EL MUNDO › ENTRE UN MILITAR PROCESADO Y UNA DEFENSORA DE LOS DD.HH.

Una fórmula electoral impensada

En Perú, el candidato del oficialismo, Daniel Urresti, está acusado por un caso de violaciones a los derechos humanos. Su compañera para la vicepresidencia, Susana Villarán, es una dirigente de izquierda y ex alcaldesa de Lima.

 Por Carlos Noriega

Página/12 En Perú

Desde Lima

En las elecciones peruanas ya nada parece imposible. Los enemigos de ayer –como el ex presidente Alan García y la derechista Lourdes Flores– se convierten en aliados, y viceversa. Se arman las alianzas más impensadas. La última es la del general en retiro Daniel Urresti, ex ministro del Interior y procesado judicialmente por violaciones a los derechos humanos, y la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, hasta ayer una reconocida activista en la defensa de los derechos humanos. Ambos postularán por el oficialismo en las elecciones de abril de 2016: Urresti como candidato a la presidencia y Villarán como su vicepresidenta.

El candidato presidencial del oficialismo está siendo procesado por un tribunal por el asesinato del periodista Hugo Bustíos, ocurrido en noviembre de 1988, durante los años de la guerra interna que dejó cerca de 70 mil muertos y más de 15 mil desaparecidos. Bustíos, corresponsal en Ayacucho de la revista Caretas, fue asesinado por una patrulla militar cuando cubría información en un paraje rural de esa zona andina, epicentro de la guerra interna. El entonces capitán Daniel Urresti era el jefe de la inteligencia militar en la zona. Testimonios lo acusan de haber dirigido la patrulla militar que mató al periodista.

La prensa denunció en su momento el asesinato de Bustíos, pero, como era la norma en esos años, el crimen quedó en la impunidad. El asesinato del periodista se convirtió desde entonces en uno de los casos emblemáticos de violaciones a los derechos humanos. Pasaron cerca de veinte años para que el caso llegue a los tribunales. En el año 2007, dos militares, los mayores Víctor La Vera y Amador Vidal, fueron condenados a 17 y 15 años, respectivamente, pero solamente cuatro años después ambos salieron de prisión. Cuando todavía estaba en la cárcel, Vidal acusó ante la fiscalía a Urresti como uno de los autores del crimen del periodista. Vidal asegura que Urresti dirigió la patrulla que cometió el asesinato. Otros testimonios respaldan esa versión. Urresti lo niega. Como jefe de inteligencia, Urresti formaba parte del comando que ordenaba los operativos militares, como el que dio muerte al reportero. Con el testimonio del mayor Vidal comenzó la investigación judicial a Urresti. Esto mucho antes de que el hoy candidato presidencial ocupara el cargo de ministro del Interior, en julio de 2014, y se convirtiera en una figura política.

Durante el juicio a Urresti, la campesina Isabel Rodríguez no solamente testificó haberlo visto en la patrulla que mató al periodista, sino que lo acusó de haberla violado en dos ocasiones en esos años. La violación a las pobladoras de las zonas que ocupaban era una práctica extendida entre los militares. Mientras la campesina daba su relato entre sollozos ante el tribunal, Urresti reía y se burlaba de ella. Luego la acusó de terrorista. La prensa ha revelado testimonios que vinculan a Urresti con otros casos de violaciones a los derechos humanos en esos años que estuvo en Ayacucho.

Susana Villarán fue alcaldesa de Lima entre 2011 y 2014, cargo que obtuvo al ganar las elecciones encabezando una coalición de izquierda. Antes de eso, había sido secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos e integrante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Por su trayectoria en defensa de los derechos humanos, su aceptación de postular a la vicepresidencia secundando a un ex militar como Urresti, procesado judicialmente por el asesinato de un periodista y que ha atacado a los organismos de derechos humanos acusándolos de defender terroristas, ha sorprendido a todos y ha indignado a muchos, comenzando por los organismos de derechos humanos y los familiares de las víctimas.

Villarán, que también postulará al Congreso, ha justificado su respaldo a Urresti diciendo que confía en su inocencia. Los testimonios y evidencias parecen decir otra cosa. La familia del periodita Bustíos ha emitido un comunicado en el que señala que el apoyo de Villarán a la candidatura presidencial de Urresti “insulta, veja e indigna a los familiares de víctimas de graves violaciones a los derechos humanos que venimos luchando contra la injusticia, la impunidad y el olvido” y califica esa alianza como “una vergüenza”. “Jamás en la historia de América latina se había dado el caso de un acusado por crímenes de lesa humanidad asociado políticamente con una ex integrante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, dice este pronunciamiento. La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, de la cual Villarán ha sido secretaria ejecutiva, respaldó el comunicado de la familia del periodista Bustíos.

El oficialismo espera explotar la figura de Villarán para intentar lavar el pasado de violaciones a los derechos humanos de su candidato, que, según las encuestas, tiene solamente dos por ciento de respaldo. Está por verse el resultado de esa operación.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Urresti (centro) y Susana Villarán se presentan como la continuidad del gobierno de Humala.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared