EL MUNDO › EL PRESIDENTE ANUNCIO LA RECONQUISTA
DEL ESPACIO PARA SER REELEGIDO EN NOVIEMBRE

Bush se relanzó desde la Luna y Marte

El presidente de EE.UU. anunció ayer “un plan para explorar el espacio y para que haya presencia humana a través del sistema solar”. Contempla la colonización de la Luna como trampolín hacia Marte, pero el verdadero objetivo parece más terrenal.

 Por Mercedes López San Miguel

“Permítannos continuar con el viaje.” Con esa frase marketinera, George W. Bush cerró su anuncio en la agencia espacial (NASA) sobre el nuevo curso al que Estados Unidos pretende llevar la exploración espacial. ¿Querrá decir: “Permítanme continuar el viaje”? El mensaje tiene una connotación especial viniendo de boca del hombre de las guerras preventivas y que buscará en noviembre su reelección. “Es el momento que Estados Unidos dé el paso siguiente... Anuncio un plan para explorar el espacio y que haya presencia humana a través del sistema solar”, dijo. El itinerario marcadamente nacional llevará al hombre americano de vuelta a la Luna en 2015 y a instalar una base allí que sirva de piso para enviar una misión tripulada a Marte en el plazo de 30 años. El plan requiere que el Congreso apruebe un aumento del 5 por ciento del presupuesto de la NASA en los próximos cinco años.
Con un fondo de pantallas que mostraban imágenes de astronautas en misiones espaciales y con la bienvenida del comandante de la Estación Espacial Internacional (ISS) a través de una camarita, el mandatario estadounidense comenzó con un mensaje que no escatimó cargas semánticas acerca de la cristalización del “sueño” y “desafío” de la humanidad. El primer paso al que se refirió fue que en 2010 Estados Unidos se retirará de la estación espacial internacional y “el trasbordador espacial, después de 30 años de servicio, será retirado”. Agregó que será suplantado por otra nave espacial “de aquí al 2008, que realizará su primera misión habitada antes del 2014”. Anunció que “el principal objetivo de esta nave será trasladar a los astronautas más allá de nuestra órbita, hacia otros mundos”. El “paso lógico” es que los astronautas vuelvan a la Luna en 2015 e instalen en el plazo de 10 años una base que sirva como centro de entrenamiento para astronautas que a partir de 2025 irían en misiones de exploración a Marte y a asteroides. Como denotando poseer interés en la ciencia, Bush se refirió a los beneficios del plan: “En la Luna no existe la misma gravedad que en la Tierra, por lo que podremos ahorrar recursos en las futuras misiones. Además, allí hay recursos para utilizar y por descubrir que serán de gran valor para la exploración espacial”, apuntó.
Bush apeló a la emotividad recordando el “legado” y ejemplo del trasbordador espacial Columbia, estallado el pasado año. “Los desafíos de la exploración espacial tienen riesgos. Desde la creación del programa espacial hemos perdido a 23 astronatuas, y hace un año, siete astronautas murieron en el accidente del Columbia. Todos ellos creían en el progreso y en el progreso de la ciencia, y asumieron los riesgos. Nosotros también los asumiremos”, dijo Bush.
El mandatario, que aspira a lograr su reelección en las elecciones del 4 de noviembre, dijo en un “nosotros” que habrá presumido universal que “los seres humanos necesitamos ver y tocar por nosotros mismos las superficies de los cuerpos celestes vecinos a la Tierra”. En el marco del programa, que relanza a la NASA hacia nuevos desafíos, Bush anunció que “solicitaré al Congreso un aumento del presupuesto de la agencia espacial del 5 por ciento para los próximos cinco años”. Bush instó al Congreso a que apruebe el desarrollo de una nueva nave tipo cápsula espacial, llamada Vehículo de Exploración Tripulado (VET), capaz de efectuar una serie de misiones, incluidos viajes a la Luna y a la ISS.
El presupuesto de la NASA en el año fiscal 2004, que comenzó el pasado 1º de octubre, era de 15.500 millones de dólares, a los que deberían agregarse –si el Congreso acepta las propuestas de Bush– fondos suplementarios por 775 millones de dólares. El aumento del presupuesto sería en parte compensado por el abandono del costoso programa de transbordadores espaciales y la salida del programa de la ISS, que está en órbita y cuenta con tripulación permanente, y en 2006 estará ensamblada por completo. “Cumpliremos los compromisos asumidos con las naciones y culminaremos la construcción de la ISS en 2010. Entonces, y luego de 30 años de servicios, los transbordadores espaciales serán retirados deservicio”, afirmó Bush. Una vez clausurado el programa de los transbordadores espaciales, quedarían disponibles unos 5000 millones de dólares anuales para el nuevo proyecto.
Sus críticos observan que el esfuerzo económico no será suficiente, y por otro lado que una propuesta análoga precedente de Bush padre fue rechazada por el Congreso por ser demasiado costosa, como podría suceder también con ésta. Otro tema es el abandono del programa de la ISS, una iniciativa de cooperación internacional, por una iniciativa puramente nacional.
Por otra parte, según un estudio realizado por la NASA en 1997, una misión tripulada a Marte precisaría de un programa de al menos 15 años de duración, nuevas naves espaciales que permitan contar con una tripulación de entre seis y siete astronautas y una inversión de alrededor de un billón de dólares. Según expertos y rivales demócratas, la iniciativa es demasiado costosa y apuntan hacia el creciente déficit del presupuesto federal, que se espera alcance los 500.000 millones de dólares este año.
Un sondeo que divulgó ayer la cadena CNN mostró que para más de la mitad de los norteamericanos los demócratas son mejores vistos para resolver los temas de la agenda doméstica. Pero Bush está pensando en Marte. Y es lógico, ya que es el planeta de la guerra.

Compartir: 

Twitter
 

George W. Bush trepa alegremente a la escena en la NASA para motivar a su electorado.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.