EL MUNDO › LLAMADA AL DIALOGO TRAS UNA SEMANA DE PROTESTAS ESTUDIANTILES Y VIOLENTA REPRESION

El alcalde de San Pablo pide tregua

Busca mostrar una imagen diferente a la del gobernador Geraldo Alckmin, cuestionado por la represión policial a los manifestantes.

El alcalde de la ciudad brasileña de San Pablo, Fernando Haddad, convocó al movimiento que encabeza las protestas para acordar el aumento tarifario. El anuncio lo hizo el propio Haddad, que, según la prensa local, recibió presiones del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) para buscar el diálogo y mostrar una imagen diferente a la del gobernador del estado de San Pablo, Geraldo Alckmin, cuestionado por la represión policial a una manifestación el jueves pasado. El Movimiento Passe Livre (MPL) es una agrupación que lucha desde 2003 por la tarifa cero en los transportes públicos de Brasil. Tras la represión del jueves pasado en el centro de San Pablo contra unos 10.000 manifestantes, el movimiento convocó a una marcha para el lunes en el barrio de Pinheiros, zona este de la ciudad.

MPL se opone a los aumentos del transporte de trenes y metro dispuestos por el gobernador Alckmin y al del autobús hecho por el alcalde Haddad. En declaraciones a la radio Estadao, Haddad negó que pueda dar marcha atrás al aumento de tarifas del autobús municipal por cuestiones presupuestarias. Se espera que de la reunión participe también el Consejo de la Ciudad, compuesto por 136 representantes de la sociedad civil, movimientos sociales y empresarios, y que Haddad desglose los precios, la evolución de los gastos y los planes para mejorar la calidad del sistema, según informó el diario O Globo.

Sin embargo, la ola de manifestaciones se expandió a otras ciudades del país. En Río de Janeiro, una de las sedes de la Copa Confederaciones y puerta de entrada de turistas al país, una nueva protesta contra el alza del precio del boleto de ómnibus reunió a más de 2000 personas, en su mayoría jóvenes estudiantes. Los manifestantes bloquearon la céntrica avenida Río Branco e incendiaron varios tachos de basura. La policía disparó bombas de humo para dispersar a la multitud y los bomberos fueron activados para apagar el fuego. Un joven manifestante recibió una pedrada en la cabeza, y un policía también fue herido. La protesta, que provocó el cierre de varias estaciones de metro en el centro de Río, fue convocada para exigir la reducción del precio del pasaje de ómnibus, que subió de 2,75 a 2,95 reales. En San Pablo, que no es una de las seis sedes de este torneo pero sí de la Copa del Mundo en un año, más de 5000 personas marcharon en el corazón de la ciudad, en la cuarta manifestación contra el alza de 7 por ciento de los boletos de autobús, metro y tren. Más de 160 personas fueron detenidas, según el balance policial. La prensa local da cuenta de al menos 55 heridos.

La policía militar, armada hasta los dientes en un gran despliegue de fuerza, dispersó finalmente a los manifestantes cuando llegaban a la Avenida Paulista, con balines de goma y bombas de humo y de gas lacrimógeno. El diario Folha de São Paulo informó que siete periodistas de su equipo fueron heridos, incluidos dos que recibieron balas de goma en el rostro. Por su parte, el secretario de Seguridad Pública, Fernando Grella Vieira, anunció la apertura de una investigación por la represión del jueves, que dejaron heridos, incluidos periodistas, y 137 detenidos. Las marchas se replicaron en Porto Alegre y Río de Janeiro, donde también hubo disturbios, pero de menor intensidad. Las protestas tienen lugar en momentos que Brasil atraviesa un débil crecimiento y un alza de la inflación, que han provocado una caída en la popularidad del gobierno de Dilma Rousseff.

Compartir: 

Twitter
 

Estudiantes dispersados por la Policía Militar el jueves durante la protesta en las calles de San Pablo.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.