EL MUNDO › UNA EPIDEMIA DE MUERTES POR SOBREDOSIS GOLPEA A NEW HAMPSHIRE

La heroína agita la campaña

Sanders señaló que el país no cuenta con el equipamiento necesario para combatir los niveles epidémicos que alcanzó el uso de la heroína. Hillary aseguró que sacará el problema de la sombra. Trump prometió ayer poner fin rápidamente a la epidemia.

Detrás de los paisajes nevados inmaculados, el pequeño estado de New Hampshire, que ayer celebró las elecciones primarias, oculta una epidemia de heroína que destroza miles de vidas. Los efectos y consecuencias del uso de esta sustancia se filtraron en la retórica de los candidatos que se disputan por ocupar en sillón presidencial en la Casa Blanca.

En los últimos siete años murieron más estadounidenses de sobredosis que en accidentes automovilísticos en la ruta. En 2014 hubo 47.000 fallecimientos por esta causa. Según indican cifras oficiales, seis cada diez de esas muertes son por sobredosis de heroína u opiáceos. Con solo 1,3 millones de habitantes, New Hampshire, ubicado en el extremo noreste de los Estados Unidos sufre de manera particular el fenómeno. El número de decesos por sobredosis por este tipo de drogas aumentó de 380 en 2014 a 450 el año pasado. En Manchester, cinco personas fallecieron en los primeros seis días de febrero. El número de presuntas sobredosis de heroína o fentanyl, un poderoso medicamento para combatir el dolor generado por esta sustancia, explotaron en 2015, pasando a 726 contra 320 en 2014. Las víctimas tenían de 16 a 74 años, pero es la franja entre 18 y 35 la más afectada.

Símbolo del alcance de la epidemia, varios candidatos presidenciales se ven afectados de cerca. Entre los republicanos, la hermanastra del reciente triunfador en las primarias republicanas de Iowa, Ted Cruz, murió de sobredosis; la hija de Jeb Bush, por su parte, fue encarcelada varios años atrás por posesión de drogas y adicción, y el mismo problema provocó el deceso de la nuera de Carly Fiorina.

La epidemia apareció en la campaña presidencial y los candidatos de las primarias republicana y demócrata no escaparon al tema hasta el mismo día de los comicios. Del lado demócrata, el favorito de las internas en New Hampshire, Bernie Sanders, señaló que en caso de acceder a la presidencia, focalizaría las inversiones hacia prevención e infraestructura, dado que el país no cuenta con el equipamiento necesario para combatir los niveles epidémicos que alcanzó el uso de la heroína. “Es necesario poder generar tratamientos, porque una vez que estás dentro de la heroína, es lo mismo la cárcel que la muerte”, sentenció. Por su parte, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton aseguró que sacará el problema de la sombra. “Varias vidas se están perdiendo”, aseguró. Ella propuso que los oficiales de policía y bomberos estén equipados con antídotos para sobredosis de heroína y que estén entrenados para administrarlos, si fuera necesario. Clinton enfatizó que los esfuerzos deberían estar centrados en tratamiento y recuperación.

Por el lado republicano, el magnate Donald Trump prometió ayer poner fin rápidamente a la epidemia si resultase electo como mandatario. Para el multimillonario, la solución es construir un muro en la frontera con México, de donde proviene la mayor parte de la heroína que se consume en los Estados Unidos. Lo mismo opinó Ted Cruz. “Cuando la frontera no está asegurada, eso es lo que pasa: las drogas inundan este país”, dijo. “Y tienes a gente en New Hampshire y en otros lugares que a veces empiezan con analgésicos por receta, pero cada vez se convierten en más difíciles de obtener y acaban recurriendo a la heroína”, señaló.

La cuestión ganó espacio por la lucha de una mujer que supo conseguir la atención gracias a un acceso privilegiado: Kriss Blevens es una de las maquilladoras profesionales más respetadas en el mundo político en los Estados Unidos. Trabajó con todos los presidentes del país desde Jimmy Carter (1977-1981) y se ocupa este año de todos los candidatos a las primarias de New Hampshire. Su hijastra, Amber, murió de sobredosis de heroína en 2014. Según indicó Blevens, como sucede en la mayoría de los casos, la adicción de Amber comenzó con calmantes vendidos bajo prescripción médica para enfrentar problemas mentales no diagnosticados. Hija única de su marido Mark, Amber, pasó luego consecutivamente a la marihuana, a los opiáceos contra el dolor y la heroína. “El me decía todo el tiempo ‘se va a morir, se va a morir’”, afirmó Kriss Blevens. “Ser padres de un hijo adicto es muy doloroso porque es como una montaña rusa marcada para siempre por el miedo”, agregó. La maquilladora abrió “Amber’s place”, un centro de atención y rehabilitación de urgencia para los pacientes que sufrieron una sobredosis, nombrado en homenaje a su hijastra.

Christopher Hichey es socorrista de la brigada de bomberos de Manchester, la principal ciudad del estado de New Hampshire. “La heroína está en todas partes”, aseguró el rescatista. Los servicios de emergencia intervienen por casos de sobredosis de heroína en ámbitos muy diferentes: baños públicos o restaurantes elegantes, en automóviles en barrios de mala fama o clase alta. “Probablemente solo vemos una fracción del verdadero número de consumidores”, opinó Hichey.

Dennis Dura, tiene 43 años y sufrió en carne propia los estragos de la heroína. “Es una guerra”, reconoció esta mujer, que fue detenida más de 31 veces. Logró escaparse de las drogas y ayuda a pacientes a superar sus adicciones. “Si un candidato no habla de resolver este problema, no lo votaré.”

Compartir: 

Twitter
 

Un adicto se inyecta heroína en Vermont, un estado vecino de New Hampshire.
Imagen: afp
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.