EL MUNDO › TERCERA VISITA A LA CASA BLANCA Y ADVERTENCIA DE PEKIN

Obama recibió al Dalai Lama

No hubo foto ni conferencia de prensa, pero igual fue un gesto de apoyo a la defensa de los DD.HH. en China.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió ayer con el exiliado líder espiritual tibetano Dalai Lama, en una señal de preocupación por el historial de derechos humanos de China, y pese a las advertencias de Pekín de que la visita podría “dañar seriamente” las relaciones con Washington. La reunión privada habría durado alrededor de una hora y Obama recibió al Dalai Lama mientras éste está en una gira por Estados Unidos. La reunión se llevó a cabo sin la presencia de los fotógrafos, y a diferencia de otras visitas previas, el laureado Premio Nobel se retiró de la Casa Blanca sin hablar con los periodistas.

Obama reiteró su respaldo por la religión y las tradiciones culturales y lingüísticas únicas del Tíbet y los derechos humanos de los tibetanos, dijo la Casa Blanca en un comunicado. “El presidente remarcó que alienta el diálogo directo para resolver las diferencias y que un diálogo que produzca resultados sería positivo para China y los tibetanos”, sostuvo el comunicado. Obama también destacó que no respalda la independencia del Tíbet de China, mientras que el Dalai Lama sostuvo que eso no es lo que se busca, agregó la Casa Blanca.

Esta es la tercera vez que Obama se reúne con el Dalai Lama, al que la Casa Blanca califica como “un religioso de prestigio internacional y un líder cultural”. Los encuentros anteriores fueron en febrero del 2010 y julio del 2011. Con el aparente propósito de atenuar la preocupación de Pekín, el presidente estadounidense organizó el encuentro en la Sala de Mapas de la Casa Blanca y no en el famoso Salón Oval, reservado a los jefes de Estado y de gobierno extranjeros.

China llama al Dalai Lama un “lobo con piel de cordero” que trata de utilizar métodos violentos para establecer un Tíbet independiente. El Dalai Lama, que huyó a la India después de un levantamiento fallido en 1959, sostiene que sólo quiere una verdadera autonomía para el Tíbet y niega defender la violencia.

Grupos de derechos humanos dicen que Pekín pisotea los derechos religiosos, culturales y lingüísticos de los tibetanos y hace cumplir sus leyes usando métodos brutales. La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), Caitlin Hayden, destacó antes de la reunión que, a pesar de que Estados Unidos defiende “firmemente los derechos humanos y la libertad religiosa en China”, reconoce que el Tíbet forma “parte de la República Popular China”. “Pero estamos preocupados por las continuas tensiones y el deterioro de la situación de los derechos humanos en las zonas tibetanas de China”, dijo Hayden antes de la reunión.

La cita se anunció con poco despliegue la noche antes de que ocurriera, pero provocó una severa reprimenda del gobierno chino. “El acuerdo de Estados Unidos para que su líder se reúna con el Dalai sería una interferencia grosera en los asuntos internos de China y una grave violación de las normas de las relaciones internacionales”, dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, en un comunicado. “Dañará seriamente las relaciones. Instamos a Estados Unidos a tomar las preocupaciones de China con seriedad”, agregó.

El Dalai Lama declaró que el encuentro constituye “un mensaje fuerte” para los tibetanos. “Esto envía un mensaje muy fuerte a los tibetanos en el interior del país, porque esto les da esperanzas de que su voz será escuchada, incluso por la persona más poderosa del mundo”, declaró Lobsang Sangay tras la reunión entre Obama y el líder espiritual tibetano en el exilio. Sangay, quien fue elegido para el cargo en 2011 después de que el Dalai Lama dijera que se retiraba de sus funciones políticas, afirmó que el presidente estadounidense le preguntó al Dalai Lama por la situación de los derechos humanos de los tibetanos que viven bajo las leyes chinas.

Sangay dijo que el Dalai Lama le comentó a Obama que estaba comprometido con el “camino del medio” en el sentido de buscar pacíficamente una mayor autonomía del Tíbet dentro de China.

“El respeto expresado por el presidente Obama a su santidad significa mucho para los tibetanos en todo el mundo, pero particularmente en el interior de Tíbet”, dijo el líder espiritual tibetano. Ambos líderes dijeron que esperaban resumir las coversaciones entre Beijing y los representantes del Dalai Lama.

Compartir: 

Twitter
 

Antes de la cumbre, el Dalai Lama en Washington.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.