EL MUNDO › LA CASA BLANCA INTERCEPTó MENSAJES DE LA RED AL QAIDA Y TOMó MEDIDAS DE SEGURIDAD

En alerta, EE.UU. cerró 22 embajadas

El cierre de las sedes diplomáticas en Medio Oriente y Africa fue ordenado después de que los servicios secretos conocieran comunicaciones entre líderes de Al Qaida en las que debatían planes para realizar atentados en la región.

Las unidades militares de Estados Unidos se encuentran en alerta máxima en Medio Oriente por la amenaza de posibles atentados terroristas en países musulmanes, informó ayer la cadena de televisión CNN en base a una fuente del gobierno de Barack Obama. Washington mantuvo cerradas veintidós embajadas y consulados en el mundo árabe, la mayoría en Medio Oriente y el norte de Africa, y anunció que diecinueve permanecerán igual hasta el próximo sábado, ante las amenazas de posibles ataques de Al Qaida.

El cierre de las sedes diplomáticas en Egipto, Yemen, Kuwait y Arabia Saudita fue ordenado después de que los servicios secretos interceptaran comunicaciones entre líderes de Al Qaida en las que debatían planes para realizar atentados en la región. En los mensajes interceptados, los dirigentes de la red de Bin Laden hablaban de la preparación de atentados contra intereses norteamericanos desde Mauritania hasta Bangladesh, pasando por el norte de Africa, Medio Oriente y la zona del Golfo Pérsico, informó el diario The New York Times. Según advirtieron varios senadores, se trata de las amenazas “más serias” de los últimos años.

El secretario de Defensa, Chuck Hagel, se reunió con expertos del Pentágono para establecer qué unidades podían intervenir en el caso de que se produjera un ataque contra instalaciones estadounidenses. Estas unidades están listas para actuar en un nivel de disposición bastante alto, sólo alcanzado un puñado de veces el año pasado, dijo el vocero citado, del que no trascendió su nombre. Sin embargo, la fuente no especificó de qué unidades se trata. Otros dos funcionarios del gobierno señalaron a CNN que la Marina había ordenado la semana pasada a los barcos anfibios que se encuentran en el Mar Rojo que se acercaran a Yemen.

La seguridad en torno de la embajada norteamericana en la capital de Yemen, Sanaa, fue aumentada de forma significativa. “La amenaza parece mucho peor de lo que ha sido durante mucho tiempo”, dijo a CNN un responsable de seguridad estadounidense destinado en Yemen. Por su parte, las autoridades del aeropuerto de El Cairo se encuentran en alerta por la posible llegada de extremistas que escaparon recientemente de prisiones en Irak, Libia y Pakistán.

El New York Times recordó que es muy poco habitual que Estados Unidos logre acceder a discusiones entre altos mandos operativos de Al Qaida sobre la preparación de atentados, ya sea a través de informantes, de correos electrónicos interceptados o del espionaje de llamadas telefónicas. Inmediatamente después de la captación y análisis de los últimos mensajes, según las fuentes citadas por el diario neoyorquino, altos responsables de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), del Departamento de Estado y de la Casa Blanca asumieron la importancia del caso e informaron confidencialmente sobre estos hechos a determinados miembros del Congreso de Estados Unidos.

“Esto es mucho más que las charlas habituales”, reveló un alto responsable estadounidense, sin más detalles. Los portavoces del Departamento de Estado y de la CIA no quisieron pronunciarse sobre estas intercepciones de mensajes. La captación de estos mensajes coincidió con la emisión de un discurso del líder de Al Qaida, Ayman al Zawahri, difundido el martes por varios foros yihadistas, en el que convocaba a los musulmanes a atentar contra los intereses de Estados Unidos en respuesta a sus acciones militares en países islámicos y a los ataques con aviones no tripulados –drones– en Pakistán y Yemen, según informó el Grupo de Inteligencia SITE, que supervisa los comunicados islamistas.

Fuentes de seguridad dijeron a la prensa que tras las duras críticas recibidas por no haber podido impedir los ataques contra el consulado en Bengazi, el Departamento de Estado decidió difundir las amenazas a la seguridad y emitir alertas a la población cada vez que haya indicios creíbles de posibles atentados. El período de la alerta y del cierre de las embajadas coincide, además, con el final del ayuno de los musulmanes, el Ramadán, y la aproximación del decimotercer aniversario de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos y del primer aniversario del ataque al consulado de Benghazi, en el que murieron cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador, Christopher Stevens.

Compartir: 

Twitter
 

La embajada estadounidense en Egipto se mantuvo cerrada.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.