EL MUNDO › SE TRATA DE DOS VICTIMAS DE LA DICTADURA DE ALFREDO STROESSNER

Identifican restos en Paraguay

En el Día Internacional del Detenido Desaparecido, por primera vez fueron identificados restos de dos personas asesinadas por fuerzas de seguridad paraguayas: Rafaela Giuliana Filipazzi Rossini y Miguel Angel Soler Canale.

 Por Adrián Pérez

Paraguay vivió ayer una jornada histórica en la búsqueda de Verdad y Justicia para los crímenes de la dictadura de Alfredo Stroessner. A 40 años de la muerte del dictador, y en el Día Internacional del Detenido Desaparecido, por primera vez fueron identificados restos de personas secuestradas y asesinadas por fuerzas de seguridad paraguayas. Se trata de Rafaela Giuliana Filipazzi Rossini y de Miguel Angel Soler Canale, cuyos restos fueron encontrados entre 2006 y 2012 en la Dirección de Operaciones Tácticas de la Agrupación Especializada de la Policía Nacional paraguaya. Luis Fondebrider, titular del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), confirma en diálogo con Página/12 que se trata del primer resultado en la identificación de cuerpos de detenidos desaparecidos en Paraguay.

El cuerpo de Soler Canale fue encontrado el 23 de diciembre de 2009 en una fosa individual ubicada en la Agrupación Especializada de la Policía Nacional. Sus restos fueron exhumados un año después, entre el 11 y 13 de enero de 2010. Soler Canale se desempeñó como abogado y, en la clandestinidad, fue Secretario General del Partido Comunista Paraguayo. Lo arrancaron de su casa de Asunción en la noche del 30 de noviembre de 1975 para ser trasladado al despacho policial del Jefe de Investigaciones, Pastor Coronel. Su desaparición fue denunciada el 28 de febrero de 1976 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Los restos de Filipazzi Rossini fueron hallados el 19 de marzo de 2013 en una fosa común de la Agrupación Especializada de la Policía Nacional y exhumados dos días después. Con ciudadanía italiana, la mujer se radicó en Buenos Aires pero huyó a Uruguay. Fue secuestrada en el hotel Hermitage de Montevideo. Según testimonios de la Comisión de Verdad y Justicia paraguaya, a Filipazzi Rossini la vieron detenida, junto a José Potenza, en el Departamento de Investigaciones de Asunción, en 1977.

Los restos de Filipazzi Rossini y de Soler Canale fueron resguardados a la espera del arribo de fondos que permitieran comenzar una campaña para determinar sus identidades. Tres integrantes del EAAF, que hicieron el estudio antropológico de los cuerpos, volvieron de Paraguay con las muestras –vía la embajada argentina– para procesarlas en el Laboratorio de Genética Forense de Córdoba. En la búsqueda e identificación de desaparecidos por la dictadura de Stroessner, el EAAF trabó vínculo con la Dirección de Memoria Histórica y Reparación, a cargo de Rogelio Agustín Goiburu Benítez.

Fondebrider destaca la labor del grupo encabezado por Goiburu Benítez. “Con muy pocos recursos, tuvieron mucha voluntad de hacer las cosas. No tienen una gran infraestructura, son muy poquitos. Con mucha perseverancia, fueron consiguiendo resultados; el más importante, encontrar los cuerpos”, señala el antropólogo y destaca que la Cancillería argentina, en los primeros años, facilitó el traslado de los científicos del equipo que dirige.

“Es un proceso que tomó mucho tiempo, porque en Paraguay, además, no había una gran tradición de parte del Estado de investigar estos hechos”, completa. Los antropólogos argentinos colaboran con sus pares paraguayos desde hace ocho años. En el último tiempo, al menos veintiocho cuerpos fueron encontrados, en su mayoría, en la Agrupación Especializada de la Policía Nacional.

Para Fondebrider, la identificación de Filipazzi Rossini y de Soler Canale generó un avance importante que podría repercutir en la obtención de apoyo para seguir buscando restos en otros sitios del país guaraní. “Es posible que haya más cuerpos por encontrar y que también se acerquen más familiares paraguayos para seguir dando muestras de sangre, que es lo que alimenta el banco de muestras genéticas de Paraguay”, arriesga.

El proyecto de colaboración con el país vecino tiene que ver, explica el titular del EAAF, con formar una base de población genética y ayudar a los paraguayos a implementar una campaña para tomar muestras de sangre de familiares de desaparecidos en Paraguay, además del análisis y el estudio de los restos óseos. Quien está al frente de esa campaña es la Dirección de Memoria Histórica y Reparación. “Muchas veces, por las características de Paraguay, la búsqueda de familiares es dificultosa y se vuelve una tarea de hormiga por la dispersión y el paso del tiempo”, describe Fondebrider. Según sus estimaciones, al menos 400 personas fueron detenidas desaparecidas por la dictadura de Alfredo Stroessner. “A pesar del paso del tiempo, cuando hay voluntad es posible investigar. Los familiares tienen derecho a saber qué pasó con sus seres queridos”, sostiene Fondebrider. Carmen Soler, hermana de Miguel Ángel Soler, escribió: “Que morir no es el problema y sí vivir con acierto; centinela de consignas, vigía de nuevos tiempos. Calabozo de castigo, dos metros por metro y medio. ¡Un espacio tan pequeño, con un sol rojo en el centro!”.

Compartir: 

Twitter
 

El director de Memoria Histórica y Reparación, Goiburu (2do der.) hace el anuncio.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.