EL MUNDO › LA COALICION ARABE BOMBARDEO EL CENTRO DE LA CAPITAL, SANA

Amplían la ofensiva en Yemen

Pese a los pedidos de Rusia y la Cruz Roja de una pausa en la campaña militar para asistir a los civiles, la coalición liderada por Arabia Saudita mantuvo los combates y los bombardeos contra los milicianos hutíes.

La coalición árabe liderada por Arabia Saudita que lucha contra los rebeldes hutíes en Yemen amplió ayer su ofensiva sobre posiciones de ese movimiento chiíta y bombardeó por primera vez el centro y los barrios residenciales de la capital Saná. Entre tanto, Rusia pidió ante la ONU una pausa en la campaña de bombardeos en Yemen, debido a la crítica situación humanitaria que atraviesa ese país. Un reclamo que reiteró la Cruz Roja.

El pasado 26 de marzo, la coalición árabe inició una ofensiva militar en Yemen contra los hutíes, pero se había limitado a bombardear la periferia de la capital, nunca hasta ahora el interior de la urbe. La campaña militar, al parecer, frenó el avance de la milicia chiíta apoyada por Irán. Los rebeldes quieren apoderarse de Adén, gran ciudad del sur, tras haber tomado Saná y regiones del norte y sur del país.

En el campo de batalla, los milicianos se enfrentan a la resistencia de “comités populares”, una fuerza paramilitar que apoya al presidente Abd Rabo Mansur Hadi quien, ante el avance de los hutíes, tuvo que abandonar su feudo de Adén para refugiarse en Arabia Saudita. Ayer, Jaled Bahah, el primer ministro yemenita que tuvo que dimitir ante la ofensiva rebelde, se unió a Hadi en Riad para iniciar una gira por la región.

Entre tanto, en Nueva York, Rusia presentó en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que pide una pausa humanitaria de los bombardeos para permitir sacar a los extranjeros del país. Dina Kawar, embajadora de Jordania que preside el Consejo, indicó, tras la reunión, que los miembros de esa instancia necesitan “tiempo para reflexionar” sobre la propuesta rusa. El embajador de Arabia Saudita no dijo, por su parte, si su país está dispuesto a detener los bombardeos.

Ante la gravedad de la crisis en Yemen, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) exigió una interrupción de los bombardeos durante 24 horas para poder atender a la población. En un comunicado el CICR denunció que, pese a intensos esfuerzos y repetidos contactos con “ambos bandos” durante la última semana, no ha sido aún posible llevar el personal y material sanitario necesario en la zona. Pero en Riad, el general de brigada Ahmed Assiri contestó que la ayuda humanitaria sólo se dará cuando las condiciones lo permitan. “La operación humanitaria forma parte de nuestro trabajo”, declaró. “No queremos abastecer a las milicias.”

Por su parte, el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, afirmó que la prioridad de su país, miembro de la coalición árabe, era asegurar la navegación por el mar Rojo y el estrecho de Bab el Mandeb, que separa Africa y la península Arábiga.

Los combates, que se concentran en Adén, han dejado “185 muertos y 1282 heridos”, entre ellos un “75 por ciento de civiles”, dijo el jefe del departamento de Salud, Al Jader Lasuar. Un balance parcial que no incluye a las víctimas rebeldes. Lasuar pidió a las organizaciones internacionales y a las monarquías del Golfo que participan en la operación militar Tormenta Decisiva que aporten asistencia médica de urgencia a los hospitales de Adén.

En Al Buraika, al noreste de esa ciudad, varios aviones de la coalición hicieron una segunda entrega de ayuda militar a las fuerzas leales a Hadi, dijeron fuentes de las milicias populares. Esa ayuda llegó en forma de cajas con material de visión nocturna, de comunicación y otro tipo de equipamiento militar. Mientras tanto, combatientes hutíes llegaron ayer a la ciudad de Al Mukala, capital de la provincia oriental de Hadramaut, controlada por los jihadistas de Al Qaida, dijeron residentes.

La coalición árabe bombardeó ayer varias instalaciones militares en manos de los rebeldes cerca de Saná y al norte de Adén, así como la base aérea de Al Anad en Lahj, en el sur del país, según testigos. Los milicianos hutíes y sus aliados lanzaron, por su parte, cohetes contra el barrio residencial de Al Moalla, cerca del puerto de Adén, dejando seis civiles muertos, incluido un niño, y 12 heridos, según testigos y una fuente médica.

Las organizaciones humanitarias están preocupadas por el creciente número de víctimas civiles en el conflicto –519 muertos según la ONU–, que arrancó con una ofensiva de los rebeldes contra Saná en 2014, oficialmente para exigir la dimisión del gobierno acusado de corrupción y oponerse a un proyecto de constitución que consideran injusto.

Ante la creciente inseguridad, Jordania anunció haber evacuado a 48 de sus ciudadanos de Yemen por vía terrestre, un día después de que decenas de egipcios abandonaran el país. Según el general Assiri, Rusia, India, Indonesia, Argelia y Pakistán ya sacaron a sus ciudadanos del país.

Las embajadas están cerradas en Saná desde que fuera tomada por los hutíes en enero. Los empleados extranjeros de la ONU y de empresas han sido repatriados.

Compartir: 

Twitter
 

Los combates, que se concentran en Adén, dejaron 185 muertos y 1282 heridos, según las autoridades.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.