EL MUNDO

Malos augurios para el cambio y la transparencia

 Por Raúl Kollmann

Cinco renombrados encuestadores argentinos evaluaron ayer las perspectivas de la elección norteamericana. Reconociendo que no tienen los elementos técnicos para evaluar estado por estado, cuatro de los consultores perciben mayores posibilidades para Bush y uno le da más chances a Kerry. El criterio más extendido es que en una pelea pareja, las cosas tienden habitualmente a favorecer a los oficialismos, en este caso a Bush. Varios de los consultores creen que el fraude está casi institucionalizado en Estados Unidos. Este es el diagnóstico que los encuestadores hicieron para Página/12:
- Enrique Zuleta Puceiro, de OPSM, actualmente en Washington: “Más allá de lo que uno quiera o no quiera, la impresión es que gana George Bush. Kerry, teniendo el apoyo de los 23 diarios más importantes de Estados Unidos, ya lo tendría que haber quebrado, pero están ahí, casi empatados. Y la experiencia indica que a un presidente no se lo saca con el uno o dos por ciento de los votos de diferencia: hay que ganarle por bastante. De lo contrario, la cuota de aparato y de fraude del que está en el poder doblega al desafiante. Es como en el box: para destronar al campeón, el empate no sirve. Hace muy pocos días salió en Estados Unidos un libro que se llama Stealing Elections, o sea Robando Elecciones, escrito por John Fund. En ese texto hay decenas y decenas de análisis de cómo torcieron elecciones mediante el fraude y no sólo en la última elección presidencial. Para esta oportunidad, basta decir que los demócratas han contratado 10.000 abogados”.
- Hugo Haime, de Hugo Haime y Asociados: “Creo que Bush tiene más chances, pero desde aquí un diagnóstico se parece demasiado a una adivinanza, especialmente porque no tenemos un análisis preciso de lo que sucede en cada uno de los estados. Hay una consultora de prestigio, Zolby, que predijo una victoria de Kerry, pero a nosotros se nos hace difícil. Hemos visto en toda la campaña una pelea por el liderazgo y en éstos meses Kerry fue siempre detrás de Bush. El presidente es poco mediático, pero refleja mucho al ciudadano americano. Kerry tuvo que demostrar que no va para un lado y para el otro y que puede ejercer un liderazgo. Y esa cuestión, la del liderazgo, el concepto de comandar, en una situación de guerra, es decisivo. Kerry logró introducir el tema trabajo y el tema salud, por lo que supongo que para quienes piensan en función de la guerra, Bush será el elegido, y quienes aprecien otros temas, se inclinarán por Kerry. Hay que hacer una advertencia. Todos mis amigos consultores norteamericanos están convencidos de que el fraude juega un papel muy importante y que el sistema actual de conteo en Estados Unidos lleva directamente al fraude”.
- Manuel Mora y Araujo, de Pisos-Mora y Araujo: “Estoy indeciso. Sospecho que va a ganar Bush. Esto se define en unos pocos estados, por lo cual tampoco es que el oficialismo tiene todo asegurado en la situación de empate. Es un notable caso de incertidumbre electoral. Nuestra empresa asociada, Ipsos, tenía ventaja para Kerry hace unos días pero ahora Bush redujo la distancia. No veo claves. Son factores marginales. Uno no sabe de qué depende, porque ni siquiera se tiene que volcar el electorado, sino una pequeña franja de dos o tres estados. Es una situación muy compleja”.
- Analía Del Franco, de Analogías: “Yo veo bastantes indicadores que favorecen a Kerry, aunque desde aquí es muy difícil opinar porque el sistema electoral norteamericano hace que, por ejemplo, hoy Bush tenga más electores que Kerry. Los elementos que le veo a favor al demócrata es que Bush está con imagen positiva inferior al 50 por ciento, lo que siempre complica a cualquier presidente. También hay una movilización de 20 millones de votantes más que en la elección anterior. Esa gente que se suma generalmente no lo hace para adherir a una continuidad, sino que los impulsa un cambio. El tercer elemento que favorece a Kerry es la composición de su voto: jóvenes, mujeres, latinos, comparado con los hombres, casados, de Bush. Si se toma en cuenta que no hay trasvasamiento de votos, o sea que los demócratas votan a Kerry y los republicanos a Bush, ese apoyo adicional de electorados jóvenes y dinámicos puede poner un plus en la situación”.
- Artemio López: “A la mafia se la vence por knock out, no por puntos. Por lo tanto creo que las mayores posibilidades las tiene Bush. Es como los viejos boxeadores que iban a disputar el título de visitantes. Tenían que demoler, porque de lo contrario les robaban la pelea. Y por lo que veo, Kerry no tiene demasiadas ventajas. Si había marea a favor de Kerry, se debería haber producido hace rato. Los diagnósticos que trasuntan los medios, más bien reflejan a los norteamericanos urbanos, que son los más anti Bush. En cambio el norteamericano profundo, el farmer, el habitante de las millones de ciudades chicas, está del lado de Bush. No quiero hacer una tesis de que va a ganar Bush, sí o sí. Es sólo una impresión asentada en la experiencia argentina”.

Compartir: 

Twitter
 

Votantes usando las máquinas electorales, en reemplazo de las pasadas boletas mariposa.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.