EL MUNDO › OPINION

Una visita político-pastoral

 Por Washington Uranga

Francisco llegó ayer a La Habana e inicia hoy sus actividades formales con una misa multitudinaria en la Plaza de la Revolución, a la que también asistirá Cristina Fernández. Se espera que la Presidenta, que viajó especialmente, salude al Papa al término de la ceremonia pero no está prevista una reunión privada ante ambos. Será esta la séptima vez que se encuentren desde que el argentino asumió como papa hace poco más de dos años. Cuatro de esas ocasiones fueron audiencias privadas.

Jorge Bergoglio permanecerá en la isla hasta el próximo miércoles y si bien ninguna fuente oficial lo confirmó, muchos trascendidos indican que tendrá un encuentro con Fidel Castro. El vocero vaticano Federico Lombardi dijo que “con toda probabilidad es previsible que (el encuentro) vaya a suceder”. El Vatican Insider, un medio italiano que habitualmente maneja información de primera mano, afirmó citando “fuentes cercanas al entorno papal” que “el coloquio (...) lo solicitó el Vaticano y la diplomacia cubana dio su beneplácito”.

El martes 15 de septiembre el diario Granmma, del Partido Comunista Cubano, le dedicó la tapa al papa. En el editorial se señala que “escucharemos las palabras de Su Santidad con respeto y atención, mostrando que somos un pueblo educado y noble, que como digno anfitrión, le presentará su historia, cultura y tradiciones”. Y recuerda también que Cuba se encuentra “inmersa en el proceso de actualización de su modelo socioeconómico, comprometido en la defensa de la soberanía popular” para “preservar sus conquistas sociales y alcanzar el mayor bienestar para todos sin exclusiones”. El primer encuentro entre Fidel Castro y un papa ocurrió el 19 de noviembre de 1996 cuando el entonces presidente de Cuba fue recibido en el Vaticano por Juan Pablo II. Dos años después, Karol Wojtyla visitó Cuba y Castro estuvo presente en la misa en La Habana. Benedicto XVI estuvo en Cuba en marzo de 2012 y en esa ocasión también hubo un encuentro con Fidel Castro –quien para entonces ya no era presidente– que se celebró en la sede la nunciatura (embajada del Vaticano) en La Habana.

En 1997, hablando en Jamaica, Castro había dicho que “Cristo fue un gran revolucionario... Era un hombre cuya doctrina toda se consagró a los humildes, a los pobres, a combatir la humillación del ser humano. Yo diría que hay mucho de común entre el espíritu, la esencia de su prédica, y el socialismo”. En una introducción de 1998 para un libro que recogió las intervenciones de Juan Pablo II y Fidel Castro durante la visita del polaco a Cuba, Diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro, el entonces arzobispo Jorge Bergoglio admitió que “desde que en 1980 Fidel Castro propone ‘una alianza estratégica entre cristianos y marxistas’, no ha cesado en sus intentos por encontrar y demostrar convergencias o puntos de conexión entre el catolicismo y los postulados de la revolución”.

Frei Betto es un sacerdote católico brasileño, teólogo de la liberación, que tuvo gran acercamiento a la Revolución Cubana y permanente diálogo con Fidel. En mayo de 1985, el cubano y el brasileño se reunieron para conversar sobre religión y acerca de la experiencia personal del dirigente cubano sobre el tema. El encuentro dio lugar luego al libro Fidel y la religión. “Recuerdo esas horas de entrevista con mucha emoción”, dice Frei Betto. “Esa entrevista fue un regalo de Fidel al pueblo de Cuba, que es un pueblo que tiene profundas raíces religiosas, un pueblo creyente, un pueblo que vive los valores del Evangelio, de la solidaridad, el altruismo, la creencia de que es posible crear una civilización y que todos vivan con sus derechos, o lo que teológicamente decimos, que todos vivan como hijos de Dios”.

Guzmán Carriquiry, un laico uruguayo muy cercano a Bergoglio y que ocupa la vicepresidencia de la Comisión Pontificia para América Latina, dijo en un reportaje concedido a Vatican Insider que es “erróneo dar una lectura principalmente política al viaje de Francisco a Cuba y Estados Unidos” y sostuvo que el Papa “va a Cuba para abrazar el pueblo cubano en la caridad de Cristo, para confirmar a los fieles en la fe y para agradecer a la Iglesia de la isla por su fidelidad durante tiempos duros y difíciles que pertenecen al pasado”.

De hecho las autoridades de la Iglesia en Cuba admiten que hoy las relaciones con el gobierno de Raúl Castro son buenas. El principal interlocutor eclesiástico es el cardenal Jaime Ortega, un hombre en buena sintonía con Bergoglio. La Conferencia Episcopal cubana reaccionó rápidamente “con profunda satisfacción” al indulto de más de 3500 presos anunciado por el gobierno con motivo de la llegada de Francisco. Se sabe también que discretamente, pero sin pausa, el Estado cubano ha reintegrado a la Iglesia Católica templos, recintos religiosos, casas parroquiales, terreno y edificaciones que le pertenecían y que habían sido confiscados por el gobierno revolucionario.

Por otra parte la disidencia cubana solicitó también una entrevista con Francisco y las llamadas Damas de Blanco pidieron hablar con el Papa “para que sepa qué está pasando en Cuba”. Nada se conoce ni se ha confirmado sobre esta posible reunión. Pero, desde Miami, la vocera de las Damas de Blanco María Elena Alpizar dijo que es necesario que el Papa escuche directamente a los disidentes “porque su cardenal (Ortega) no le va a decir la verdad”. El portavoz vaticano Federico Lombardi manifestó antes de partir de Roma que el Papa “no tiene en su agenda” una reunión con los grupos disidentes.

En declaraciones periodísticas Carriquiry admitió “la mejoría de las relaciones entre la Santa Sede y Cuba”, respecto de las anteriores visitas pontificias, resaltó que “esta vez hay un papa latinoamericano” y subrayó “el reconocimiento que el presidente cubano, Raúl Castro, ha hecho por el aporte diplomático del Vaticano, un factor que refuerza aun más la autoridad y la esperanza que Francisco lleva consigo viajando a la isla”.

Durante los cuatro días que durará su visita además de La Habana el Papa visitará Holguín y Santiago de Cuba y celebrará tres misas de las que se anticipa participarán multitudes. Si bien apenas el cinco por ciento de los cubanos se declaran formalmente católicos en la actualidad, el pueblo cubano mantiene una tradición religiosa en la que predominan los cultos sincréticos de origen africano. La Iglesia, que ha tenido un peso político institucional importante en la historia del país, perdió esa ascendencia con la llegada de la revolución, con quien también libró duras batallas. Las relaciones se recompusieron a partir de Juan Pablo II y el catolicismo sigue teniendo influencia cultural sobre todo en los sectores dirigentes. También dirigentes políticos identificados con el proceso revolucionario muestran hoy apertura a lo religioso e incluso insinúan su regreso a filas del catolicismo del que alguna vez formaron parte ellos mismos o sus familias.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.