EL MUNDO › FUE MISIONERO JESUITA EN HONDURAS

Tim Kaine en castellano

Tim Kaine prometió defender la hispanidad de Estados Unidos si llega a la Casa Blanca como mano derecha de Hillary Clinton. El candidato demócrata a la vicepresidencia dijo que protegerá las importantes raíces latinas de la nación y estrechará lazos con los países de las Américas y el Caribe. El senador demócrata, que con poco más de 20 años decidió suspender sus estudios de Derecho en Harvard para ir a misionar con unos jesuitas a Honduras, busca hacer de las relaciones con Latinoamérica una de sus prioridades como vicepresidente. “Desde el río Yukon –en Alaska– a la Patagonia trabajaremos de una manera distinta y especial con las naciones de las Américas”, aseguró ayer en un correcto español e insistió en que Estados Unidos se encuentra en un momento hispano.

Asimismo, explicó que el papel más importante del vicepresidente es ofrecer consejo al presidente sobre cualquier decisión importante, pero también cuenta con dos o tres proyectos importantes que están en conexión con su experiencia. Ahí es donde entra en juego su sensibilidad con América latina. “He hablado con Hillary sobre la relación con las Américas y con España, porque somos una nación con raíces hispanas desde San Agustín, Puerto Rico y Santa Fé (Nuevo México), tenemos raíces bien importantes, soy jefe del Consejo Estados unidos-España en el Senado y quiero trabajar esta relación”, dijo.

“Creo que estamos en un momento hispano en Estados Unidos y somos americanos todos, Norte, Central y Sur, americanos todos”, agregó. Sobre la retórica antiinmigrante de su rival republicano, Donald Trump, Kaine reconoció que Clinton y él enfrentan un desafío con la ciudadanía si ganan las elecciones. “Tenemos una gran responsabilidad, inmediatamente después de las elecciones, si Dios quiere y nosotros ganamos, de asegurarle a la comunidad latina que todos somos iguales aquí, que todos somos americanos. Y vamos a trabajar juntos”, opinó el senador.

Kaine, de los senadores demócratas mejor valorados por los republicanos en el Congreso, insistió en que la Administración Clinton necesitará trabajar inmediatamente con el Capitolio al respecto. “Creo que los votantes el 8 de noviembre van a mandar un mensaje bien claro, que ellos quieren una reforma del sistema de inmigración, pero no quieren que nuestro país sea una nación de deportación, una nación de burros”, dijo sobre las propuestas de deportación masiva del magnate inmobiliario.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.