EL MUNDO › RUPTURA TOTAL DE RELACIONES

Egipto vs. Siria

El presidente egipcio, Mohammed Mursi, anunció la ruptura total de las relaciones diplomáticas con Siria. Al mismo tiempo, el mandatario exigió la salida inmediata de Siria de los milicianos del movimiento chiíta libanés Hezbolá, aliado del presidente sirio Bashar al Assad. “Decidimos romper totalmente las relaciones con Siria y con el actual régimen sirio. Decidimos cerrar la embajada siria en El Cairo. También se va a retirar al embajador egipcio de El Cairo”, informó Mursi.

El presidente egipcio hizo el anuncio en el marco de una conferencia de apoyo a la insurgencia siria que intenta derrocar con las armas a Al Assad, informó el diario estatal egipcio Al Ahram. De esta manera el mandatario egipcio y líder de la poderosa organización islamista Hermanos Musulmanes se involucró públicamente en el conflicto sirio que ya lleva más de dos años, 93.000 muertos, 1,5 millones de refugiados y más de 2,5 millones de desplazados internos, según cifras de la ONU.

Mursi y los Hermanos Musulmanes pertenecen a la rama sunita del islam, al igual que la mayoría de la población siria y de la heterogénea oposición armada que pelea para derrocar a Al Assad y tomar el poder. Por eso, en su discurso, Mursi fue especialmente duro con Hezbolá, el partido y milicia libanesa que nació como un movimiento de resistencia nacional durante la invasión de Israel en 1982 y luego terminó insertándose en la vida política del país como un partido político, pero sin deponer nunca las armas.

En el último mes, la dirigencia de Hezbolá confirmó su participación, en apoyo del gobierno de Al Assad, en los combates y los enfrentamientos armados dentro de Siria. Por eso hoy Mursi no dudó en atacar directamente al movimiento chiita. “Estamos en contra de Hezbolá y su agresión contra el pueblo sirio. Hezbolá debe abandonar Siria y estas palabras son en serio. No hay lugar ni espacio para Hezbolá en Siria”, advirtió.

En su discurso, el mandatario egipcio también se sumó a los pedidos de intervención internacional de los otros Estados sunnitas que apoyan a la insurgencia siria, entre ellos las monarquías conservadores de Arabia Saudita y Qatar, y Turquía. En concreto, Mursi apoyó la creación de una no fly zone, es decir, una zona áerea por donde está prohibido volar y así garantizar el cese de bombardeos aéreos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.