EL MUNDO › EN ESPAñA, TRES ENCUESTAS AUGURAN EL AVANCE DE LA COALICIóN PODEMOS-IZQUIERDA UNIDA

La unión de izquierdas supera al PSOE

A menos de tres semanas de las elecciones, los sondeos ubican a la reciente alianza entre Podemos e Izquierda Unida por delante del Partido Socialista y acortando distancia con el primero, el Partido Popular. “Los votantes del PSOE están desanimados”, admite Sánchez.

 Por Flor Ragucci

Desde Barcelona

A una semana del arranque oficial de campaña para las elecciones que, por segunda vez, intentarán darle un gobierno a España, el panorama empieza a verse más claro. O, al menos, así lo dibujan las encuestas. Tres importantes diarios –El País, El Mundo y El Español– publicaron este fin de semana sendos estudios demoscópicos que anuncian el avance de la reciente coalición de izquierdas entre Podemos e Izquierda Unida (IU) con respecto al Partido Socialista (PSOE), colocándolos en el segundo puesto, por detrás del Partido Popular (PP).

De confirmarse los pronósticos, el próximo 26 de junio la formación que lidera Pedro Sánchez dejaría de ser la segunda fuerza política del Estado –lugar que ocupa desde la llegada de la democracia– y se confirmaría un declive que ya lleva años sufriendo su antiguo estatus de referente del progresismo español. La preocupación entre las filas socialistas es evidente. El sondeo de Metroscopia publicado por El País el domingo otorga a los socialistas un respaldo del 20,2%, casi dos puntos menos que su resultado del pasado diciembre, y los coloca en una tercera posición, superados por más de cinco puntos por Unidos Podemos.

“Los votantes del PSOE están desanimados”, admitió Sánchez tras conocer los resultados de las encuestas. Para el cabeza de lista socialista, “el desafío” del 26-J es la participación de su electorado tradicional. “El votante de Iglesias está movilizado y el del PP menos, pero también más que el del PSOE”, advirtió. Sánchez dice entender la desmotivación entre sus seguidores, después de casi seis meses de negociaciones estériles, y les pide que no se rindan: “si los socialistas salen a votar, estoy convencido de que el PSOE está en condiciones de ganar o al menos de disputar el primer puesto al PP”, insistió a menos de tres semanas de los comicios.

Lo que desde el Partido Socialista nadie está dispuesto a reconocer es que la supuesta pérdida de votos no solo proviene del cansancio de su electorado sino también de la aparición en escena de un nuevo rival, la coalición entre Podemos e Izquierda Unida. Con diferencias porcentuales de entre uno y tres puntos, las encuestas de El País, El Mundo y El Español coinciden que esta nueva unión a la izquierda del abanico político está acercándose al tan mentado “sorpasso” (nombre con el que se denominó al teórico adelanto de PSOE por Unidos Podemos).

La alianza entre el partido de Pablo Iglesias y la histórica IU liderada ahora por Alberto Garzón contaría con un apoyo del 25,6%, mientras que el PSOE obtendría el 20,2%y quedaría relegado a la tercera posición con una diferencia de más de cinco puntos. De acuerdo a este estudio, Unidos Podemos no sólo se afianza como segunda fuerza, sino que además acorta distancias con el Partido Popular,que se mantiene en primer lugar con el 28,5%, algo menos de tres puntos por encima de la alianza liderada por Pablo Iglesias.

Los resultados de los sondeos dibujan un futuro alentador para las izquierdas en España pero sus protagonistas piden cautela. Teniendo en cuenta que el mayor enemigo que las acecha es la aparente subida del índice de abstención –Metroscopia prevé una participación del 68%, lo que supone cinco puntos menos que en las votaciones de diciembre– los de Garzón e Iglesias procuran evitar que su electorado se duerma en los laureles. “Quiero que con las encuestas seamos extraordinariamente prudentes”, pedía Íñigo Errejón, director de la campaña electoral de Unidos Podemos, en un acto celebrado en Salamanca ante centenares de simpatizantes. “La encuesta que más vale es la que votaron los españoles el 20-D” –cuando Podemos y sus alianzas territoriales consiguieron 69 escaños en el Congreso de los Diputados– “y también el reparto anímico” que los dirigentes de la coalición, aseguran, palpan en los mítines.

Otro motivo para que la izquierda no ande todavía descorchando champanes es que el partido de Mariano Rajoy es quien –según los sondeos– sigue ostentando la mayoría en las urnas. El PP mantiene su primera posición y apenas pierde dos décimas con respecto al resultado que obtuvo el 20 de diciembre. De celebrarse hoy elecciones, obtendría un 28,5% de los votos gracias a unos votantes que demuestran una fidelidad muy alta (un 78% por ciento asegura en el estudio de Metroscopia que piensa volver a respaldar a los populares) y que se mantienen muy movilizados.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, reaccionó a la posible amenaza del “sorpasso” a la izquierda pidiendo “el voto útil” para su partido de todas aquellas personas que desconfían del PSOE por decir que pactaría con la formación que dirige Pablo Iglesias tras las elecciones del 26-J. De esta manera, a su entender, se podría evitar que llegase a La Moncloa Podemos, un partido que “es el viejo comunismo, que desea tener el poder para no dejarlo jamás y en el que las causas sociales solo les interesa como herramienta para impulsar el populismo en España”, según declaraba el popular.

También en el ataque a Podemos centran los socialistas su estrategia. El PSOE apuesta por aglutinar a quienes, según exponen diversas fuentes del partido, en diciembre se decantaron por Podemos y ahora se sienten decepcionados. Por eso Sánchez reitera en sus discursos la necesidad de reconquistar a los, en su día, votantes socialistas que apoyaron a Iglesias pensando que sacaría a Rajoy del poder y que, en su opinión, lo acabó impidiendo al no entrar en el pacto PSOE-Ciudadanos.

La formación de Albert Rivera, por su parte, continúa ocupando el cuarto lugar en el hipotético mapa político español después del 26 de junio, de acuerdo a las encuestas de este fin de semana. Los centroderechistas Ciudadanos, con una estimación de voto del 16,6%, obtendrían una cierta mejora respecto a los resultados conseguidos en los anteriores comicios y estos porcentajes posibilitarían una nueva aritmética tras las urnas. La suma de Unidos Podemos y PSOE (45,8%) superaría a la de PP y Ciudadanos (45,1%), para lo cual Iglesias le sigue tendiendo la mano a Sánchez, y Rivera no se la niega a nadie, excepto a Podemos.

Compartir: 

Twitter
 

Pablo Iglesias, líder de Podemos, le sigue tendiendo la mano al candidato socialista Pedro Sánchez.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.