EL MUNDO › DURAS CRíTICAS A TONY BLAIR, LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA Y LAS FUERZAS ARMADAS BRITáNICAS

Informe devastador de la guerra de Irak

El informe Chilcot dice que Blair fue el principal responsable porque “no agotó los medios pacíficos para resolver el conflicto” y presentó con una “certeza injustificable” el peligro de las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein.

En medio del Brexit, el Chilcot. El devastador informe de Sir John Chilcot sobre la guerra en Irak no dejó títere con cabeza. El entonces primer ministro Tony Blair fue el principal responsable porque “no agotó los medios pacíficos para resolver el conflicto”, presentó con una “certeza injustificable” el peligro de las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein y no calculó los riesgos de la posguerra, pero cayeron también en la redada los servicios de inteligencia con su evaluación “errada”, las fuerzas armadas por el pobre equipamiento de las tropas y los políticos que colaboraron o dejaron que todo sucediera. “La consecuencia de toda esta cadena de errores es que unos 150 mil iraquíes murieron, más de un millón fueron desplazados y unos 200 efectivos británicos perdieron la vida”, subrayó Sir John Chilcot.

En la presentación del informe Chilcot indicó que no “expresaba un punto de vista sobre si la acción militar era legal”, pero indicó que la base sobre la que se había decidido la guerra “estaba muy lejos de ser satisfactoria”. El procurador general, Lord Goldsmith, máxima autoridad legal del reino en aquel momento, fue duramente criticado por no haber aportado un “asesoramiento escrito”. Como recuerda el informe, Glodsmith opinó primero que la guerra sin una segunda resolución de la ONU era ilegal, pero cambió de idea luego de viajar a Washington en marzo de 2003 y reunirse con las autoridades legales estadounidenses.

Los familiares de las víctimas de la guerra señalaron que podrían llevar el caso a la Justicia y que en todo caso, “nunca más” puede haber un “fiasco” con tantos errores “que lleven a la pérdida de tantas vidas británicas y a la destrucción de un país”. En una conferencia de prensa de más de una hora, el ex primer ministro Tony Blair indicó que lamentaba muchas cosas y que no pasaba un día “sin revivir y volver a pensar en lo sucedido”.

Blair asumió plena responsabilidad por los fallos identificados por el informe, admitió que la información de inteligencia estaba errada y reconoció que los familiares de las víctimas nunca lo perdonarían, pero dijo que no había manipulado a la opinión pública y que había tomado la decisión correcta. “Hay que recordar el clima que se vivía después de los atentados del 11 de septiembre, cuando no se sabía de dónde vendría el próximo ataque. El régimen de Saddam Hussein era capaz de acciones agresivas y catastróficas. Era un dictador que había usado armas químicas contra su propia población y contra otros países y había mentido sobre su arsenal de armas de destrucción masiva”, se justificó Blair.

En los 12 volúmenes y más de dos millones y medio de palabras del informe, la conclusión es distinta. Sin poner en duda que Saddam Hussein era un “brutal dictador”, el informe indica que había tiempo para negociar y que Blair había subestimado los problemas que presentaría una invasión a pesar de todas las advertencias recibidas al respecto. El dosier que Blair presentó al Parlamento británico para justiticar una acción militar en septiembre de 2002 no bastaba para sostener sus alegaciones de que Irak contaba con un programa activo de armas químicas y biológicas.

Creada en 2009 por el reemplazante de Blair en el cargo, Gordon Brown, la investigación liderada por Sir John Chilcot atravesó dos elecciones (2010 y 2015), amenazas de acciones legales por la demora en publicar sus resultados, la muerte de uno de los cinco miembros del panel e intentos de bloquear el acceso a los documentos. El volumen mismo del material, que incluyó documentos desclasificados del Gabinete, evaluaciones de inteligencia, la correspondencia privada entre Blair y el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, tenía como objetivo “aprender las lecciones necesarias”.

En el Parlamento, el primer ministro David Cameron, quien votó a favor de la invasión, asumió su “cuota de responsabilidad”, señaló que se “aprenderían las lecciones necesarias”, pero indicó que no debían pensar que de acá en más, “toda intervención militar es inútil”. El atribulado líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, uno de los políticos que encabezaron la lucha contra la guerra, señaló que fue “un acto de agresión militar lanzada con un pretexto falso” y recordó que sus consecuencias se sienten hoy mismo. “El atentado suicida del domingo, que mató a 250 personas, fue responsabilidad de uno de los grupos que surgieron como consecuencia de la invasión”, señaló.

En un acto, por la noche, al que asistieron familiares de los caídos en la guerra, Corbyn pidió perdón en nombre del Partido Laborista por la desastrosa decisión de ir a la guerra con Irak. “El pedido de perdón es primero para el pueblo iraquí. Se perdieron cientos de miles de vidas y el país todavía vive las consecuencias de lo sucedido. También pedimos perdón a los soldados británicos que, en cumplimiento de su deber, perdieron la vida. Y por último a los millones de británicos que sintieron que se traicionaba la democracia con esta guerra”, indicó Corbyn.

Compartir: 

Twitter
 

Manifestantes pacifistas protestan en la entrada al auditorio londinense donde se presentó el informe Chilcot.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.