EL MUNDO › UN MILITAR ISRAELI MATO A TRES VIAJEROS E HIRIO A CINCO

Disparos y caos sobre ruedas

Por Ferrán Sales*
Desde Jerusalén

Un soldado israelí disparó ayer en el interior de un autobús de transporte público, provocando la muerte de tres viajeros y heridas a otras cinco personas. Los incidentes ocurrieron en las cercanías de la población drusa de Shafaram, en la región de los Altos del Golán, generando violentos enfrentamientos entre la policía y los vecinos de la población, que trataron de linchar al militar.
El soldado, Eden Tzuberi, de sólo 19 años, fue identificado por algunas fuentes como un colono religioso porque llevaba kipá (el tradicional gorro judío). Disparó contra los viajeros de la línea de autobuses 156 que une Haifa con los Altos del Golán, en el transcurso de una discusión banal, provocada por uno de los usuarios que al parecer hizo algún comentario vejatorio sobre el militar, que acababa de subir en una de las paradas. El soldado había desertado del ejército porque se negó a participar de los preparativos para la retirada de las fuerzas israelíes de Gaza.
Un portavoz del ejército aseguraba ayer que el mando militar trataba de aclarar los hechos y que al mismo tiempo se había arrestado al soldado, quien había pasado a depender de la jurisdicción militar. Sin embargo, la emisora Channel Two aseguró que el atacante había muerto a manos de la multitud que estaba allí y, luego de los disparos, le empezó a tirar piedras y botellas. La actuación y las explicaciones del mando militar no consiguieron, sin embargo, tranquilizar ayer a la comunidad drusa de los Altos del Golán, muchos de cuyos miembros se lanzaron a la calle. Las primeras investigaciones aseguraban que el atacante es un vecino del asentamiento de Tapuah, uno de los enclaves judíos más radicalizados del norte de Cisjordania, cuyos habitantes se han venido enfrentando reiteradamente con las poblaciones árabes israelíes y palestinas.
El incidente amenaza con movilizar a la población drusa y árabe de Israel, reviviendo así los trágicos incidentes acaecidos en octubre del año 2000, cuando millares de manifestantes de estas comunidades salieron a las calles de las ciudades de Galilea para protestar por la situación de marginación en la que se encuentran sumidos desde hace años. Los incidentes, duramente reprimidos por la policía israelí, se saldaron con la muerte de 13 árabes israelíes. La comunidad árabe constituye el 19,3 por ciento de la población israelí, mientras que los drusos son un 3,9 por ciento, en un total de 6.700.000 habitantes del censo total de Israel.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Una mujer herida tras el ataque de un desertor del ejército.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.