el Partido Democrático del Japón (PDJ) del primer ministro Yoshihiko Noda.

Según un funcionario del gobernante PDJ, citado por Xinhua, no es posible disolver la Cámara baja con tan poco apoyo, y puntualizó que la última renovación del gabinete, concretada el 1º de octubre, había sido un fracaso. Los encuestadores coinciden en que en las próximas elecciones generales es probable que el PDJ sea derrotado. En el caso de que se vean forzados a renunciar por el escándalo, según analistas citados por Xinhua, los actuales ministros podrían fracasar en el intento de ser reelectos como ministros de la oposición. Un asesor de Noda, citado por el diario Asahi Shimbun, afirmó que “el gabinete podría verse forzado a renunciar en masa antes de que Noda pueda disolver la Cámara baja”.

Compartir: 

Twitter
 

Tanaka admitió que había ayudado a organizar el matrimonio de un miembro de la Yakuza.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.