EL MUNDO › LOS TESTIGOS COMPLICAN A URDANGARIN

Yerno sin coronita

Un ex apoderado y amigo íntimo de Iñaki Urdangarín y dos empresarios implicados en el caso de corrupción Nóos declararon ante la Justicia y complicaron más al yerno del rey de España, quien podría afrontar una pena de 17 años de prisión. El juez de Palma de Mallorca José Castro interrogó en calidad de imputado a Mario Sorribas, amigo personal de los duques de Palma y apoderado de la empresa Aizóon, cuya propiedad comparten al 50 por ciento Urdangarín y su esposa, la infanta Cristina. No es el único caso que toca a la corona. Según publicó el diario Público de España, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu citó como imputados a 12 empresarios y tres familiares del rey Juan Carlos, por participar presuntamente en el blanqueo de capitales que realizaba la trama china dirigida por el empresario Gao Ping a través de cuentas bancarias en Suiza, informaron fuentes jurídicas.

Urdangarín y su ex socio Diego Torres habrían desviado a Aizóon parte de los seis millones de euros que se apropiaron a través de la Fundación Nóos, entidad supuestamente sin fines de lucro que obtuvo contratos sin que mediara licitación de los gobiernos balear y valenciano, en manos del Partido Popular (PP). Según fuentes judiciales, Sorribas aseguró ante el juez que él era el único trabajador en Aizóon y el resto eran empleados fantasmas. Además, afirmó que Urdangarín y Torres siguieron gestionando las actividades vinculadas con la Fundación Nóos hasta mucho después de 2006, cuando la Casa Real le ordenó al duque que dejara los negocios que compartía con su ex socio. También reconoció que los gestores de la candidatura olímpica de Madrid 2016 le pagaron más de 100.000 euros a la fundación Cultura y Deporte –sucesora de Nóos–, y que no se hizo ningún trabajo más que actividades de lobby.

Sorribas cambia así su propia versión inicial de los hechos y se distancia de su ex jefe y amigo, ya que, entre otras cosas, Urdangarín sostuvo que Aizóon contaba con una veintena de trabajadores y que por ello obtenía beneficios fiscales. El juez también tomó declaración a Miguel Zorío, empresario que facilitó los contratos de Nóos con la administración valenciana, quien afirmó que Urdangarín ordenó manipular una factura para cobrar más de 240.000 euros. Zorío explicó que el duque de Palma pidió que se cambiara el concepto de una factura que el gobierno valenciano se negaba a pagar porque no tenía relación con el fallido proyecto de los Juegos Europeos, según detalló la emisora Cadena Ser.

Entre los imputados en el blanqueo de capitales dirigido por el empresario chino, a quienes se atribuye delitos contra la Hacienda pública y cooperación para el blanqueo de capitales, se encuentran el constructor Antonio Banús Ferré, el industrial Enrique Ortega y tres parientes lejanas del monarca español: María Margarita Borbón Dos Sicilias Lubomiska, su hermana María Inmaculada y la hija de ésta, María Ilia García de Sáez.

Compartir: 

Twitter
 

Iñaki Urdangarín, más complicado.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.