EL MUNDO › ENTRE LOS CANDIDATOS TAMBIEN FIGURA EL PRESIDENTE RUSO VLADIMIR PUTIN

Francisco, candidato al Nobel

El director del Instituto Nobel de Oslo, Geir Lundestad, presentó una lista con 278 nombres preseleccionados. La candidatura se conoce días antes de que Jorge Bergoglio cumpla el primer aniversario de su papado.

El papa Francisco fue postulado como candidato a recibir el Premio Nobel de la Paz, según anunció el director del Instituto Nobel de Oslo, Geir Lundestad, al presentar la lista de los 278 nombres elegidos. La candidatura se conoce días antes de que Jorge Bergoglio cumpla, el próximo 13 de marzo, el primer aniversario de su pontificado. La comisión Nobel reducirá la lista a una docena de nombres antes de fines de abril y finalmente el elegido será anunciado el 10 de octubre en Oslo. El papa Francisco expresó que pintarlo “como si fuese una especie de Superman, una especie de estrella” le resulta ofensivo, dijo que es una persona normal que ríe, llora, duerme tranquilo y tiene amigos como todos, y rechazó una cierta mitología sobre su persona. Así lo expresó en una entrevista exclusiva publicada ayer por el diario Corriere della Sera, en Italia.

Entre los candidatos al Nobel también se encuentra el presidente ruso, Vladimir Putin, una postulación que podría traer polémica, ya que si bien fue elegido por su rol en la crisis siria, actualmente atraviesa un conflicto con Ucrania que podría desatar una guerra en Crimea. El papa argentino también jugó un rol central en la crisis siria con varias acciones que, según especialistas internacionales, ayudaron a frenar la intervención militar de los Estados Unidos en el conflicto. En septiembre del año pasado, Francisco le envió a Putin una carta, al comienzo de la cumbre del G-20 que se desarrolló en Rusia, en la que le decía enfáticamente que la opción militar no era la solución para el conflicto en Siria, tal como aseguraba Estados Unidos en ese momento.

Ese mismo mes, Francisco encabezó en la plaza San Pedro una conmovedora jornada de oración y ayuno por la paz en Siria, que se replicó –con celebraciones y rezos– en todo el mundo, y en la que se pidió por la no intervención militar en la región. Desde entonces, son constantes tanto en sus mensajes públicos como en las entrevistas que mantiene con distintos mandatarios del mundo los llamamientos de Francisco a que con urgencia cese la violencia y se emprenda un camino de reconciliación, de concordia y de reconstrucción en Siria. A fines de año, el presidente sirio, Bashar al Assad, le envió a Francisco un mensaje con palabras de agradecimiento por la postura clara contra las agresiones en su país.

En la entrevista con el Corriere della Sera, el Papa dijo que le gusta estar entre la gente, junto a los que sufren, andar por las parroquias, y rechazó las interpretaciones ideológicas. “Cuando se dice, por ejemplo, que salgo de noche del Vaticano para ir a darles de comer a los mendigos de Via Ottaviano. Jamás se me ocurriría. Sigmund Freud decía, si no me equivoco, que en toda idealización hay una agresión”, reveló dando por tierra los rumores que lo ubicaban saliendo del Vaticano por las noches.

La entrevista fue realizada por el director del Corriere della Sera, Ferruccio de Bortoli, quien desde 2009 está al frente del prestigioso diario milanés y también lo dirigió entre 1997 y 2004. La nota incluye algunas opiniones ya conocidas del papa argentino, pero agrega algunos detalles iné-ditos, como –por ejemplo– los contactos fluidos y un intercambio de cartas con el presidente de China, Xi Jinping.

A poco de cumplir su primer año de pontificado, Francisco dijo que en marzo pasado no tenía ningún proyecto para cambiar la Iglesia. “No me esperaba, por decirlo de alguna manera, esta transferencia de diócesis –confesó–. Empecé a gobernar buscando poner en práctica todo lo que había surgido en el debate entre los cardenales de las diversas congregaciones. Y en mis acciones espero contar con la inspiración del Señor”, contó.

Además volvió a manifestar que no le molestó que lo acusaran de marxista, sobre todo en Estados Unidos, tras la publicación de “Evangelii Gaudium” y, aunque aclaró que nunca compartió la ideología marxista, porque según él es falsa, conoció a muchas personas buenas que profesaban el marxismo.

Sobre los desafíos que enfrenta la familia actualmente, el Papa dijo que atraviesa una crisis muy seria y agregó que es difícil formar una familia. “Los jóvenes ya no se casan –se lamentó Francisco–. Hay muchas familias separadas, cuyo proyecto de vida común fracasó. Los hijos sufren mucho. Y nosotros tenemos que dar una respuesta.”

En relación con el sínodo de octubre, que analizará la cuestión de las familias, Francisco dijo que la Iglesia debe evitar quedarse en la superficie del tema. Según Francisco, la tentación de resolver los problemas desde la casuística es un error, una simplificación de cosas profundas. También expresó que a la luz de esa reflexión profunda podrán afrontarse seriamente las situaciones particulares, también la de los divorciados.

Cuando fue consultado sobre la Argentina, Francisco aseveró que no siente nostalgia por el país, aunque reconoce que querría venir a visitar a su hermana, que “está enferma y es la única que queda de nosotros cinco”. “Me gustaría verla, pero eso no justifica un viaje a la Argentina: la llamo por teléfono y con eso alcanza. No tengo pensado ir antes de 2016, porque en América latina ya estuve cuando fui a Río. Ahora tengo que ir a Tierra Santa, a Asia y después a Africa”, detalló.

El Premio Nobel es otorgado por un comité con sede en Noruega y sus miembros son libres e independientes, pero la Fundación Nobel está encargada de garantizar que sus distintos comités, entre ellos el de la Paz, respeten las disposiciones del testamento dejado por Alfred Nobel, el empresario industrial sueco que murió en 1896.

Compartir: 

Twitter
 

El papa Francisco está en la lista de candidatos al Nobel.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.