EL MUNDO › EN ESPAñA, UNA HUELGA DE EMPLEADOS DE LIMPIEZA JAQUEA A LA ALCALDESA DE MADRID

Botella hundida en medio de un basural

La falta de consenso entre trabajadores y empresarios, luego de que se anunciara más de un millar de despidos en el sector, dejó mal parada a una regidora que no fue elegida en las urnas.

La huelga impulsada por los empleados de limpieza en Madrid puso a la acaldesa Ana Botella, del gobernante Partido Popular de Mariano Rajoy, contra las cuerdas. La falta de consenso entre trabajadores y empresarios, luego de que se anunciaran más de un millar de despidos en el sector, dejó en jaque a una regidora que no fue elegida en las urnas y que llegó al Ayuntamiento, hace dos años, cuando el anterior alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, fue nombrado ministro de Justicia. Acorralada por las montañas de basura que comienzan a formarse en las calles de la capital española, Botella lanzó un ultimátum ayer: dio dos días de plazo a las empresas y sindicatos para que alcancen un acuerdo que termine con el conflicto, que ya lleva nueve días. Botella, esposa del ex presidente del gobierno español José María Aznar, se juega en la gestión de este conflicto su futuro político, a dos años de las elecciones municipales y tras la derrota de la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de 2020.

La alcaldesa dijo que, en caso de que no se llegue a un acuerdo en 48 horas, pondrá en manos de la fiscalía la complicada situación creada por la huelga salvaje, como la denominó, y encargará a la compañía pública Tragsa la limpieza de la ciudad mientras persista el conflicto laboral. Los trabajadores se declararon en huelga en protesta por los planes de las tres empresas concesionarias de despedir a más de 1100 empleados de los 6000 que trabajan en el servicio de limpieza y mantenimiento de jardines de Madrid. Botella aseguró además que la opción de encargar a la empresa Tragsa –participada por el Estado– no costará nada de dinero a las arcas municipales.

Los servicios de Tragsa se mantendrían tanto tiempo como dure el conflicto y los costos correrán por cuenta de las concesionarias de limpieza que se encuentran en huelga (OHL-Ascan, FCC-Servicios Ciudadanos y Sacyr), que, según Botella, son las obligadas a cumplir los servicios mínimos. La alcaldesa de Madrid manifestó que ya había notificado formalmente a las empresas que no cumplen los servicios mínimos, y que lo hizo una vez transcurrido –según dijo– un plazo prudencial para un acuerdo.

“Madrid no puede esperar más a que se pongan de acuerdo”, destacó la funcionaria del PP y descartó pedir cualquier tipo de ayuda al Ministerio de Defensa para que el ejército colabore en la limpieza, puesto que, según señaló, no existe un riesgo para la salud de los ciudadanos por la falta de recolección de basura en las calles. En línea con los expresado por Botella, la ministra de Salud española, Ana Mato, aseguró ayer, consultada por periodistas, que los habitantes de Madrid no se encuentras expuestos a un peligro de salud. Al menos 16 personas fueron detenidas en los primeros ocho días de la huelga; más de un centenar de contenedores y papeleras fueron dañados, así como también vehículos particulares y de las empresas de la limpieza, según informó la policía.

Vecinos y comerciantes llevan días pidiendo a la alcaldesa que medie en el conflicto para evitar que la basura continúe acumulándose en las calles y plazas de la capital, formando una alfombra de suciedad y desperdicios. Los medios españoles, por su parte, hablan también de presiones dentro de su propio partido. Hacia afuera, el PP descartó esa versión a través de un comunicado en el que brindó ayer su apoyo a Botella, que prefirió no hablar del tema.

La esposa de Aznar se muestra esquiva a la hora de pronunciarse sobre su candidatura al Ayuntamiento de Madrid en 2015. Asegura que trabajar en la capital española, en momentos tan difíciles y con un plan de ajuste para pagar la deuda de la ciudad, le representa un reto. Botella se había limitado a exigir a las empresas el cumplimiento de los servicios mínimos de limpieza pactados, que alcanzan al 40 por ciento de la actividad. Se manifestó, en ese sentido, hace unos días, de forma verbal, y volvió a repetirlo ayer a través de un requerimiento formal por escrito.

También amenazó a las empresas adjudicatarias con hacerles descuentos por los servicios que no prestaran. Pero la basura continúa sembrando el centro de la capital, la zona más transitada y fotografiada por los turistas. En su discurso, Botella alude una y otra vez a lo que da en llamar la vandalización de una “huelga salvaje” que dejó decenas de contenedores quemados y varios detenidos en la ciudad.

¿Y qué dice la alcaldesa a los vecinos de Madrid? “Les agradezco su colaboración. Nosotros hemos actuado conforme a un plan y pensando que todo el mundo cumple la ley. El derecho de huelga es legal, pero conforme a ciertas condiciones”, apuntó Botella. La capital de España no pasa por su mejor momento, con una deuda que asciende a 6000 millones de euros (8000 millones de dólares). La tercera derrota consecutiva para organizar los Juegos Olímpicos de 2020, el traspaso del liderazgo del aeropuerto de Madrid-Barajas al de Barcelona y el descenso del número de turistas ponen al Ayuntamiento de Madrid en un lugar incómodo.

Compartir: 

Twitter
 

La basura se acumula en el centro de Madrid.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.