EL MUNDO › BRASIL SEGUIRA LIDERANDO LAS FUERZAS DE LA ONU EN HAITI

El mando de la misión no cambia

Brasil consiguió mantener su credibilidad ante la comunidad internacional al obtener el apoyo de los países comprometidos con la misión de paz en Haití para continuar ejerciendo el mando militar de la Minustah (Misión de Estabilización de la ONU en Haití). Con la muerte del general Urano Teixeira da Matta Bacellar –en circunstancias poco claras– y en medio de la incesante violencia que había obligado a posponer las elecciones al parecer para febrero próximo, el liderazgo brasileño tambaleaba en el momento menos oportuno para Brasilia, que promociona una reforma de la ONU que le asegure un asiento permanente en el Consejo de Seguridad.

El clima de anarquía que reinaba ayer en Puerto Príncipe tiene múltiples causas. Sumado a la muerte del jefe militar de la misión de paz, la capital haitiana se encontraba paralizada por una huelga general contra la violencia y los secuestros, que alcanzó a casi todo el comercio y al transporte de la ciudad. Además, el nuevo aplazamiento de las elecciones fue recibido localmente –y también internacionalmente– como un fracaso de los intentos para pacificar la isla y retornar algún tipo de orden constitucional. Como si fuera poco, la ONU admitió ayer que civiles inocentes podrían haber sido asesinados durante una redada de los cascos azules de la Minustah, confirmando así numerosas denuncias de ONG, locales e internacionales.

En medio de este oscuro panorama, Brasilia se enfrentó con el difícil trabajo de convencer al “Core Group” –integrado por Brasil, Estados Unidos, Francia, Canadá, Argentina, el secretario general de la OEA y el jefe de la Minustah– de que tenía la capacidad y la voluntad suficiente conducir la misión hasta conseguir los objetivos fijados, entre ellos, la celebración de elecciones lo antes posible. La relegitimación del liderazgo brasileño le permitió presentar, sin mucha demora, el nombre de un reemplazante, el general José Elito Carvalho Siqueira, comandante de una región militar, que deberá ahora esperar a ser aprobado por la ONU.

La Cancillería brasileña también anunció que ya envió un grupo para investigar la muerte del general Bacellar, que fue encontrado el sábado pasado sentado en un sillón en su cuarto de hotel, en pantalones cortos, sandalias y una remera blanca ensangrentada, con un libro en la mano. La primera versión fue que se trató de un suicidio, provocado por la tensión de la violenta situación que atraviesa la isla. Sin embargo, los rumores de un asesinato, y hasta de un francotirador, no han sido descartados.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.